Diego Martínez: «El Sevilla será siempre un club de cantera, tenemos ventaja en eso»

Por  4:23 h.
Simbolizan parte de la nueva hornada de canteranos del Sevilla que aspira a hacerse con un hueco en el primer equipo. Después de varias temporadas en las que los jugadores criados en los escalafones inferiores no terminan de ocupar un puesto protagonista y con peso específico en las alineaciones del Sevilla –nombres como los de Jesús Navas o Javi Varas ya pasaron su reválida hace varios años–, parece que soplan aires de cambio en el seno del club nervionense.
Con el apremio de las apreturas económicas como condicionante pero sin convertirse en un parámetro decisivo, la dirección deportiva, en sintonía con el entrenador Míchel, se muestra en los albores de la pretemporada con una predisposición más tangible a la hora de dar oportunidades a los valores de la casa.
Este giro en la política deportiva ilusiona sobremanera a los responsables de los distintos equipos de los escalafones inferiores, siempre orgullosos de que el producto de casa acabe figurando en las alineaciones que pisan el Sánchez-Pizjuán. Un ejemplo de ello es Diego Martínez, entrenador del División de Honor juvenil hasta hace semanas y que en esta temporada tendrá una nueva tarea: sustituir a Javi Navarro como el tercer entrenador del primer equipo.
Martínez, que se proclamó campeón de la Copa de Campeones de juveniles para echar el cierre a esta etapa de su carrera como técnico, conoce bastante bien a Jozabed, Joaquín y Álex Rubio, los tres canteranos que han sido seleccionados por el club para formar parte del grupo de trabajo en Costa Ballena a partir del 7 de julio y que tomarán el testigo de Dani Jiménez, Samuel de los Reyes, Salva, Campaña, Luis Alberto y Rodri, que efectuaron el stage conMarcelino García Toral.
«Comenzando por los dos jugadores que he tenido a mis órdenes esta temporada, en Joaquín (García Ruiz, 1992) destaca su excelente juego asociativo», explica Martínez. «Su posición en el campo es la de un mediocentro ofensivo, que tiene gol y cuyo mayor registro táctico es su capacidad para ir desde el exterior hacia dentro, lo que le permite explotar esa notable característica de cara a tener opciones para hacer gol», aclara el técnico.
De Alejandro Rubio Brito (1993), Martínez comenta que «me quedo, sobre todo, con su marcado espíritu combativo. Se trata de un futbolista de área, que se zafa continuamente con las defensas contrarias y que presenta una buena relación con el gol». Para los aficionados habituados a seguir a los equipos de cantera en la ciudad deportiva sevillista no sorprenderá que Diego Martínez realce «la zancada potente que tiene Álex, es un chico alto pero sabe moverse muy bien», remata.
Pero por edad y rendimiento en la pasada campaña, hay muchas esperanzas depositadas en la capacidad de crecimiento que tiene el tercero en discordia citado para estar presente en Costa Ballena. Jozabed Sánchez Ruiz, nacido en Mairena del Alcor el 8 de marzo de 1991, ha descollado como un fino centrocampista de toque ofensivo que no le hace ascos al gol –en su primera temporada con el filial ha firmado siete dianas– amén de llevar el peso creativo del equipo: «Con Jozabed trabajé hace dos años y en esa etapa, la verdad es que lo utilizamos algo más retrasado, como mediocentro, ofreciendo un gran rendimiento que este año ha corroborado. Es un chico con una actitud ejemplar».
«A los chicos les ilusiona estar con los mayores», continúa Martínez al hacer referencia a lo que supone para jugadores de esta edad ser citados para una pretemporada de este tipo. «Para los tres supone una buena oportunidad para aprender, todos tienen el premio de convivir con profesionales, ir aprendiendo sus rutinas de cara a descubrir si en el futuro pueden llegar a ser futbolistas de primer nivel», arguye el entrenador, a la par que destaca el interés que Míchel muestra por la cantera: «Es una persona cercana, que tiene comunicación diaria con todos los técnicos de la casa, con Pablo Blanco, conRamón (Tejada), conmigo». En opinión del que será tercer entrenador del primer equipo, «somos un club aventajado en ese sentido. El Sevilla siempre será un club canterano, estamos todos ilusionados y la confianza en generar optimismo es máxima, al igual que nuestra exigencia».