Correa cae ante Sergio Ramos (Foto: EFE).
Correa cae ante Sergio Ramos (Foto: EFE).

Sevilla FC-Real Madrid (3-3): Murió dando espectáculo y con las botas puestas

Gran partido de los sevillistas, que dicen adiós a la Copa con honor

Por  23:11 h.
Sevilla
3
Real Madrid
3
David Soria; Mercado (Vitolo, m. 64), Rami, Lenglet; Sarabia, Iborra, Kranevitter, Escudero; Correa (Jovetic, m. 44), Vietto (Nasri, m. 54) y Ben Yedder.
Casilla; Danilo, Nacho, Ramos, Marcelo; Lucas Vázquez (Carvajal, m. 63), Kroos, Casemiro, Asensio; Mariano (Kovacic, m. 57) y Morata (Benzema, m. 75).
1-0, m. 9: Danilo, en propia puerta. 1-1, m. 47: Asensio. 2-1, m. 53: Jovetic. 3-1, m. 77: Iborra. 3-2, m. 82: Sergio Ramos, de penalti. 3-3, m. 93: Benzema.
Undiano Mallenco (Comité Navarro). Mostró cartulina amarilla a Mercado, Lucas Vázquez, Iborra, Kovacic, Jovetic, Casilla, Casemiro y Marcelo.
Estadio Ramón Sánchez-Pizjuán. 36.943 espectadores. Terreno de juego en buenas condiciones. Cielo despejado y 10ºC. Partido de vuelta de los octavos de final de la Copa del Rey. Antes del choque, se guardó un respetuoso minuto de silencio en memoria de los exjugadores sevillistas Ramoní y Maraver.

El Sevilla FC fue apeado de la Copa del Rey por el Real Madrid tras un frenético y vistoso choque de vuelta de octavos en el que los hombres de Sampaoli se vaciaron futbolísticamente desde el minuto 1 al 93 y obtuvieron el máximo reconocimiento de su hinchada. Los locales, que fueron superiores a un adversario que acumula 40 partidos sin perder, ofrecieron espectáculo, llegaron a ilusionar a su parroquia con una remontada ‘imposible’ y murieron con las botas puestas. La eliminación, por el 3-0 en contra de la ida, era la hipótesis más probable, pero este equipo nunca bajó los brazos y regaló a los suyos una noche para el recuerdo, a un nivel excelso, como reza el dogma de su ambicioso entrenador. La nota negativa del partido la puso en su epílogo el exsevillista Sergio Ramos, que optó por lanzar un penalti a lo Panenka con la eliminatoria decidida y se encaró vehementemente con la grada de Gol Norte. Incomprensible. El domingo, llega la hora de la verdad. En LaLiga, contra este Madrid que sufrió hoy de lo lindo y que ya empieza a sospechar que le ha salido un grano importante en forma de candidato al título.

Sobre el césped, el técnico nervionense dispuso un once plagado de rotaciones, principalmente en dos líneas: la portería, donde actuó David Soria, y el centro del campo, con hombres como Kranevitter, Iborra y el ‘Tucu’ Correa más adelantado. Sampaoli reservó prácticamente a toda su columna vertebral (Rico, Pareja, Nzonzi, Franco Vázquez y Nasri), aparte de otros futbolistas importantes como Mariano o Vitolo. De lo más destacable de la formación de salida sevillista fue el debut del central galo Clement Lenglet, anunciado en la previa por el propio entrenador, y la titularidad de los dos delanteros natos de la plantilla, Vietto y Ben Yedder, como puntas de lanza de un esquema que buscaba sorprender al Madrid desde los primeros minutos del encuentro.

En efecto, el Sevilla firmó una fulgurante puesta en escena en el partido, arropado por su ruidosa grada y bajo un excepcional ambiente en el coliseo de Nervión. Un minuto tardaron los locales en meterle el miedo en el cuerpo al Madrid. Escudero generó la primera ocasión para su equipo con una volea desde fuera del área que tuvo que repeler con los puños Kiko Casilla. Los de Sampaoli salían en tromba, embotellando a su adversario. Instantes después, el meta madridista tuvo que volver a emplearse a fondo para evitar el gol de los locales, esta vez con una buena intervención a disparo de Correa desde la frontal. El equipo de Zidane sufría. Y el Sevilla, con merecimiento, logró abrir la lata en el miunuto 9 de partido. Sarabia colgó el balón al área y Danilo, preso de los nervios como toda la zaga madridista, introdujo el balón en su propia portería. El Sevilla se adelantaba. Con un mundo por delante. El Sánchez-Pizjuán estalló en la celebración. La intensidad de los de Sampaoli era desorbitada. Justo lo que pedía su gente.

El Madrid trató de reaccionar, pero apenas inquietó la portería de Soria con sendos disparos de Asensio y Lucas Vázquez. El Sevilla, como era lógico, arriesgaba atrás, pero no perdía el equilibrio y su tremendo orden sobre el campo. Kranevitter, que en la segunda mitad cometería dos errores de relevancia, aguantó bien el tipo en la primera, manejando la zona ancha y facilitando las peligrosas incorporaciones de Iborra al ataque sevillista. Buena primera parte también de Correa, con mucha movilidad en la línea de tres cuartos y abriendo pasillos constantemente a los dos puntas. En un balón dividido entre David Soria y Mariano, casi logra marcar el Madrid. El rechace del guardameta impactó en el delantero hispano-dominicano y casi se cuela en la portería nervionense. Un espejismo, porque el Sevilla siguió apretando de lo lindo en busca de la machada. El siempre activo Ben Yedder tuvo el segundo en sus botas, pero de nuevo Casilla evitó el tanto. El cancerbero blanco, el mejor de su equipo de largo hasta el momento, volvió a salvar a la escuadra de Zidane en la siguiente acción, desviando con los puños el tiro de Correa tras el saque rápido de una falta por parte de los locales. Antes del descanso, Luciano Vietto también disfrutó de su ocasión. Correa, uno de los más destacados, cayó lesionado y tuvo que dejar su sitio en el campo a Jovetic, propiciando el debut del montenegrino. Muy superior el Sevilla, que se abonaba a soñar tras unos primeros 45 minutos frenéticos. Y de mucho fútbol.

En la reanudación, sin embargo, los de Zidane acabaron de un plumazo con prácticamente todas las ilusiones sevillistas. Asensio enmudeció el Sánchez-Pizjuán con un golazo. Agarró el balón en su propio campo, dejó atrás a Kranevitter, tremendamente blando en el cruce, y enfiló como un rayo la portería sevillista. Vietto fue incapaz de aguantarle la carrera, Asensio se plantó ante Soria y logró batirle con un tiro raso. En ese momento, el Sevilla volvía a necesitar cuatro goles para darle la vuelta a la eliminatoria. Pero este equipo de Sampaoli que nunca se rinde siguió luchando. Por su gente, por convicción. Cinco minutos después del tanto visitante, el Sevilla puso el 2-1 en el marcador tras aprovechar el debutante Jovetic un perfecto centro de Escudero desde la izquierda para fusilar a bocajarro a Casilla, sin dejar caer el balón. Estético tanto e inmejorable puesta de largo para el montenegrino. La eliminatoria seguía estando casi imposible, pero la gente disfrutaba una barbaridad con su equipo. La propuesta de Sampaoli enamora a cualquiera. El propio Jovetic pudo hacer el tercero, pero otra vez el inspirado Casilla respondió con un paradón. Ben Yedder, en la incesante avalancha sevillista, también estuvo cerca de marcar con un cabezazo cruzado que se marchó fuera por poco.

En el tramo final del encuentro, las ocasiones siguieron sucediéndose para el Sevilla. Un tiro lejano de Escudero y un remate de cabeza de Jovetic a la salida de un córner estuvieron a punto de tener premio. Así, en el 77 llegó el tercero del Sevilla. Iborra impuso su envergadura en el área y remachó a la red el pase de la muerte de Nasri. Quedaba tiempo y hacían falta dos goles más. Nervión enloquecía… hasta que el Madrid se encontró con un penalti. Undiano Mallenco no lo dudó un segundo. Kranevitter empujó de forma pueril a Casemiro dentro del área y el colegiado señaló la pena máxima. Lo lanzó el exsevillista Sergio Ramos, a lo Panenka, para establecer el 3-2 en el marcador. Y ahí vino el lío, porque al camero no se le ocurrió otra cosa que celebrarlo encarándose con la grada de Gol Norte, desafiando a los Biris de forma muy airada, en una guerra particular que nunca cesa y que escribió con este capítulo, probablemente, el divorcio definitivo de Ramos con muchos sevillistas. Absolutamente innecesario su gesto. Ya en el descuento, tras una gran jugada personal, Benzema superó a Escudero y la oposición de Lenglet para firmar el 3-3 definitivo. Ahí acabó el sueño de un gran Sevilla FC.

Fran Montes de Oca

Fran Montes de Oca

Redactor de Deportes en ABC de Sevilla
Fran Montes de Oca

@MontesdeOcaFran

ABC de Sevilla. 16 años informando y disfrutando en sus medios (TV, radio, papel y web). https://t.co/OKGmn3p4dA https://t.co/2J9VfuERRI
RT @UEFAcom_es: Ciro Immobile no puede parar de marcar. Dos ante el Cagliari para llegar a los 14 goles en sus últimos 10 encuentros con la… - 4 horas ago