“Juan Arza fue y será el más grande en la historia del Sevilla”

Por  12:34 h.

Este mediodía se ha celebrado en el tanatorio de la SE-30 un responso por el alma de Juan Arza, fallecido ayer a la edad de 88 años. Familiares, amigos y representantes tanto del Sevilla como del Betis han querido dar un último adiós a quien ha sido unánimemente considerado como el futbolista "más grande" que jamás haya vestido la camiseta del equipo de Nervión. El vicepresidente Pepe Castro ha encabezado la representación del Sevilla, ya que el presidente José María del Nido no ha podido acudir al acto por motivos personales. Marcelino García Toral, acompañado de Javi Navarro, ha representado a la plantilla. El alcalde de Sevilla, Juan Ignacio Zoido, también ha asistido, al igual que Miguel Guillén y Rafael Gordillo, que lo han hecho en nombre del Betis.

Pepe Castro – Es una pérdida irreparable para el sevillismo. Ha sido una persona que lo ha sido prácticamente todo en el club. Es una parte importante de la historia del Sevilla que deja un legado enorme. Fue un futbolista que perdió importantes contratos por seguir en el Sevilla, de ahí la gratitud que la entidad le debe de por vida. El sevillismo siente un profundo dolor por la pérdida de esta entrañable persona que, hasta hace bien poco, iba todos los días a correr. El estadio era parte de él, hasta el punto de que tenía las llaves del mismo. Ha sido nuestro único pichichi, aunque me quedo sobre todo con el cariño que siempre le dio al club.

Monchi – Es un día difícil para el sevilismo. Se va uno de los más grandes, si no el más grande. Un delantero como Arza, pocos ha habido y habrá. Ha sido muy grande y en nuestra memoria perdurará. Los que no tuvimos la suerte de verlo como futbolista, tuvimos al menos la suerte de conocerlo como persona. Recibió un merecido homenaje por parte del club que se le pudo hacer en vida, que es cuando los homenajes tienen más valor.

Pablo Blanco – Por sus números, por su forma de ser, por su trayectoria y por lo que representó para el club, se ha ido el más grande. Tendrá que pasar mucho tiempo para que salga otro como él. Para mí no hay dilema, para mí Arza fue, es y será el más grande de la historia del Sevilla por muchos títulos que consigan otros jugadores de esta plantilla u otras venideras. Por eso le llamaron el Niño de Oro. Es imposible ocupar todos los puestos que él ocupó, aunque lo más importante era su persona, que ocupaba una inmensidad. Su nombre era comparado con otros nombres míticos del fútbol mundial. Me ayudó mucho, primer como entrenador y luego como consejero. Fue un padre deportivo para mí. Quienes lo vieron jugar decían que era un jugador finísimo, talentoso y distinto, uno de ésos que marcan una época.

Juan Ignacio Zoido, alcalde de Sevilla – En su ADN llevaba al Sevilla y a Sevilla. Era un sevillano más y un sevillista de corazón. Es un día muy triste para la ciudad. Lo vi jugar siendo yo muy joven. Recuerdo el corazón que tenía, cómo se portaba con todo el mundo. Fue un ejemplo y nos va a seguir dando ejemplo a todos desde el tercer anfiteatro. Él fue él y después ya se rompió el molde. Tuvimos una gran suerte de que uno de los mejores futbolistas que ha dado el fútbol español vistiera la camiseta del Sevilla durante tanto tiempo y estableciera tantos récords.

Miguel Guillén, presidente del Betis – Venimos a transmitir nuestro pésame a su familia y al sevillismo. Por lo que representa para el Sevilla, entendemos que debemos estar aquí acompañándolos en el sentimiento. El fútbol es para el disfrute de todos los ciudadanos y en ocasiones tan tristes cómo ésta debemos estar todos juntos, dejando a un lado la rivalidad deportiva.

Diego Rodríguez – Es un día triste para el sevillismo por lo que fue la figura de Juan Arza como futbolista y como persona. Me unía una gran amistad con él de verlo entrenar siempre en el estadio a las ocho de la mañana. Fue una persona que vivió el fútbol de forma muy apasionada y profesional. Era una gran persona y muy querido por toda la gente.

Pintinho – Fue una persona maravillosa. Cuando llegué a Sevilla me ayudó en todo momento y tuvo unos grandes detalles conmigo. Fue él quien apostó por mí cuando entrené al Sevilla a principios de los noventa.