La clave puede estar en la cuarta victoria seguida

Por  8:49 h.
Sevilla: Manu del Moral y Jesús Navas se felicitan por un gol
En Santander, con los motores ya en marcha y los viajeros lanzando el último adiós a quienes les despedían desde el andén, el Sevilla se subió in extremis al último tren que partía con destino a la Liga de Campeones, ese sueño casi inverosímil hace algo más de un mes pero realmente factible a día de hoy. Lo seguirá siendo mientras el equipo de Míchel siga ganando, ya que, tras una temporada en la que tanto tiempo desaprovechó, apenas cuenta con margen de error para recuperar la desventaja de cinco puntos que aún debe liquidar. Si esta noche regresa de Bilbao con su cuarta victoria seguida, estará más cerca de poder completar de aquí al final de la Liga una remontada que sería muy meritoria; pero si, en cambio, sucumbe ante este Athletic que tiene prendados a todos los amantes del fútbol, quizá deba asumir que ya sólo puede aspirar a la Liga Europa.
Desde que derrotara al Racing, transmite bastante confianza en sí mismo este Sevilla que ha visto cómo varios de sus futbolistas más determinantes han recuperado la alegría en el momento más oportuno. Impulsado por esa dinámica positiva que parece agrandar las porterías rivales y empequeñecer la propia, el cuadro de Nervión se presenta en el mítico San Mamés sin reparar siquiera en las sensibles bajas que tiene. A las ausencias ya sabidas de los sancionados Coke y Trochowski, y de los lesionados Spahic, Perotti y Campaña, ayer, cuando el último entrenamiento de la semana estaba a punto de expirar, Reyes, en un lance fortuito, sufría una elongación en el aductor derecho que lo descartaba para este encuentro. Éste, a buen seguro, significará el regreso al once titular de Kanouté, quien ocupará la punta del ataque junto a Negredo, mientras que el enrachado Manu del Moral volverá a caer a la izquierda. Luna, como ya hiciera ante el Barcelona, hará circunstancialmente de lateral diestro, mientras que Rakitic tiene una gran oportunidad para desdecir a quienes empiezan a dudar de él por su irregularidad.
Un Athletic muy ocupado

Al otro lado del campo, la primavera hecha equipo de fútbol. Defienden la camiseta del Athletic un grupo de chavales a los que Joaquín Caparrós, entre otras cosas, hizo competitivos y que de la mano del peculiar Marcelo Bielsa —imposible no especular con qué habría sido de este Sevilla si lo hubiera entrenado el «Loco»— interpretan el fútbol con un precioso e incansable descaro que a nadie deja indiferente y que convierte sus partidos en atractivos intercambios de golpes. Contando los días para la final de la Copa del Rey contra el Barcelona y recién clasificados para las semifinales de la Liga Europa —se medirán al Sporting de Lisboa de Diego Capel—, da la sensación de que los leones, que ya tienen asegurada su participación europea el año que viene y que están en condiciones de culminar tan memorable curso levantando un título, se han desconectado en la Liga, competición en la que sólo han sumado un empate en los últimos cuatro partidos. Javi Martínez, sancionado, será baja en la alineación de un Bielsa que, cuando se le pregunta por qué siempre juegan los mismos, responde: «El cansancio nunca es excusa».

Alineaciones probables:

Athletic: Iraizoz; Iraola, Ekiza, Amorebieta, Aurtenetxe; Iturraspe, Ibai, De Marcos; Susaeta, Muniain y Llorente.

Sevilla: Palop; Luna, Fazio, Escudé, Fernando Navarro; Jesús Navas, Medel, Rakitic, Manu del Moral; Kanouté y Negredo.

Árbitro: Álvarez Izquierdo (Colegio Catalán).

Hora: 18:00