Sarabia cae en el área ante la entrada de Jaume Costa (Foto: Juan José Úbeda).
Sarabia cae en el área ante la entrada de Jaume Costa (Foto: Juan José Úbeda).

Sevilla FC-Villarreal (2-2): Arreón de raza para seguir vivo en la lucha por Europa

El Sevilla, en un mal partido, sacó carácter para neutralizar un 0-2 en contra y ganarle el golaveraje a su rival directo

Por  14:54 h.
Sevilla
2
Villarreal
2
Sevilla FC: David Soria; Jesús Navas, Mercado, Lenglet, Escudero; Nzonzi, Banega; Sarabia, Franco Vázquez (Nolito, m. 66), Muriel (Ben Yedder, m. 53); y Sandro (Roque mesa, m. 84).
Villarreal: Asenjo; Rukavina, Mario Gaspar, Víctor Ruiz, Jaume Costa; Rodri, Trigueros; Samu Castillejo, Raba (Javi Fuego, m. 77), Cheryshev (Soriano, m. 64); y Bacca (Enes Unal, m. 84).
Goles: 0-1, m. 35: Raba. 0-2, m. 67: Bacca. 1-2, m. 77: Nolito. 2-2, m. 81: Nzonzi.
Árbitro: González Fuertes (Comité Asturiano). Mostró cartulina amarilla a Cheryshev, Banega, Sarabia y Escudero. Expulsó por doble amarilla (m. 61 y m. 61) a Ben Yedder por reiterar en sus protestas tras una falta sobre Banega y al jugador del Villarreal Jaume Costa (m. 54 y m. 75).
Estadio: Ramón Sánchez-Pizjuán. 32.192 espectadores. Terreno de juego en perfectas condiciones. Cielo despejado y 19ºC. Partido de la 32ª jornada de LaLiga Santander 2017-2018.

Partido loco en el Sánchez-Pizjuán en el que el Sevilla llegó a verlo todo absolutamente perdido con un 0-2 en contra y con Ben Yedder expulsado por unas absurdas protestas al colegiado del encuentro. Pese a todo, los hombres de Montella, que fallaron incluso un penalti, levantaron la cabeza, no se rindieron nunca y lograron igualar la contienda en el tramo final gracias a los goles de Nolito (el sanluqueño había marrado segundos antes la pena máxima) y Nzonzi. No estuvo afortunado el árbitro asturiano González Fuertes. Sus decisiones minaron al Sevilla FC en determinadas fases del choque. No vio un penalti sobre Banega y ‘perdonó’ la segunda amarilla a Cheryshev en la jugada que, además, terminó costándole la expulsión a Ben Yedder con sus airadas reclamaciones. El empate 2-2 no era lo que quería el Sevilla ante uno de sus rivales directos por Europa, pero resulta de oro después de lo negro que llegó a ponerse el panorama. Los nervionenses siguen a un punto de este Villarreal, que se mantiene sexto, pero al que sí le gana el golaveraje particular, ya que en el Madrigal, en la primera vuelta, los sevillistas se impusieron por 2-3.

En la soleada matinal hispalense, el once de Montella registró un par de modificaciones sensibles, ambas en los puestos ofensivos. Salieron del equipo titular el argentino Joaquín Correa, que ni siquiera formó parte de la convocatoria, y el franco-tunecino Wissam Ben Yedder, que volvió al banquillo tras haber sido titular en los tres últimos partidos del Sevilla sin ver puerta (los dos de la eliminatoria de Champions frente al Bayern y el de LaLiga en Vigo). Luego, por si fuera poco, acabaría siendo triste protagonista en la segunda mitad con una expulsión absurda. Por ellos, entraron de inicio el colombiano Luis Muriel y el canario Sandro Ramírez, principales novedades ante el Villarreal.

El duelo se presentaba como trascendental para ambos equipos en sus aspiraciones europeas, en un Sánchez-Pizjuán con ambiente de Feria, pues tras el choque el conocido ‘Pescaíto’ y la ceremonia del Alumbrado darían el pistoletazo de salida en la ciudad a la tradicional fiesta sevillana.

Tras unos primeros minutos de tanteo entre los dos contendientes, el Sevilla se hizo con el control de la bola y la iniciativa del juego. Los de Calleja, bien ordenados atrás, esperaban su chance para salir rápido y sorprender a los locales. Así, el primer disparo a puerta del partido lo firmó el Villarreal, por medio del exsevillista Cheryshev en el minuto 7. Soria, bien colocado, atrapó la pelota sin problemas. El Sevilla respondió en la siguiente acción con un disparo cruzado de Sarabia que se marchó a la derecha de la meta defendida por Asenjo. Los nervionenses se animaban, abriendo el juego por las bandas y buscando con reiteración la velocidad y los desmarques por el centro de Muriel y Sandro. Franco Vázquez casi encuentra a Sandro en el área pequeña con un buen servicio lateral que acabó en las manos de Asenjo. Pero el Villarreal no se arrugaba y seguía generando problemas al cuadro de Montella con sus contras. No en vano, en el 18 llegó la ocasión más clara del choque hasta el momento. Cheryshev se marchó en velocidad, dribló con facilidad a Navas y se plantó solo ante David Soria, que reaccionó de forma extraordinaria en el mano a mano para repeler el disparo del delantero hispano-ruso y evitar el 0-1. Aplausos para el portero sevillista en el Sánchez-Pizjuán.

En pleno intercambio de golpes, Sarabia reclamó después penalti de Jaume Costa en el área castellonense, pero el colegiado González Fuertes no apreció nada. Luego fue el Mudo Vázquez el que conectó un buen remate de cabeza que Asenjo abortó sin demasiados aprietos. Lo intentó en un par de ocasiones el italo-argentino con la testa, con bastante intención, pero sin suerte. Pasada la media hora, el Sevilla comenzó a impacientarse y a perder ritmo. Y el Villarreal se dio cuenta y lo aprovechó. El conjunto de Calleja estaba cada vez más cómodo sobre el césped. De esta manera, en el 35, el equipo del submarino amarillo trenzó una gran jugada de ataque en la que participaron hasta seis jugadores visitantes para desarbolar por completo a la endeble defensa sevillista y estrenar el marcador del Sánchez-Pizjuán. Samu Castillejo, desde la derecha, mandó el balón al palo largo a la cabeza de Raba, quien no perdonó en su testarazo batiendo a David Soria para establecer el 0-1. Escudero y Navas, blandos en los marcajes. Y el portero también pudo hacer más. Jarro de agua fría en Nervión. Antes del descanso, Muriel y Mercado tuvieron sendas ocasiones para empatar. También hubo un claro penalti sobre Banega. El árbitro consideró que el argentino se tiró e incluso lo amonestó con amarilla. Enfado monumental del centrocampista internacional del Sevilla. Con protestas en la grada y desventaja para el equipo de Montella, ambos equipos enfilaron el túnel de vestuarios para la pausa del intermedio.

En la reanudación, el Sevilla salió sin cambios pero con brío en busca de la igualada. Sandro la tuvo con un fuerte disparo desde fuera del área que casi sorprende a Asenjo. El canario fue de los más activos de su equipo, buscando siempre las cosquillas a la zaga amarilla, aunque estuvo poco acompañado. Montella no lo veía claro, así que pronto retiró del campo a un gris Luis Muriel para encomendarse arriba a Ben Yedder. En la primera bola que tocó el franco-tunecino casi provoca el gol en propia puerta de Rukavina. El ex del Toulouse apareció con ganas y activó a su equipo arriba. Sin embargo, a los pocos minutos cometió una estupidez que dejó a su equipo con un hombre menos. Tras una clara falta sobre Banega, Ben Yedder le reclamó al árbitro la segunda amarilla para Cheryshev. A González Fuertes no le gustó nada la reclamación del delantero y lo amonestó. Ben Yedder reaccionó aplaudiéndole con ironía y el trencilla asturiano no lo dudó, le mostró otra cartulina y lo mandó a la calle.

Con la incomprensible acción de Ben Yedder murieron prácticamente las opciones del Sevilla. De hecho, en el 67 el Villarreal mató el partido a la contra casi definitivamente. Raba, autor del primer tanto visitante, asistió a Carlos Bacca entrelíneas y el colombiano se plantó solo en el área sevillista para superar con un disparo cruzado a David Soria. 0-2. Bacca daba las gracias mirando al cielo en la que fuera su casa… y le complicaba sobremanera la vida al Sevilla. Todo parecía perdido, pero el Sevilla tiró de rabia y volvió a meterse en el choque de lleno. Después de dispararse en el pie, el cuadro de Montella se echó arriba con todo y lo primero que hizo fue provocar un penalti. Jaume Costa cortó con la mano claramente un remate de Nolito y el árbitro señaló la correspondiente pena máxima. Además, era la segunda amarilla para el defensor del Villarreal, con lo que las fuerzas volvían a igualarse. El lanzamiento desde los once metros, sin embargo, fue nefasto a cargo del propio Nolito. Lo ejecutó blando, abajo, y Sergio Asenjo no tuvo problemas para blocar el balón.

Cualquier equipo habría tirado ahí la toalla… menos este Sevilla que nunca se rinde. El propio Nolito, en la siguiente acción, sí acertaría a marcar al recoger en el área un buen servicio de cabeza de Lenglet. 1-2. El Sevilla creía y el Sánchez-Pizjuán estallaba. Así, sólo tres minutos después, fue un soberbio Nzonzi el que se vistió de salvador para su equipo con un tremendo zapatazo lejano con el que logró batir al portero del Villarreal poniendo en pie las gradas del coliseo nervionense. Golazo del francés en un momento crítico. 2-2… el Sevilla se mantiene vivo en su lucha por Europa gracias a un arreón de raza.

Fran Montes de Oca

Fran Montes de Oca

Redactor de Deportes en ABC de Sevilla
Fran Montes de Oca

@MontesdeOcaFran

ABC de Sevilla. 17 años informando y disfrutando en sus medios (TV, radio, papel y web). https://t.co/OKGmn3p4dA https://t.co/2J9VfuERRI
RT @SevillaFC: Muchas felicidades a nuestro excapitán y exentrenador Manolo Jiménez, que se ha proclamado campeón de la liga griega con el… - 15 horas ago