Konoplyanka es felicitado tras marcar de penalti ante el Real Madrid en la Supercopa de Europa (foto: AFP)
Konoplyanka es felicitado tras marcar de penalti ante el Real Madrid en la Supercopa de Europa (foto: AFP)

Sevilla FC: la final de Trondheim, el modelo a seguir para eliminar al Madrid

Los de Nervión no supieron aprovechar las bajas del Madrid, aunque es cierto que ese día echaba a andar un proyecto totalmente renovado

Por  17:39 h.

Eliminar al Real Madrid a doble partido resulta muy complicado. De hecho, el Sevilla lleva muchos años sin lograrlo. Pero eso no es motivo en Nervión para bajar los brazos. Todo lo contrario. En el cuadro sevillista hay ganas de revancha y, sobre todo, argumentos para pensar en que es posible plantarse en los cuartos de final. El modelo a seguir está claro: la Supercopa de Europa. En el Sevilla están convencidos de que, si se le juega al Madrid de la forma que se hizo en Trondheim, habrá bastante terreno ganado. Los de Sampaoli tuvieron el título en la mano y sólo los despistes en los alargues de la segunda parte y de la prórroga acabaron con la Supercopa en Madrid.

El palo fue duro, pero también marcó el camino. Los de Zidane se presentaron en Noruega con bajas, como ocurrirá mañana en la ida de los octavos de final de la Copa del Rey, y, aunque se adelantaron, el Sevilla fue capaz de remontar. Sampaoli, como es costumbre en él, fue alterando el sistema en función de las necesidades y de los tres defensas iniciales pronto pasó a los cuatro. Luego fue ganando peso en el centro del campo hasta conseguir empatar gracias al tanto de Franco Vázquez al borde del descanso. En la segunda parte se vieron los mejores minutos del Sevilla, lo que le valió al equipo de Nervión para adelantarse gracias al gol anotado por Konoplyanka. El título ya estaba en la mano, pero entonces apareció Ramos en el 93 para llevar el encuentro en la prórroga. Ahí también pudo vencer el Sevilla, pero fue Carvajal el que desequilibró el duelo y finiquitó la final. La parte negativa de aquel partido es que los de Sampaoli no fueron capaces de ganar a un Madrid con bajas, pero también es cierto que los de Nervión no se parecen en nada a ese equipo que prácticamente comenzaba su rodaje en Noruega. Ahora la historia será a doble partido, por lo que habrá que medir los tiempos, pero el Sevilla se ve con capacidad para seguir soñando.

Redacción

Redacción