El mediocampo, en vías de consolidación

Por  20:44 h.

Si importante es tener un buen portero que transmita seguridad y contar con delanteros con el olfato goleador afinado, no lo es menos disponer de una buena línea medular, pues es a partir de ahí desde donde mantiene el equilibrio un equipo de fútbol. Precisamente, el puesto de mediocentro ha sido en más de una ocasión, y por razones bien distintas, un verdadero quebradero de cabeza para la secretaría técnica del Sevilla en los últimos años.

No en vano, desde que el club se consolidó definitivamente en Primera división, se han realizado hasta dieciséis incorporaciones en esta demarcación, perteneciendo cinco de ellas al último año. Martí empezó su brillante andadura en el Sevilla acompañado de Casquero y la terminó junto a Renato, primero, y Maresca, después. Con ellos el Sevilla ganó su primera Copa de la UEFA en la temporada 2005-2006.

Luego llegó Poulsen, que relegó al mallorquín al banquillo. Fue en la 2006-2007, la temporada del doblete Copa de la UEFA y Copa del Rey. En la campaña siguiente, condicionada por la marcha de Juande Ramos al Tottenham, el Sevilla disfrutó del que ha sido su mejor centro del campo en mucho tiempo: Poulsen y Keita. El danés se fue a la Juventus y el malí, al Barcelona.
Ambos pusieron el listón tan alto que todo lo que vino después fue inferior. El declive de Maresca y Renato, reconvertido en mediapunta, no fue compensado por Duscher —poco más que cumplidor— y, sobre todo, por Romaric, cuya irregularidad hizo desvanecer las grandes expectativas creadas a su llegada.

Zokora tuvo un primer año muy bueno, en el que sacó buen provecho de su enorme potencial físico, aunque su falta de disciplina provocó que su venta fuera uno de los objetivos prioritarios del club. En una gran operación, se ha marchado al Trabzonspor turco, que también quiso a Romaric, que finalmente ha acabado cedido en el Español.

En el ejercicio pasado, el equipo tiró como pudo con los dos africanos hasta enero, pues los dos refuerzos realizados para la medular, los italianos Cigarini y Guarente, apenas aparecieron. El primero nunca cogió la onda, mientras que el segundo sufrió una grave lesión de rodilla que en estos días llega a su fin.

Por fortuna para el Sevilla, en el mercado invernal se produjeron las providenciales llegadas de Medel y Rakitic, quienes recondujeron la situación hasta el punto de salvar la temporada. A priori, tienen garantizada la continuidad en el equipo titular de este año, aunque Campaña viene con mucha fuerza, Trochowski es una alternativa y Fazio y Guarente —su estado es una incógnita—, opciones secundarias.