Los campeones posan con la Copa
Los campeones posan con la Copa de la Europa League en Turín

Sevilla FC: Un largo camino, marcado por la fe, la casta y el coraje para ser campeón

Mlados, Slak, Estoril, Friburgo, Slovan Liberec, Maribor, Betis, Oporto, Valencia y Benfica

Por  4:00 h.

Nada más y nada menos que 19 partidos han pasado desde que aquel caluroso 1 de agosto el Sevilla FC iniciara su participación en la Liga Europa 2013-2014 ante el Mladost Pogdorica en el Ramón Sánchez-Pizjuán, hasta que Rakitic alzó el trofeo al cielo de Turín tras la tanda de penaltis que encumbró a Beto como el héroe final de esta edición. Diez meses en los que el club de Nervión ha ido superando escollos, algunos incluso que parecían inalcanzables, para sumar a sus vitrinas esa tercera Liga Europa que coloca al Sevilla FC, junto a Inter, Liverpool y Juventus, como conjuntos más laureados de la competición.

 

El Mladost Pogdorica montenegrino no supuso ningún quebradero de cabeza para los sevillistas a pesar de que apenas llevaban unas semanas de preparación en pretemporada. Un 3-0 en la ida y un 1-6 en tierras balcánicas dieron el billete a los de Emery al play off previo a la fase de grupos, en el que se midió al Slask Wroclaw polaco. Casi sin despeinarse apabulló a su rival con dos goleadas (4-1 y 0-5) para entrar en el bombo de la fase de grupos en la que quedó enmarcado en el grupo H junto a Estoril, Friburgo y Slovan Liberec. El debut se produjo en una ciudad que fue tomada por el sevillismo y donde se fraguó la creencia de que el Sevilla sabe que esa copa es suya, y que ya era hora de devolverla a las vitrinas del Ramón Sánchez-Pizjuán. Un 1-2 ante 3.000 aficionados que acudieron al norte de Portugal. Esa noche, reconocido por el propio Unai Emery, el técnico experimentó lo que significa esta competición para la entidad.

 

Sin apenas problemas, el Sevilla FC acabó primero de grupo con tres victorias y tres empates para aparcar Europa hasta el mes de febrero, donde esperaría el NK Maribor esloveno en la primera ronda eliminatoria en el camino hacia Turín. No puso las cosas fáciles un Maribor que sacó un 2-2 como local para acabar claudicando en Nervión por 2-1. En octavos, caprichos del bombo, llegaría el primer derbi en Europa de la historia.

 

Rakitic, en el partido frente al Maribor

Rakitic, en el partido frente al Maribor

En la ida, y como local, el palo para el sevillismo fue duro. Un 0-2 con goles de Baptistao y Salva Sevilla puso la eliminación muy cercana. Sin embargo, la casta y el coraje que definen desde la misma confección de su histórico himno, promovieron un espíritu de remontada en campo del eterno rival que vivió su adhesión a la fe en el partido previo en la Liga ante el Valladolid. En el Benito Villamarín, tras los goles de Reyes y Bacca, y una prórroga de infarto, la tanda de penaltis dictaría sentencia. Vitolo veía como Adán desviaba su intento y la cuesta volvía a empinarse, pero un lanzamiento al palo de Ndiaye y la parada de Beto al dubitativo disparo de Nono sellaron el pase a cuartos de final ante el estallido de júbilo de la afición. Histórica remontada, ante el eterno rival, y a domicilio. El Sevilla FC y su afición ya se lo creían: Turín era una posibilidad más que real.

 

Nueva gesta ante el Oporto

 

En cuartos de final, Do Dragao y el Oporto amenazaban con apear de la competición al club sevillista. Y casi sucede en una aciaga noche en la que la mejor noticia fue que el combinado de Emery, que fue sobrepasado en todos los aspectos, sólo perdió por la mínima con un gol de Mangala. Como todo en la historia es cíclico, de nuevo mismos ingredientes para cultivar la remontada vivida en la ronda previa. Un encuentro liguero previo ante el Español con un 4-1 a favor y una conjura al término del mismo con idéntico mensaje que ante el Betis: «Europa sabe de lo que somos capaces». El resultado fue la mejor noche de fútbol del Sevilla FC en esta edición, en la que los futbolistas, espoleados por el excepcional ambiente del Ramón Sánchez-Pizjuán, apabullaron a un Oporto al que anularon y golearon por 4-0.

 

Los jugadores del Sevilla celebran el pase ante el Oporto

Los jugadores del Sevilla celebran el pase ante el Oporto

Restaba un paso para la final. El sorteo de semifinales deparó un duelo español ante el Valencia de Juan Antonio Pizzi, que plantó cara en Nervión, pero que sucumbió por 2-0. Las tornas se cambiaron y los que apelaron a la remontada fueron los valencianistas, que casi lo lograron en un partido no apto para cardíacos que se decidió en el último minuto. El conjunto de Pizzi había pasado por encima del de Emery, y a 20 minutos del final se situó con un 3-0 que certificaba la remontada y el billete a Turín para los locales. Sin embargo, de nuevo apelando a ese lema que da inicio al Himno del Centenario, ese «dicen que nunca se rinde», llegó el milagro en el minuto 94 en la cabeza del camerunés Mbia. Coke sacaba de banda, Fazio peinaba en el primer palo y el africano, con la fe del sevillismo en su cabeza, introducía el balón en el fondo de la red sin tiempo de reacción para el rival y ponía al Sevilla FC en la gran final.

 

Los jugadores sevillistas celebran con Mbia su gol en Valencia

Los jugadores sevillistas celebran con Mbia su gol en Valencia

Tras 18 partidos, el Sevilla FC visitaría el Juventus Stadium para medirse al Benfica, que había eliminado al favorito, el propietario del estadio, para intentar poner fin a la famosa maldición de Bela Guttman. El resto de la historia ha sido más que leída, oída y visualizada por el lector de estas líneas. Una nueva final no apta para cardíacos en la que Beto se alzó como héroe en la tanda de penaltis para dar la tercera Liga Europa al club sevillista. Un nuevo título europeo, cuarto en ocho años, para una entidad que iniciaba una temporada de la transición para acabar encontrándose paseando por Sevilla con otro trofeo. Ahora, una nueva oportunidad de hacer historia en el continente. El 12 de agosto en Cardiff, Supercopa de Europa ante Real Madrid o Atlético.

 

Jaime Parejo

Jaime Parejo

Redactor de Deportes en Diario ABC de Sevilla
Jaime Parejo

@Jaime_Parejo

Periodista deportivo del diario ABC de Sevilla. Escribo, sobre todo, del Sevilla F.C.
RT @Orgullo_Nervion: La prensa rusa destaca que dos jugadores del Sevilla pidieron la camiseta de Quincy Promes https://t.co/dgYWWX4G6U #Se - 8 horas ago