Caparrós: “El Sevilla irá a Europa, es el que ahora está mejor”

Por  20:11 h.

Sevilla: Joaquín Caparrós, entrenador del MallorcaEternamente querido en Nervión, hay quien lo ve el año que viene de vuelta en el banquillo sevillista si esta temporada no se termina de arreglar. El Lunes Santo será del rival; como siempre, un duro rival.

—¿Volver al Sánchez-Pizjuán se convierte en algo menos emotivo con el paso de los años?
—Ni mucho menos. Es y será siempre algo distinto y especial regresar a un sitio que me ha dado tanto.

—Como sevillano que es, imagino que también se llevaría las manos a la cabeza cuando se enteró de que el partido se iba a jugar el Lunes Santo.
—Es de locos. No tiene ningún sentido viendo que estaban libres otras fechas menos conflictivas, pero está claro que quien decide los horarios sólo mira por sus intereses. Recuerdo estar en la grada un Domingo de Ramos por la mañana en un Sevilla-Toledo, pero un Lunes Santo…

—En Nervión ganó la primera vez que vino como visitante y ya está.
—Es cierto, no se me ha dado especialmente bien, aunque recuerdo que sacamos un empate en otra ocasión. No se crea que es fácil puntuar en el campo del Sevilla. Es un desplazamiento complicado para cualquier equipo porque, al margen de enfrentarte a un buen rival, te espera una afición tremenda que le pone el vello de punta a cualquiera.

—Mejor ir sin rodeos: aquí muchos dan por hecho que si el Sevilla no acaba en puestos europeos, usted será su entrenador la próxima temporada.
—Lo que me comenta es pura rumorología. También me han vinculado ya con otros clubes. No es el momento de hablar de eso ahora. Los dos equipos nos estamos jugando muchísimo. Mi mente sólo está puesta en que si el Mallorca gana habrá dado un golpe fuerte en la mesa.

—¿No tiene la sensación de que antes o después vivirá una segunda etapa en el Sevilla?
—Sólo tengo la sensación de que allí la gente me quiere. Me lo ha demostrado cada vez que he vuelto. Quieras o no, fueron cinco años los que pasé en el Sevilla, pero, insisto, creo que no procede ahondar en este asunto cuando el Sevilla tiene en estos momentos un entrenador que está trabajando bien y que le está dando buenos resultados.

—¿Qué le pareció el partido del Sevilla en Granada?
—Sinceramente, no lo pude ver porque a esa hora estuve participando en una conferencia, pero tenga por seguro que lo voy a analizar durante la semana. Creo que el Sevilla atraviesa su mejor momento de la temporada y que se encuentra en una racha positiva precisamente en la fase más importante del curso, por lo que creo que los sevillistas deben ser optimistas sobre cómo pueden acabar las cosas.

—¿Le ha sorprendido que este equipo haya estado tan debajo de su nivel durante buena parte del curso, ofreciendo una irregularidad que nadie podía esperar?
—Desconozco con detalle lo que ha podido pasar en el Sevilla, pues desde fuera no se pueden tener los datos necesarios para hacer un análisis correcto, pero, en cualquier caso, diría que ésta es una liga de equipos racheros. Todos, no sólo el Sevilla, ha atravesado por momentos buenos y otros no tanto. Mire, sin ir más lejos, cómo está ahora el Valencia…

—¿Por qué? ¿Qué está fallando?
—No falla nada; simplemente, hay mucha igualdad. Salvo al Real Madrid y al Barcelona, cualquiera puede ganar a cualquiera a un solo partido.

—¿Acabará el Sevilla la temporada en puestos europeos?
—Sinceramente, creo que sí. Hay muchos equipos metidos en esa pelea, pero diría que de todos ellos el Sevilla es el que mejor está ahora. Va en línea ascendente, con una inercia muy favorable. Además, con los futbolistas que tiene, argumentos no le faltan.

—¿Lo ve, incluso, con opciones de pelear por clasificarse para la Liga de Campeones?
—Sí, ¿por qué no? La desventaja es considerable, pero aún está a tiempo de poder conseguirlo.

—Usted es de los pocos entrenadores que supo sacarle el máximo rendimiento a José Antonio Reyes, al que ya Míchel le dio un toque de atención. ¿Cómo cree que hay que llevar a este futbolista?
—Estoy convencido de que triunfará. Sabe muy bien el esfuerzo tan grande que ha hecho el Sevilla por recuperarlo y lo mucho que espera la afición de él, así que, a buen seguro, y ahora que entramos en el tramo decisivo del campeonato, va a despejar cualquier duda y se va a convertir en un futbolista clave para el equipo. Él quiere y seguro que lo conseguirá.

Su temporada empezó mal, con aquella desagradable experiencia en Suiza, pero al final tardó muy poco en colocarse en otro banquillo.
—Mi etapa en Suiza duró sólo un mes, pero fue muy intensa, estuvo muy bien aprovechada y se convirtió en una experiencia imposible de repetir. En absoluto me arrepiento de haber ido allí, porque me permitió vivir cosas muy diferentes del fútbol. Me sentí más entrenador que nunca.