Los jugadores celebran la temporada tras la victoria ante el Elche
Los jugadores celebran la temporada tras la victoria ante el Elche

Sevilla FC: Una temporada de sobresaliente, pero con la exigencia por bandera

Ni el técnico ni el club quieren pecar de relajación

Por  3:00 h.

Una temporada más que culmina en el Sevilla FC con una sensación del trabajo bien hecho. Algo que, en las dos campañas anteriores, no se había cumplido al culminar en novena posición. Incluso dentro del propio club ha sorprendido el rendimiento que los jugadores y Unai Emery han ofrecido en esta temporada que se había tildado como de transición, y en la que un nuevo título europeo se ha incorporado a las vitrinas del Ramón Sánchez-Pizjuán. Monchi había establecido el pasado verano una moratoria de tres años para recomponer el aspecto deportivo de club, con demasiados fracasos personales y vicios adquiridos dentro y fuera del vestuario. Tras un mercado de fichajes movido en cuanto a salidas y llegadas, y con la incertidumbre de ver cómo se hacía el primer equipo a la marcha de futbolistas de tanto peso específico en el equipo inicial como Medel, Navas y Negredo, el comienzo de la Liga no invitó a demasiado optimismo para la 2013-2014.

 

Sin embargo, Monchi tiró más que nunca de paciencia, un bien tan escaso en el fútbol de máximo nivel, en parte por su fe inquebrantable en Emery, técnico que ha trabajado con la presión mediática que existe en esta ciudad sobre la figura del entrenador. Sin embargo, el de Fuenterrabía tiene un máster en ambientes exigentes, cultivado durante sus años en Valencia, y se rehizo para acabar forjando un grupo sano y con coraje que se repuso a otros varapalos para enfocarse en la competición por excelencia del Sevilla FC en los últimos años: la Liga Europa.

 

Ni siquiera la eliminación ante un Segunda división B como el Racing en la Copa del Rey, uno de los grandes borrones de la temporada, se recuerda ahora con frecuencia. Y es que el título europeo, cuarto en la historia del club de Nervión, tapa todo lo que haya transcurrido desde agosto de 2013 hasta minutos después de la final de Turín. Es mucha gloria la recuperada por la entidad tras dos años en los que parecía que el Sevilla FC iba a instaurarse en la medianía de la tabla clasificatoria, luchando como mérito mayor por clasificarse para competición europea.

 

Ni siquiera José Castro, que en sólo unos meses ha levantado su primer título como presidente del club, esperaba un año tan bueno en lo deportivo. Monchi tampoco, y así lo reconocía en diversas comparecencias. Pero nadie en el club va a pararse y conformarse con lo vivido esta temporada que pueden calificar como sobresaliente por los objetivos cumplidos. El único suspenso está en el comentado batacazo en la Copa del Rey. Sin embargo, el sobresaliente llega en Europa al imponerse en la final de Turín al Benfica, y en la Liga queda un notable alto que no es mayor por la sensación que flota en el ambiente de haber podido luchar por la cuarta plaza ante el Athletic en San Mamés, donde el Sevilla FC cayó sin algunos de sus titulares.

 

Cola de león, cabeza de ratón

 

No obstante, quedan preguntas que hacerse en un club que parece haber llegado al techo de los equipos de «la otra Liga». ¿Conviene aspirar a la Liga de Campeones? ¿Es mejor jugar la Liga Europa (torneo ganable) y no caer en sueldos fuera del alcance del Sevilla como en la Liga de Campeones? Son respuestas que sólo el desarrollo de los acontecimientos determinará. En el club de Nervión son cautos y prefieren no lanzar las campanas al vuelo por una temporada de éxitos como la recién concluida. Dice un refrán que «es mejor ser cabeza de ratón, que cola de león», algo que en el Sevilla FC no han aceptado durante muchos años, gracias a la ambición que siempre ha mostrado en su etapa como presidente José María del Nido. Sin embargo, y a pesar de las diferencias económicas que existen con clubes como el Athletic, que el próximo año estará en la Liga de Campeones, en Nervión nunca han sido de bajar los brazos y aceptar lo que hay, sino de luchar con los recursos disponibles contra los rivales.

 

Por lo pronto, Emery ya ha tenido, y seguirá manteniendo en próximos días, reuniones con la dirección deportiva para establecer las bajas y altas que debe haber en la plantilla para seguir manteniendo un bloque que aspire a repetir, o incluso mejorar, lo ofrecido esta temporada. El entrenador sabe que el año que viene la exigencia va a ser mayor porque los títulos traen consigo una mayor presión por mejorar lo ya conseguido. Y entre esos objetivos Emery quiere repetir algo que ya quiso lograr incluso esta campaña cuando la situación deportiva no era la mejor: alcanzar la cuarta plaza.

 

Sea como fuere, el primer asalto por un título llegará pronto. El 12 de agosto el Sevilla FC se medirá al Atlético o el Real Madrid en la Supercopa de Europa en Cardiff, y por aquel entonces Emery ya quiere tener a su plantilla final confeccionada. En un verano de Mundial, con los grandes de Europa con las miras puestas en los Rakitic, Fazio, Alberto Moreno o Bacca, la tarea no será fácil. Pero menos lo era darle la vuelta por completo a un proyecto el verano pasado y el resultado ha sido una nueva Liga Europa. La exigencia, siempre por bandera en el Sevilla FC.

 

Jaime Parejo

Jaime Parejo

Redactor de Deportes en Diario ABC de Sevilla
Jaime Parejo

@Jaime_Parejo

Periodista deportivo del diario ABC de Sevilla. Escribo, sobre todo, del Sevilla F.C.
RT @FootyHumour: The Coutinho transfer saga summed up in a video... https://t.co/v1UOjTMc9n - 19 horas ago