Romaric se marcha tras llegar a un acuerdo con el Bursaspor turco

Por  22:16 h.

Sevilla: Romaric, en un entrenamientoKoffi Ndri Romaric dejará de ser jugador del Sevilla en las próximas horas. Anoche, su representante, David García, estaba redactando con los emisarios del Bursaspor el contrato que vinculará al centrocampista marfileño con este club turco por las próximas tres temporadas, con opción a una cuarta más. La operación se hará oficial a lo largo del fin de semana, una vez que el acuerdo entre el Sevilla y el Bursaspor para la venta del futbolista ya se había alcanzado hace unos días en torno a unos tres millones de euros.

Tras Zokora, Sergio Sánchez y Diego Capel, el traspaso de Romaric es el cuarto que cierra este verano la dirección deportiva nervionense, que, de esta forma, se desprende de uno de los futbolistas con los que no contaba de cara al ejercicio venidero. En cambio, ya lo están esperando en el Bursaspor, que actualmente está disputando la previa de la Europa League.

Romaric, de 28 años, recaló en Nervión hace tres temporadas procedente del Le Mans francés a cambio de unos 8 millones. Llegó como fichaje estrella y con el cometido de coger la batuta en el centro del campo sevillista, que se había quedado huérfano con la marcha de los sobresalientes Keita y Poulsen. Sin embargo, y salvo en ocasiones puntuales, no terminó de ser el organizador del juego que se esperaba.

Su privilegiada pierna izquierda no fue suficiente para seguir confiando en un jugador que, por norma general, hacía circular el esférico con lentitud; que tenía claros problemas de sobrepeso —quedará para el recuerdo el desfavorable aspecto que lució cuando, el día de su presentación, se puso por primera vez la elástica del Sevilla—; y que, por si fuera poco, protagonizó algunos actos de indisciplina intolerables en un deportista profesional.

Con Medel y Rakitic, KO

Manolo Jiménez lo defendió a capa y a espada, pese a que la grada le pitó mucho más de lo que le aplaudió. Gregorio Manzano, durante la primera mitad de la pasada campaña, no tuvo más remedio que darle habitualmente una camiseta de titular, llegando, incluso, a pasar por alto una escapada nocturna horas antes del encuentro ante el Barcelona en el Camp Nou. Simplemente, no tenía mejores alternativas en la plantilla. Sin embargo, en cuanto llegaron Medel y Rakitic en el mercado invernal, Romaric fue relegado a un segundo plano, gozando de muy poco protagonismo hasta el final de temporada.