Caparrós: “Yo le doy mucho mérito a lo que ha hecho Jiménez, pues Juande no dejó al equipo líder”

Por  10:46 h.
Sevilla FC: Caparrós, ex entrenador del club de NerviónJoaquín Caparros_ Entrenador del Athletic de Bilbao
-Parecía que el partido del domingo iba a tener más trascendencia para ambos, pero al final se presenta algo descafeinado…
-La verdad es que sí. Ha sido una pena que el Sevilla no haya llegado con opciones de ser cuarto, pues me hubiera gustado que se metiese en la Champions. Pero se ha dado así. Nosotros aún tenemos opciones de alcanzar un puesto en la Intertoto, pero se ha puesto también difícil.
-¿Cómo califica la temporada realizada por el Athletic después de haber conseguido la permanencia con más holgura que en las campañas precedentes?
-Estamos contentos de tener hasta la última jornada a la afición pendiente de otro aliciente que no sea la permanencia. Que durante las cinco últimas semanas se haya vuelto a escribir que el Athletic tenía en mente la palabra UEFA es de destacar. Hemos logrado que la gente no sufriera en el último mes y tener otros alicientes.
-Desde la distancia, ¿cómo ha visto la temporada del Sevilla?
-Es cierto que el Sevilla ha tenido muchos contratiempos esta temporada, pero si miras a otros equipos y exceptuando al Madrid, han sido muchos los que han pasado crisis y problemas. Ahí está la temporada del Barcelona, los problemas que tiene el Zaragoza o los que ha tenido el Valencia o el mismo Atlético de Madrid para conseguir su objetivo. Pocos han mantenido una regularidad y eso habla de la gran igualdad que hay en la Liga española. La temporada del Sevilla no ha sido mala, porque al final se ha conseguido el objetivo de entrar en Europa y habría que mirar qué equipos llevan cinco años seguidos consiguiendo clasificación europea y cómo han quedado la mayoría después de debutar en la Champions, ya que ahí están los casos de la Real Sociedad, el Celta o el mismo Betis; y el Sevilla ha conseguido meterse en la UEFA, lo que indica que tiene una buena estructura y una buena plantilla, muy competitiva y con un futuro importante.
-¿Entiende que la labor de Jiménez esté siendo tan discutida?
-Era complicado asumir el reto cuando cogió el equipo Manolo, porque hay que recordar cómo estaba el Sevilla entonces. Juande no dejó al equipo líder precisamente. Yo le doy mucho valor a lo que ha hecho. Él dio el paso adelante en ese momento, por su sevillismo y porque está preparado, y asumió una responsabilidad importante. A lo mejor al final el Sevilla no se mete en Champions por el «average». Manolo es un entrenador preparado y decir que le viene grande este Sevilla es muy fácil. Los resultados no dicen eso precisamente. Además, en su caso a la preparación une una cosa que se está perdiendo y que en un club como el Sevilla no debería perderse, que son los sentimientos. Estamos en una sociedad, y en fútbol cada vez más, materialista, y se tiene que recuperar el sentimiento, el compromiso y la implicación. Manolo Jiménez tiene todo eso en el Sevilla y se los traslada a la plantilla. Si en el Sevilla falta todo eso, por muy buenos que sean los futbolistas, no se conseguirá nada. Ahí tenemos este año el ejemplo del Barça o en años anteriores en el Madrid de los «galácticos». Fue un acierto de la dirección deportiva y del consejo de administración darle paso a Jiménez y el Sevilla no puede perder esa bandera de compromiso con el club. No importa el número de extranjeros que tenga una plantilla, sino que en el vestuario se les sepa transmitir los sentimientos por el club, que no haya jugadores pasotas o que piensen que un club es su trampolín para marcharse a otro.
-Aunque al final no ha resultado determinante ni para el Athletic ni para el Betis, ¿qué tiene que decir de que no se disputaran, ni siquiera a puerta cerrada, los minutos del inconcluso partido del botellazo a Armando?
-Parece ser que los aficionados, los técnicos y los dirigentes del Betis no se daban cuenta cuando hablaban de este partido de que su equipo iba perdiendo cuando se paró el juego. Que el Athletic no iba perdiendo y luego le han dado los puntos. Por culpa de un loco tuvo que pararse cuando ya se habían hecho los cambios. ¿Qué querían, que encima siguiésemos jugando con un futbolista de portero y un jugador menos? La UEFA y la FIFA en estos casos lo tiene muy claro. Si hubiese sido al revés, con un 2-1 a favor de ellos, entendería esas protestas. A ver si al final le van a dar el premio al fair play al Betis por todo lo que ocurrió. Y dicho todo esto, quiero dejar claro también que yo estoy en contra de las clausuras de los estadios, pues ya lo viví en propia carne, y sé las consecuencias que trae. Porque estoy completamente seguro de que la temporada que lo sufrimos en el Sevilla nos hubiéramos metido en la UEFA y también habríamos llegado aún más lejos en la Copa.
-¿Y qué opina de que se haya dejado caer que los movimientos de Caparrós a raíz del botellazo fueron decisivos para que se decretara la suspensión del choque?
-Estoy acostumbrado a que cada vez que voy al campo del Betis exista ese morbo alrededor de todo lo que hago o digo. Ellos saben mi condición de sevillista, pero a todo eso no le doy importancia. El que decide suspender el partido es el árbitro y ahí está el acta en la que explica lo que sucedió. Ya en su momento no quise hablar y ahora lo hago por primera vez porque está terminada la temporada.
-¿Y cómo vivió Joaquín Caparrós el derbi del domingo desde la distancia?
-Pues con una satisfacción grandísima y muy tranquilo, porque una vez más se demostró que el Sevilla le tiene tomada la medida al Betis y que en nuestra ciudad los béticos no tienen ningún tipo de satisfacción cuando juegan con el Sevilla, porque un año y otro se les gana, y muchas veces en los dos campos.
-Por lo que se ve, esa misma filosofía también la vive Caparrós en el Athletic, donde ha sintonizado a la perfección con la afición y con la idiosincrasia del club…
-Cuando llegas a un club que despierta mucha pasión y ves mucha implicación por todas las partes, todo hace que te comprometas y te impliques aún más con todo. Esos valores también los he vivido yo en mi club, en el Sevilla. No he tenido que cambiar nada y cuando voy a Lezama es como si estuviera en la Ciudad Deportiva. Manolo Jiménez sí es capaz de trasladar todos esos valores a la plantilla. Uno de los grandes éxitos del Sevilla es que en todas las áreas del club, además de contar con gente competente, tiene un plus de sevillismo y eso se traslada a todos.

Redacción

Redacción