“No por ser más resistente se va a rendir más; once maratonianos no ganarían ningún partido”

Por  12:13 h.

Sevilla FC: Ramón Orellana, en una pasada concentración veraniegaEl preparador físico del Sevilla FC, Ramón Orellana, atendía a orgullodenervion.com en la previa al partido contra el Racing de Santander para analizar la preparación del equipo sevillista, así como para valorar cómo afectarán al cuadro dirigido por Manolo Jiménez las vacaciones de Navidad, algo que negó que esté relacionado con una posible bajada en el rendimiento de los jugadores, ya que en su opinión “esas sensaciones vienen dadas por los resultados”.

– Han llegado las vacaciones de Navidad. ¿Los jugadores se van a casa con un plan de entrenamiento?

– Sí, siempre tanto en estas fechas como a final de temporada se elabora un plan de trabajo, unas recomendaciones, y un plan específico de entrenamiento. A ese plan también se le suma el trabajo específico que llevan algunos jugadores enfocado a prevenir lesiones o los que hayan salido de alguna lesión para seguir fortaleciendo esa zona que esté algo más debilitada.

– ¿Hay algunos que necesitan más intensidad que otros en ese plan?

– El plan es genérico, aunque hay especificaciones personales. Hay un plan común para todos y específico en algunos casos concretos que son temas internos y prefiero no decir.

¿Los futbolistas con molestias siguen un plan especial?

Sí, llevan por el servicio médico un tipo de trabajo que es simplemente seguir con el que llevan aquí, en función de la lesión que tienen o de la que han salido, y otros futbolistas que, aunque no están lesionados, durante todo el año tienen un plan específico de prevención de lesiones que siguen realizando marcado por nuestro readaptador, Sergio, durante este periodo de ‘descanso’ entre comillas.

– ¿Esos jugadores con molestias se quedan sin vacaciones, se quedan en Sevilla para recuperarse, se van a su casa…?

– No, todos los jugadores tienen libertad para irse a su casa si quieren. A lo mejor hay jugadores que por lo largo del viaje o lo lejano de su sitio de procedencia se quedan aquí, pero les damos esa libertad porque comprendemos que es necesario no ya el descanso físico, sino también por la importancia de estas fechas el descanso psicológico y psíquico de estar con la familia, los seres queridos y romper con la rutina, porque la tensión vivida en este periodo de trabajo es grande y la que nos espera va a ser mucho más grande todavía.

– El año pasado, con los parones ligueros, bajaba el nivel de intensidad física del equipo. ¿A qué se podía deber?

No, eso es una apreciación vuestra, simplemente son ciclos de trabajo que nosotros tenemos previstos, y evidentemente después de una parada por el motivo que sea, vacaciones o parón de la competición, luego siempre viene una acumulación de trabajo más grande para hacer una reserva para el final de temporada, y entonces ese acumulo de trabajo puede dar esa sensación de lo que dices, pero en absoluto, muchas veces esas sensaciones las dan los resultados. Si se hubiesen ganado esos partidos no se habría apreciado nada, y si como ocurrió el año pasado que no se ganaron partidos y tampoco se perdieron, sino que se empataron algunos y nada más, da otra sensación, pero en absoluto, simplemente seguimos la programación marcada que nos da buen resultado y no slamente los últimos años sino también en los ocho años que llevo yo en el equipo.

– Este año el equipo no se muestra tan superior físicamente como el año pasado. ¿Puede deberse a la desgraciada pretemporada vivida?

– Vuelvo a repetir que eso son apreciaciones vuestras por los resultados. No comparto esa idea, en los últimos partidos recuerdo que goleamos en el segundo tiempo en Praga y al final se podrían haber metido cinco sin problemas, el otro día con dos jugadores menos el rival fue prácticamente incapaz de hacernos ninguna ocasión de gol, incluso con uno menos tuvimos opciones de marcar… Ha habido partidos que se nos han escapado, pero si vemos las estadísticas de esos partidos resulta que por ejemplo contra el Almería creamos once ocasiones de gol y el Almería una que nos hace nos la mete. Lo que queda en la retina es que no hay intensidad, el recurso fácil es que la preparación física falla cuando no se ganan los partidos, sin embargo los profesionales tenemos que guiarnos por estadísticas y entonces vemos que en absoluto. De hecho el propio Mendilíbar recalcaba que el Sevilla era el equipo de Primera que marca mayor ritmo de partido, y ellos se basan en los datos estadísticos y en las observaciones del partido.

La pregunta acerca de la situación física del equipo venía al hilo de la gira de Chicago y a que tal vez el equipo no había descansado lo suficiente, ya que fue el último que terminó y el primero que empezó a competir.

Descanso en verano hubo el suficiente, pero evidentemente fue una pretemporada atípica, que no estábamos acostumbrados a hacer, pero a la que como profesionales tuvimos que adaptarnos. Que sea acertada o no lo veremos al final de temporada, pero nosotros tuvimos que planificar así y son las circunstancias de estar al nivel competitivo que queremos estar. Si queremos tener un gran equipo comprendo que el club busque ingresos atípicos y haya que buscar otras alternativas. Que desde el punto de vista físico sería más ideal otra situación, pues a lo mejor, pero bueno, tenemos que adaptarnos a lo que hay y sacar el máximo rendimiento. De todas formas eso no sirve de excusa porque la temporada es larga y hay que buscar durante la campaña ese momento de forma. También lo que te dificulta es el tener tantas competiciones y sobre todo una tan absorbente como la Champions, eso quizá repercute más que la pretemporada, en el sentido de que son semanas complicadas, con viajes largos, que no te permiten realizar grandes cargas de trabajo con los que vienen jugando habitualmente.

– ¿Los jugadores acusan más los partidos de Champions que los de Liga? Con esos largos desplazamientos, con la intensidad con la que se juega…

– Se acusa más el viaje, y por la tensión en sí, pero evidentemente los partidos de Liga son muy exigentes y más los de la Liga española. A ese nivel de exigencia que tiene el jugador por la competición como la que nosotros le imponemos hay que sumarle que en Europa los desplazamientos son más largos, se cambia de hábitat, de costumbres… aunque tratamos de hacer la misma comida, siempre hay algunas variaciones. Luego el jugador siempre de forma consciente o inconsciente trata de esforzarse al máximo porque es una competición muy atractiva y que los rivales no hay que olvidar que son los mejores de Europa.

– ¿Hay algún componente de la plantilla que le haya sorprendido por su condición física?

Ya en todos los años que llevo siempre hay gente que destaca por un nivel o por otro. Hay jugadores muy completos en la plantilla, unos destacan por su velocidad, otros por su resistencia, otros por su potencia o fortaleza física… no quiero destacar ninguno porque esto es un deporte de equipo y de eso se trata, sacar de cada uno el máximo rendimiento según sus condiciones. No por ser más resistente se va a rendir más. Lo interesante es que cada uno sepa aprovechar sus condiciones al máximo en cada instante. Un equipo con once maratonianos no ganaría ningún partido, igual que otro con once velocistas. Tiene que haber un equilibrio a todos los niveles, tanto a nivel táctico-técnico como a nivel físico, y un equipo lo componen todos los jugadores y cada uno explotando sus condiciones. Evidentemente hay jugadores con más resistencia y otros con más velocidad, pero no quita que el que tiene menos a lo mejor te resuelve mejor un partido porque tiene otras condiciones.

– ¿Qué ocurre con Adriano Correia? ¿A qué se deben sus continuas recaídas musculares?

Él tiene un tipo de musculatura muy potente, más rígida, llevamos años haciéndole un trabajo preventivo, pero es una musculatura que se fatiga más. Si a eso se le suman los partidos que vienen tan seguidos pues es un jugador que hay que tener más en cuenta. Cada uno es diferente y la constitución física viene determinada por genética y otros factores, y lo mismo que hay jugadores que se recuperan rapidísimo que al día siguiente pueden jugar otro partido como conocéis que hay casos, hay otros que desde el punto de vista muscular necesitan una mayor recuperación, y cuando no se puede dar por que la competición es tan exigente pues sufra un poquito. En eso estamos, con el trabajo específico que estamos haciendo tratar de corregir ese caso.

¿Ahora en Navidad le vendrá bien el descanso o sería mejor que no se parase?

El descanso total no le viene bien a nadie, porque son siete días y a partir del tercero sin entrenar se empieza a perder la forma física y lo que se ha trabajado se pierde muy rápidamente aunque parezca que no, por eso les damos un plan de trabajo sin mucha intensidad, pero sí la suficiente para mantener el nivel. Es un trabajo más aeróbico para buscar la regeneración a nivel fisiológico que otra cosa, para que cuando vuelvan lleguen con predisposición al trabajo.

Por último, ¿cuál es su deseo para el nuevo año?

En primer lugar salud para toda la familia sevillista y para todos los sevillanos, andaluces y españoles porque creo que tener a los tuyos sanos es lo más importante en la vida. Luego deportivamente que nuestro equipo llegue muy lejos en las tres competiciones que sepan todos los sevillistas que lo vamos a intentar, que la plantilla seguro que va a hacer una segunda vuelta magnífica, y conforme vayamos pasando peldaños creo que la gente va a enchufarse más aún, y vamos a intentar dentro de lo posible conseguir algún trofeo más para nuestro club.

Redacción

Redacción