Cuestión de dignidad y orgullo al no haber nada en juego

Por  10:02 h.
Míchel, en la banda durante un partido

Se cierra la Liga de una manera que al sevillista se le va a hacer rara. Muy rara. Visita el cuadro de Nervión Barcelona para medirse al Español, pero ninguno de los dos se juega nada, algo inusual para el Sevilla en los últimos años. El equipo ahora dirigido por Míchel se ha caracterizado en las últimas temporadas por llegar a la última jornada con aspiraciones europeas. De hecho, todo el mundo recuerda cómo en la 2009-2010 Rodri dio la clasificación para la Liga de Campeones in extremis en Almería. Pero todo eso ya es historia y el aficionado nervionense certificó el pasado sábado que se había acabado un ciclo glorioso con múltiples éxitos y seis títulos. Toca ahora regenerar un club que temporada a temporada ha ido perdiendo calidad sobre el terreno de juego hasta que se ha quedado sin cumplir sus objetivos. Será un verano en el que se hable mucho de quién será el entrenador, cuáles los fichajes y por dónde empezará y terminará la nueva planificación, pero antes el Sevilla debe concluir la Liga de la forma más digna posible.

El partido ha sido programado dentro del horario unificado, pero la realidad es que ninguno de los dos conjuntos se juega nada. Simplemente actuarán junto al resto de equipos que tienen aspiraciones europeas o que lucharán por la permanencia, porque el Sevilla podría entrar en algún doble o triple empate, pero desde que le ganó al Rayo Vallecano el pasado sábado sabe que tras ocho temporadas seguidas no jugará en Europa. Por lo tanto, el encuentro servirá más para que ciertos jugadores se despidan que para otra cosa. Y en este apartado las miradas se centran en Frederic Kanouté. El de Malí ya tuvo su reconocimiento el pasado sábado en el Ramón Sánchez-Pizjuán, pero hoy será cuando de verdad se despida de la Liga española. No será el único, porque otro histórico como Escudé, lesionado, parece que hará lo mismo. Incluso Palop puede que juegue sus últimos minutos como sevillista, aunque éste sí podría seguir en España. Pero al margen de las despedidas, hay un hombre que querrá hacerlo lo mejor posible porque todo lo que sea dar buena imagen le puede venir bien.

Míchel ya no puede clasificar al equipo para Europa, pero terminar la Liga dejando buenas sensaciones seguro que le ayudará para continuar como técnico del Sevilla. El madrileño tiene claro que quiere seguir y esta opción cada vez gana más enteros dentro de la entidad.

Bajas en la medular

Y para conseguir la victoria el técnico sevillista intentará dar continuidad al once que le ha ofrecido más garantías, aunque cuenta con bajas en el centro del campo que mermarán bastante al equipo. Porque a la sanción de Medel hay que unir la lesión de Trochowski, que se quedó fuera de la lista. Así, la medular puede estar formada por Rakitic y el canterano Deivid, que ya estuvo en esa posición contra el Real Madrid. Atrás no se esperan cambios, por lo que las dudas están en la portería y el ataque. Palop parece que gana enteros respecto a Varas, pero en las últimas semanas han ido alternando la titularidad por diferentes motivos. Arriba, con las molestias que arrastra Manu del Moral en el tobillo, podrían estar Navas, Reyes, Negredo y Babá. Enfrente estará un Español que será recibido por su afición con una pañolada y que cuenta con la baja del exbético Sergio García. A Pochettino se le ha caído el equipo en la segunda vuelta y quiere, como Míchel, terminar la temporada dejando un buen sabor de boca.

Alineaciones probables

Español: Cristian Álvarez; Javi López, Raúl Rodríguez, Héctor Moreno, Didac; Baena, Forlín; Weiss, Verdú, Coutinho; y Álvaro.

Sevilla FC: Javi Varas; Coke, Cala, Fazio, Fernando Navarro; Jesús Navas, Deivid, Rakitic, Reyes; Negredo y Babá.

Árbitro: Muñiz Fernández (Comité Asturiano).

Estadio: Cornellá-El Prat (20.00, Canal Plus Liga 2).