Rakitic, en los entrenamientos de su selección
Rakitic, en un entrenamiento de su selección

Sevilla FC y Barcelona, «enemigos» íntimos

Rakitic es el último traspaso al Barcelona de los once que han partido del Sevilla FC al club azulgrana

Por  10:37 h.

Las relaciones institucionales entre el Sevilla FC y el Barcelona han sido habitualmente cordiales. Salvo contados casos como el del famoso partido «del gazpacho», el trato entre ambas centenarias entidades siempre ha sido cordial. Aquel miércoles 3 de septiembre de 2003, el Barcelona tuvo una agria disputa con el Sevilla FC por el horario de su partido al querer retener a sus internacionales, por lo que el choque se jugó, para sonrojo del fútbol español, a las 0.05 horas, algo que nunca más ha vuelto a ocurrir. Sin embargo, aquello ya es un capítulo pasado y la rivalidad deportiva que siempre existe, también ha desembocado en unas buenas relaciones motivadas por los numerosos futbolistas que han cambiado un club por el otro.

En los últimos años el Barcelona ha utilizado al Sevilla FC como fuente de grandes futbolistas con los que reforzar sus plantillas y lograr los numerosos títulos que atesoran las vitrinas del club azulgrana. Mientras, el club de Nervión ha utilizado sus habilidades negociadoras y el buen criterio de Monchi a la hora de buscar nuevos talentos, para recaudar grandes cantidades de dinero por sus estrellas y, así, forjar plantillas competitivas con las que intentar plantar cara a presupuestos más grandiosos como los del propio Barcelona, el Real Madrid o el Atlético. El último ejemplo ha sido el de Ivan Rakitic. Tras varias semanas de tiras y aflojas en ambas partes, el Sevilla FC aceptó la oferta de 22 millones de euros por su futbolista referencia para que el croata defienda la camiseta azulgrana. Rakitic se convirtió en el undécimo futbolista en cambiar Sevilla por Barcelona, y en el segundo que más dinero ha ingresado en la caja sevillista desde la ciudad Condal.

Está por ver si el último capitán sevillista alcanza la gloria que ha logrado el hasta ahora mejor fichaje del Barcelona en el vivero de Nervión, y el jugador que más dinero dejó al irse a club catalán. Daniel Alves, gracias a sus actuaciones y las de aquel mítico equipo conformado por Pep Guardiola, dejó 35 millones en Sevilla. Además, el lateral brasileño ha forjado unos años de éxitos que le han llevado a ser el segundo extranjero con más partidos (297) de la historia del Barcelona. Sin embargo no fue Alves el primero en dejar una gran suma de dinero en Sevilla gracias a su traspaso. Seydou Keita hizo el viaje antes merced a los catorce millones de euros que pagaron la cláusula de rescisión del mali. Tras una temporada solamente en Nervión, el centrocampista (ahora en las filas de la Roma) se marchó al Barcelona de Guardiola, con el que completó 188 partidos oficiales en los cuatro años que estuvo.

Tras Keita y Alves, el siguiente en poner rumbo a Barcelona después de triunfar en el Sevilla fue Adriano. El polivalente lateral brasileño, goleador en la final de la UEFA en Glasgow ante el Español, dejó la concentración sevillista en Costa Ballena para recalar en el Camp Nou y formalizar un traspaso que supuso un ingreso de trece millones de euros. Adriano ha disputado hasta el momento 142 encuentros en los que ha anotado catorce goles.

Cuatro más

Por la cercanía temporal, y por las cantidades económicas que se manejan en el fútbol actual, Rakitic, Alves, Adriano y Keita son los jugadores que más han llamado la atención a la hora de cambiar el Sevilla por el Barcelona. Pero no fueron los únicos. Siete futbolistas hicieron lo mismo anteriormente con distinta suerte. El pionero fue Padrón, que jugó en el club catalán en la temporada 1933-1934. Después llegarían Szalay que jugó dos temporadas (desde 1961 a 1963), Gallego (1965 a 1976), Oliveros (1967 a 1969), Rubio (1979 a 1981), Serna (1988 a 1993 ) y Nando (1990 a 1992).

Sea como fuere, esta no es más que una muestra de dos aspectos evidentes del fútbol patrio. El primero, que los clubes grandes, con más poderío económico, se nutren de los aciertos en los fichajes de los pequeños, que subsisten gracias a su pericia al contratar a desconocidos o semidesconocidos para sus plantillas. Y segundo, que la idiosincracia de todos aquellos clubes a los que el injusto reparto televisivo actual (principal fuente de ingresos en los presupuestos de los modestos) condena a estar a expensas de los millones de euros de más que obtienen Barcelona y Real Madrid, que destinan a reforzar sus plantillas para luchar por todos los títulos y, de paso, debilitan a cualquier rival que pueda hacerles sombra. Por este motivo, gestas como la lograda por el Atlético de Madrid en la recién concluida temporada adquieren mucho más mérito. Eso sí, tampoco los colchoneros se van a librar de que le desmantelen el plantel.

Jaime Parejo

Jaime Parejo

Redactor de Deportes en Diario ABC de Sevilla
Jaime Parejo

@Jaime_Parejo

Periodista deportivo del diario ABC de Sevilla. Escribo, sobre todo, del Sevilla F.C.
Valencia-Sevilla FC: Otro ridículo que invita a tomar decisiones (4-0) https://t.co/A451MPoJJf vía @orgullo_nervion - 25 mins ago