El Sevilla se jugará la Champions ante el Almería… a balón parado

Por  0:42 h.
Sevilla FC: El entrenador del Almería, Unai Emery, durante un partido dirigiendo a su equipoUnai Emery dedica 45 minutos todos los días a entrenar las jugadas ensayadas, gracias a las cuales el Almería ha conseguido hasta 18 de sus 32 goles

A estas alturas de temporada señalar que el Sevilla FC tiene un problema a balón parado queda ya no sólo demasiado repetitivo, sino extremadamente tedioso debido a lo obvio de tan tajante afirmación. Pero la realidad del conjunto nervionense es ésa, al igual que lo es el que este sábado visita el Ramón Sánchez-Pizjuán el mejor conjunto en cuanto a jugadas ensayadas se refiere, el Almería de Unai Emery.

Porque el técnico almeriense sabe muy bien que todo lo que gira alrededor del mundo del fútbol no es algo que haya que tomarse a la ligera y por ello se ha aplicado, desde que comenzara la pretemporada en tierras catalanas, a aquello que dicta de manera expresiva la sabiduría popular del balompié: "Es en los pequeños detalles donde se resuelven los partidos". Y así lo ha demostrado el Almería a lo largo de la presente campaña: hasta 18 goles en jugadas ensayadas ha conseguido el cuadro rojiblanco del oriente andaluz. Algo que merece el calificativo de admirable, sobre todo si se tiene en cuenta que esa cifra representa el 56 por ciento de los goles totales del equipo. Pero hay más.

Resulta llamativo, y cuando menos sorprendente, que el equipo dirigido por Emery sea el tercer conjunto que menos tantos ha logrado —únicamente equipos ya hundidos como el Murcia y el Levante, penúltimo y último, respectivamente, han marcado menos goles— y, sin embargo, ocupa la séptima plaza con opciones más que reales de clasificarse para la Copa de la UEFA el próximo año.

Asimismo, si se observan los resultados en los que al final ha ganado el Almería, se podrá ver que las victorias casi siempre han sido por la mínima (1-0 ó 2-1), por lo que queda claro que la rentabilidad de los goles ronda el cien por cien.

Con todo ello se demuestra que Emery sabe muy bien que lo importante en el fútbol es ganar, sea de la forma que sea, siempre y cuando los tres puntos se sumen en los casilleros virtuales y por escrito en los diferentes medios. El ejemplo de ello se refleja en la insistencia del vasco durante toda la temporada sobre la estrategia a balón parado. Según quienes siguen el trabajo diario del Almería, cuando la plantilla finaliza uno de sus entrenamientos los jugadores, lejos de irse a los vestuarios y concluir la jornada de trabajo, se quedan 45 minutos más sobre el césped ensayando una serie de estrategias perfectamente dirigidas por el propio Unai Emery.

A todos estos números abrumadores sobre la importancia en el juego del Almería de las jugadas de estrategia, hay que sumar los datos de un Sevilla que no parece encontrar la forma más eficaz para evitar recibir goles en córners y faltas. Manolo Jiménez a este respecto llegó a apuntar que todo se debía a una psicosis que tenían los defensas y que contra eso "nada se podía hacer, ya que el balón parado no se entrena". Unas declaraciones que recorrieron como la pólvora por toda la masa social sevillista, sobre todo cuando se adjuntaba el dato de que el Sevilla había recibido una veintena de goles de esta forma —ahora esa cifra se ha incrementado en Liga hasta los 24 tantos—.

Unos datos que pueden alarmar ante el próximo encuentro, pero que también hay que cogerlos con cierta cautela, más cuando se sabe cuál es la filosofía del Sevilla de este año: "Qué mas da recibir goles, si luego consigo marcar más que el rival". Así que poco importarán las jugadas a balón parado, si al final Luis Fabiano y compañía marcan… aunque no sea a la salida de un córner.