Luna, el jugador número 12

Por  10:20 h.
Sevilla: Luna celebra el gol que marcó en La Rosaleda

Antonio Luna tiene un sitio en el Sevilla. No es titular, en gran medida porque juega en el mismo sitio que Fernando Navarro, pero ha sabido aprovechar las oportunidades que se le han ido presentado hasta el punto de que se ha convertido no sólo en un recambio de garantías sino también en un comodín para el entrenador. En los tres últimos partidos ha jugado en tres puestos distintos (lateral zurdo contra el Mallorca, lateral derecho ante el Athletic de Bilbao y extremo zurdo frente al Zaragoza) y las numerosas bajas con las que el conjunto de Nervión se presentará el lunes en el Alfonso Pérez de Getafe invitan a pensar que el canterano saldrá desde el inicio por cuarto partido seguido.

Después de disputar el Mundial sub 20 de Colombia el pasado verano, Marcelino no contó demasiado con él. Tanto fue así que cuando el Racing de Santander vino a Nervión en la primera vuelta, el anterior técnico, ante la baja de Fernando Navarro, prefirió desplazar hacia el costado izquierdo a Martín Cáceres antes que darle a él una camiseta de titular, algo que sí hizo en los dos encuentros de la primera ronda de la Copa del Rey ante el San Roque. En una plácida eliminatoria, Luna aprovechó la oportunidad para pedir minutos, que no tardarían en llegarle. Desde que se estrenara en la Liga en la jornada 17 en Vallecas, el pedrereño, indiscutible en el Almería de la pasada campaña durante la segunda vuelta, ha participado en once encuentros, siendo titular en cinco de ellos y sumando ya 700 minutos.

Luna debutó con el primer equipo nervionense en el memorable 2-3 en Almería que, sobre la campana, dio la cuarta plaza al Sevilla de Antonio Álvarez, quien no tuvo reparos en, días más tarde, mantenerlo en el once titular que disputó la final de la Copa del Rey de 2010. Anoche, con su buena actuación, ganó adeptos. Tiene recorrido por la banda y muestra sacrificio. Además, tiene buen toque: no en vano, fue él quien botó el córner que terminó cabeceando Fazio y que supuso el 1-0.