Balance positivo en las eliminatorias donde se cayó en el encuentro de ida

Por  6:26 h.

Kanouté, autor del gol en HannoverDe salida, no entraba dentro de los planes ni del cuerpo técnico, ni de la plantilla, ni del consejo de administración, ni tampoco de la mayor parte de la afición tras la excelente imagen mostrada durante la pretemporada, pero tras el resultado firmado en el encuentro de ida ante el Hannover 96, toca que Nervión vuelva a vestirse de gala con un gran ambiente para ayudar a que el Sevilla logre el pase a la liguilla de la Liga Europa.

Desde el club se ha insistido durante todo el verano en la importancia capital a nivel económico que tiene la disputa de esta competición y una vez de vuelta a casa, ya se ha empezado a preparar el trascendental choque del próximo jueves para conseguirlo.
El Sevilla regresó del AWD-Arena de Hannover con una derrota por 2-1, marcador inédito hasta la fecha en cuanto a resultados negativos de los nervionenses jugando la ida como visitante en competición continental. Cotejando la estadística de los encuentros en los que el Sánchez-Pizjuán ha sido testigo de noches europeas con remontadas épicas, hay motivos para ser optimistas. Desde 1982, hasta en cuatro ocasiones el equipo blanco ha sido capaz de dar la vuelta a una eliminatoria con la «bombonera» nervionense como testigo. En el año del Mundial de fútbol celebrado en España, el Sevilla se enfrentó en la segunda ronda de la Copa de la UEFA al PAOK de Salónica griego. En el infierno heleno del estadio Toumpas, los de Nervión encajaron un 20 de noviembre un peligroso 2-0 con goles de Sigas y Kostikos; sin embargo, el equipo adiestrado por Manolo Cardo supo rehacerse en casa y el 3 de noviembre les endosó un contundente 4-0 a los griegos con tantos de Santi, Magdaleno, López y Pintihno. En la siguiente ronda, el Kaiserslautern alemán sería el verdugo de los blancos.
Habría que llegar al cambio de siglo para toparse con las otras tres remontadas exitosas. En el ejercicio 2004-2005, en la tercera eliminatoria de la Copa de la UEFA, el Sevilla vio cómo caía derrotado de nuevo en un envite de ida por parte de un equipo griego. Esta vez sería ante el Panathinaikos, que en el estadio Apostolos Nikolaidis ganaría por la mínima (1-0) con gol de Loukas Vyntra; sin embargo, los hombres de Joaquín Caparrós firmarían un buen encuentro en el Pizjuán y los tantos de Makukula y Adriano otorgarían un 2-0 suficiente para pasar de ronda.
Una temporada después, en octavos de final de la Copa de la UEFA, el Lille francés se cruzaría de nuevo en el camino del conjunto que finalmente se alzaría con el título de campeón continental, toda vez que ya se habían enfrentado en la liguilla de la UEFA del año anterior. No le fueron bien las cosas en la ida a los hombres de Juande Ramos porque se trajeron hasta la capital hispalense una derrota por la mínima (1-0) merced al gol de Dernis. Una semana después, Kanouté y Luis Fabiano se encargarían de enjugar la ventaja francesa y dar el pase a la siguiente ronda (2-0).

La rivalidad con el Osasuna
Los duelos con el equipo navarro se convirtieron en un clásico desde mitad de la década pasada y vivieron su punto álgido en una eliminatoria tan importante como la que daba paso a la final de la segunda máxima competición continental. El Sevilla acabaría de nuevo como campeón de la Copa de la UEFA en 2007, pero para ello tuvo que remontar un resultado negativo una vez más. En esta ocasión, el Osasuna se impuso 1-0 en el Reyno de Navarra con gol del hoy valencianista Roberto Soldado. Los brasileños Luis Fabiano y Renato firmaron el doblete que permitiría a los de Juande Ramos volver a saborear las mieles de ser campeón europeo, esta vez derrotando en la final al Español.
Pero no siempre ha salido victorioso el conjunto de Nervión cuando ha llegado al Pizjuán con un resultado desfavorable en el encuentro de ida. Así, en la temporada 1990-1991, el Torpedo de Moscú apearía a los sevillistas de la Copa de la UEFA en segunda ronda. En la ida, los moscovitas se harían merecedores de la victoria por 3-1 con tantos de Thiskov, Sukov y Sirimbekov, mientras que Toni Polster haría el gol visitante. En la vuelta, 2-1 con tantos de Bengoechea y Ramón frente al gol ruso sellado por Savicev.
Ya en la temporada 2007-2008, en octavos de la Liga de Campeones, Fenerbahçe y Sevilla igualarían en todo, 3-2 en ambos envites. En la vuelta celebrada en el Pizjuán, la tanda de penaltis evitaría una nueva remontada continental por parte de los hombres de Manolo Jiménez. De nuevo sería la máxima competición continental testigo de una eliminación de los de Nervión, esta vez en la fase previa de la Liga de Campeones. Fue en la temporada 2010-2011, cuando el Sporting de Braga ganó 1-0 en Portugal y 3-4 en Sevilla.