“La afición no elige a los presidentes, sino las juntas de accionistas”

Por  22:17 h.

Con un discurso más realista de lo habitual, pero orgulloso por lo conseguido como presidente, José María del Nido atiende a ABC y orgullodenervion.com para explicar cómo han sido estos diez años. El mandatario sevillista habla del pasado, presente y futuro de la entidad, centrándose en su papel y explicando cómo va a ser el equipo de esta temporada.

Diez años al frente del Sevilla. ¿Qué es lo primero que se le viene a la mente?

Lo primero que se me viene a la mente es el discurso que di el 27 de mayo en la junta de accionistas y el abrazo con mi padre.

¿Se veía diez años después así?

Yo estaba convencido de que estaría, igual que pienso que voy a estar diez años más. Lo primero que tiene estar uno es firme en sus convencimientos, y yo lo estoy siempre en las cosas que hago. Lo que no creía nunca es que iba a tener la fachada que tengo a mi derecha (seis títulos) en el despacho profesional

¿Imaginaba tantos éxitos?

Ni el más ilusionado de los sevillistas era capaz de creer que su Sevilla iba a conseguir todos estos éxitos deportivos, pero hemos trabajado mucho para ello. Afortunadamente, hemos obtenido la recompensa.

¿Cuál ha sido el peor momento y cuál mejor?

Malo, la muerte de Antonio Puerta; bueno, cuando Javi Navarro me dio el 10 de mayo la primera Copa de la UEFA en Eindhoven.

¿Qué significó ese título?

Fue una emoción tremenda. Era el cumplir uno de los objetivos marcados en la vida, el ver que mi Sevilla de mi alma había conseguido por primera vez un título europeo para Andalucía. Habíamos conseguido acabar con 58 años de sequía en esta entidad centenaria.

¿Y la muerte de Antonio Puerta?

No le quepa la menor duda de que cambiaría todo lo conseguido, incluso las clasificaciones europeas, no sólo los títulos, por que Antonio Puerta pudiera renovar por cinco años más con el Sevilla

Y deportivamente, ¿qué ha sido lo peor?

Creo que ha habido muchos momentos malos deportivos que, afortunadamente, los éxitos han mitigado y apagado. La eliminación en la Copa del Rey por el Cádiz que bajó a Segunda división en la 2006-2007, la eliminación en la Liga de Campeones por un equipo turco en octavos de final, la temporada 2011-2012, la marcha de Juande Ramos, el fiasco de Liga de Campeones en la primera eliminatoria en la temporada 2010-2011 en Braga… Ha habido muchas derrotas difíciles de asumir.

¿Cómo de enfadado está por esta temporada?

El fútbol tiene poca memoria, y yo intento tener aún menos. Cuando se acaba un ciclo deportivo, llamando ciclo a una temporada, lo que hay que hacer es pensar ya en la siguiente. Desde el día en el que terminó el encuentro con el Rayo y se apagaron las posibilidades europeas me puse a pensar en la próxima campaña, en la que ya veníamos trabajando desde hacía tiempo atrás. Pensado cómo, con menos dinero y presupuesto, hacer un proyecto deportivo ilusionante, algo que seguro que vamos a conseguir.

Ha hablado de la Liga de Campeones, ¿es una espina que tiene clavada?

Creo que aquella temporada del Fenerbahce, en la que teníamos un equipazo y 16-17 jugadores inolvidables, podíamos haber llegado a más. Sólo por el infortunio y por no haber creído más en nosotros nos hizo caer eliminados. También teníamos la ilusión de haber avanzado en la competición.

¿Hasta dónde?

Yo ese año me veía, al menos, llegando a semifinales y repitiendo la experiencia del Villarreal, que cayó con aquel infausto penalti del genio Riquelme. Ese año veía al equipo con la suficiente garra, potencia, fuerza y ambición como para haber conseguido nuevamente escribir una página en la historia para el fútbol andaluz.

Pero el balance es positivo, ¿no?

Yo no estoy aquí para competir con nadie de los que han sido de los míos, pero como sevillista y presidente sí me reconforta haber conseguido unos éxitos impensables. El haber levantado seis títulos y disputado ocho finales en una entidad en la que una generación no conocía lo que era una final y dos generaciones levantar un título, es un orgullo que me llevaré conmigo cuando me vaya. No es porque sea muy difícil de repetir, sino porque los títulos llegaron en una época en la que el sevillista había perdido incluso las esperanzas de que los ganaran alguna vez.

¿Cambiaría algo?

Cambiaría muchas cosas. Todos los errores cometidos, que se cuentan por cientos. Pero yo siempre digo que en una sociedad anónima y en una gestión presidencial lo que hay que hacer es balances. Y si usted hace balance de diez temporadas, imagino que su periódico publicará todos los éxitos obtenidos durante estos años, que son los más exitosos deportivamente no sólo del Sevilla, sino del fútbol andaluz en su conjunto.

¿Merece la pena estar tanto tiempo al frente sabiendo lo poco agradecido que es el mundo del fútbol?

Para un gestor quizás no merezca la pena estar tanto tiempo, pero para un sevillista de raza merece la pena estar toda la vida

¿Qué nota le pone a su mandato?

Califíquenla ustedes, me conformaré con la que me pongan

¿Con qué fichaje se queda?

Podría dañar a alguien si dijera uno solo, pero puedo dar un ramillete desde Palop a Kanouté, pasando por Alves, Dragutinovic, Adriano, Poulsen, Maresca, Martí, Luis Fabiano… Una gran cantidad de futbolistas que han dado muchos éxitos.

¿Es posible repetir ese equipo?

Esa época dorada ha pasado, es imposible repetir un equipo de esas características, pero nosotros estamos aquí para seguir escribiendo páginas gloriosas de nuestro Sevilla, por lo que vamos a seguir teniendo un gran equipo.

¿Y los peores fichajes?

Creo que hemos fracasado con muchas incorporaciones, algunas impensables. De bajo rendimiento, desde Jesuli a Chevanton, pasando por Tom de Mul a Koné, ha habido muchos.

¿De quién ha aprendido durante estos diez años?

De todos mis colaboradores. De todos ellos he aprendido algo. Después, de la experiencia y de la meditación a la hora de tomar decisiones.

Dicen que José María Cruz es su mano derecha. ¿Cómo cree que será el Sevilla sin él?

José María Cruz ha cumplido una etapa brillantísima dentro de la dirección general del club que nunca le podremos pagar. Él quiere acometer otros retos profesionales y hay que permitírselo, entre otras cosas, porque cuando llegó así lo manifestó. Será difícil ocupar la plaza de José María, pero entre todos intentaremos que se note lo menos posible.

Uno de sus sueños era ganar la Liga. ¿Es imposible según el modelo actual?

Todo aquel que sepa sumar, sabe que ahora mismo es totalmente imposible que algunos de los clubes españoles le peleen un título al Barcelona y al Real Madrid, que están en los cien puntos. Miren desde que la liga de tres puntos existe cuántos equipos han ganado la Liga. Los que lo han hecho, nunca han superado los 80 puntos.

¿Ha pensado alguna vez que se podía ganar?

Lo tuvimos en las manos, lo que pasa es que por pelear por tantos títulos como hicimos ese año, en el que sólo ganamos tres, nos hizo perder fuerzas.

Para resumir, dígame un título, una persona, un futbolista y un entrenador.

Se lo digo perfectamente. Un título, Eindhoven. Una persona, José María Cruz. Un futbolista, Frederic Kanouté. Un entrenador, Juande Ramos.

Es difícil, pero ¿me hace su ‘once de gala’?

Déjeme que coja un papel y un bolígrafo, y lo voy a hacer, por qué no. Seguro que se me olvidará alguno. Palop; Dani Alves, Javi Navarro, Escudé, Dragutinovic. Aquí empieza el lío porque habría que poner a tres… Pep Martí y Maresca. Me dejo a Poulsen, pero por aquello de que sólo ganó la Supercopa de Europa. Jesús Navas, Adriano, Kanouté y Luis Fabiano. Ese equipo podría ser campeón de Liga perfectamente.

Ha nombrado a dos que pueden salir. Palop y Escudé…

Tienen los dos contratos en vigor, pero si tienen que salir lo harán por la puerta grande. Y si continúan, quedará como capitanes eternos, porque lo han sido del Sevilla.

¿De qué va a depender?

Va a depender de la situación del club, de lo que ellos quieran hacer y de lo que diga el entrenador, evidentemente. Tres patas que tiene en su banca. Se hablará con ellos y se adoptará la mejor decisión que aúne intereses.

¿Por qué sigue Míchel?

Porque confiamos ciegamente en él y su trabajo. Por su prestación futbolística y por la capacidad de sacarle el máximo a la plantilla.

¿Y por qué se reunieron con Caparrós?

Yo no he dicho que Caparrós vaya a volver ahora, sino que tendrá la oportunidad de entrenar a un Sevilla grande, mejor que aquel que tuvo cuando se fue. No es su momento y, posiblemente, éste llegará antes de que yo me vaya. Así lo espero.

¿Qué más técnico se pensaron?

Estuvimos hablando con Joaquín y con otros técnicos, algunos de ellos que entrenan o entrenaron la temporada pasada en el extranjero, porque queríamos tener un ramillete para que la elección fuera más firme. Queríamos que fuera por convencimiento, no por decir que siga el que está. Tras ver todas las posibilidades, llegamos al convencimiento de que lo mejor para la entidad era que siguiera Míchel un año y mucho más.

Dice Míchel que es un entrenador cómodo…

Creo que es un entrenador de club y que quizás no definió como hace la prensa sevillana lo que es un entrenador cómodo. Él es un entrenador de club que sabe que, de puertas para dentro, tiene que pedir todo aquello que sea necesario para tener un proyecto acorde a lo que le exigimos. Lo que no tiene que hacer un entrenador es airear a los cuatro vientos aquello que pide. Yo le exijo que cuando no le demos lo que pide, lo diga. Nosotros pondremos a disposición del entrenador, dentro de las posibilidades de la entidad, un equipo para luchar por el objetivo, que este año es clasificación para la competición europea.

¿Qué le ha pedido?

Ha pedido tres puestos concretos de titulares. Y uno o dos, de sustitutos de garantías. En ello nos estamos moviendo.

¿Cuántos fichajes habrá?

Habrá que hacer numerosas incorporaciones, nuestra idea es que vengan varios jugadores. ¿Cuántos? Dependerá de las salidas, porque yo no puedo decir ahora que van a venir cuatro fichajes, porque si se van tres, lo mimos vienen seis o siete.

Últimamente tiene un discurso real, pero duro para una afición acostumbrada a éxitos y nombres…

Es hacerle ver a la afición cuáles son las posibilidades reales de su Sevilla. Y no engañarla, para que nadie pueda decir que le hemos vendido una cosa pero se lucha por otra. Quiero ser lo más sincero posible para que el que quiera seguir al Sevilla sepa a lo que aspira. ¿Va a ser ilusionante? Sí, categóricamente sí. ¿Va a ser competitivo? Sí, pero con hombres y no nombres, porque cuando se ha recurrido a los nombres no han respondido como verdaderos hombres.

¿Qué perfil de jugadores van a venir?

El perfil va a ser compuesto. Van a venir jugadores con más de 30 años para que le den experiencia al plantel y van a venir otros con 18 años que sean parte del Sevilla del futuro, que no quiere decir que no sean del presente.

¿Va a haber ventas?

En la parcela de las ventas, a día de hoy, no hemos recibido una oferta por nadie. Todo lo que se habla, son meras especulaciones. Se ha preguntado por varios jugadores nuestros y se ha contado la disponibilidad que tiene el club de vender.

A Medel se le relaciona con el Madrid…

Nosotros no hemos recibido llamada por Medel ni por nadie. No le engaño, si no le diría la típica contestación de que mientras sea sevillista no especulo con su salida. Nadie ha preguntado por él. En Navidad, sí, pero no fue el Real Madrid, sino un club italiano.

¿Pueden salir Navas, Negredo o Medel?

Lo que me gustaría es que ninguno de los tres tuviera que salir. Me habla de tres futbolistas por los cuales la oferta debería ser muy importante para que salieran del Sevilla.

¿Está fichado Rabello?

Hasta el 30 de junio tiene contrato con el Colo Colo, por lo que no podemos hacer especulaciones.

Cambiando de tema, ¿cómo va lo de los contratos televisivos?

Desgraciadamente, los augurios que lleva diciendo el presidente del Sevilla dos años y que muchos no querían escuchar, se han cumplido. El Madrid ha conseguido 100 puntos y el tercero no ha llegado a 70. Es abismal la diferencia, hay falta de competencia por el título. Eso perjudica a la Liga y al resto de clubes. No ha habido avances.

¿El Sevilla le debe dinero a Hacienda?

El Sevilla está al día con la Haciendo Pública. Tiene un aplazamiento convenido para pagar aquellos retrasos, el cual está cumplido al día. No hay ningún tipo de problema. No tenemos deuda vencida más allá de los cero euros con Hacienda.

¿Cuál es la situación económica del club?

Tenemos que esperar a cerrar el balance de esta temporada para saber si hay salidas y no hay déficit, cuál es la situación económica del club. De todas formas, nosotros no estamos en una situación pésima, acuciante ni preocupante, sino controlable. No se nos pasa por la cabeza a los dirigentes nada relacionado con la Ley Concursal, porque no lo necesitamos.

¿Quiere decir algo de su situación personal?

Que estoy tranquilo y sigo convencido de mi inocencia. Estoy expectante ante la decisión que tomará, cuando sea conveniente, el Tribunal Supremo. Espero que sea mi absolución.

¿Qué le pareció que hubiera voces que dijeron que debía marcharse?

Yo soy un ciudadano tolerante que he demostrado en mis diez años de mandato que soy capaz de escuchar al que no opina como yo, aprender cosas de los que piensan diferentes y respetar al que tenga un criterio distinto al mío.

¿Pensó en irse?

Sí, pero decidí quedarme porque en las reuniones que tuve con la gente cercana decidimos que era mejor para el Sevilla que me quedara a que me marchara.

Dijo hace unos días que nunca había escuchado que la grada le pidiera su marcha. ¿Se iría si lo hiciera?

A mí me gustaría llevar al aficionado, al ciudadano y al sevillista al convencimiento de que las sociedades anónimas deportivas quitan y ponen presidentes y consejos de administración en sus juntas de accionistas. Ni porque a mí me lo pida un día la afición ni porque yo me fuera se solucionarían los problemas de ese momento del Sevilla. Entre otras cosas, porque no sería la masa la que elegiría un presidente, sino la junta de accionistas. Y después de Sevillistas de Nervión hay otros accionistas en la entidad que, si Sevillista de Nervión se abstuviera, serían los que elegirían. Con lo cual creo que debemos pensar en lo positivo, que yo no me tenga que marchar para que nadie tenga que elegir un presidente distinto al que sepa llevar al Sevilla por el camino que yo lo he llevado.

¿Cuánto tiempo piensa estar?

Tengo fuerzas ahora mismo para estar al frente del Sevilla mucho tiempo. No sé cuánto, pero mucho.

¿Y habrá más títulos?

Estoy convencidísimo de que volveré a levantar un título, igual que lo estuve después de los 15 meses impresionantes que tuvimos con Juande Ramos, y lo hicimos con Antonio Álvarez.

¿Cómo son las relaciones con el Betis?

Las relaciones son excelentes, como deben ser entre instituciones centenarias y personas civilizadas. Saquen ustedes sus propias conclusiones, yo lo que digo es que bajo mi punto de vista las relaciones con el Real Betis Balompié y sus dirigentes son excelentes.

Un mensaje a la afición…

Que estén ilusionados, que Del Nido siempre ha hecho al frente del Sevilla proyectos competitivos y este año lo volveremos a tener.