Sevilla-Madrid y Barcelona-Español, intercambio de favores

Por  9:40 h.

Se acabó la Feria para los profesionales del Sevilla. Gregorio Manzano había decidido que el plantel abandonara la ciudad para huir de posibles distracciones y en el día de ayer el grupo al completo tomó el camino hacia Costa Ballena para pasar las próximas horas en una tranquila reclusión que permita trabajar solamente con una cosa en la cabeza: el partido de mañana con el Real Madrid.

La victoria del Español sobre el Athletic el pasado lunes obliga a mantener la tensión. El cuadro españolista sigue a cuatro puntos del sevillista y ésta es la referencia porque si el objetivo para el cuadro que dirige Manzano es terminar la Liga en la quinta o la sexta posición, el mal menor es la séptima y el desastre la octava, que es la que actualmente ocupa el conjunto de Pochettino. Si el Sevilla termina la Liga séptimo, los jugadores tendrán que mentalizarse para iniciar la pretemporada muy temprano para disputar una ronda más de las preliminares de la próxima Liga Europa, pero si caen un puesto más en la tabla no habrá consuelo posible ni viajes por el Viejo Continente la próxima temporada. Y la amenaza es de cuatro puntos.

La cuestión se ha convertido en un intercambio de favores con el Fútbol Club Barcelona. Do ut des. Si el Sevilla derrota al Real Madrid mañana por la noche (22 horas, La Sexta), el conjunto barcelonista estará en disposición de amarrar el título de Liga como realmente quiere, en su estadio y ante su gente. Y al mismo tiempo, si los hombres de Pep Guardiola cumplen con ese cometido de celebrar su Campeonato con una victoria en el Camp Nou, el damnificado será… el Español, rival este domingo de los blaugrana. De este modo, el Sevilla podría poner en bandeja de plata la obtención del título a los catalanes y éstos taponar al Español en beneficio de la escuadra nervionense.

El fin de semana, en fin, tiene su miga. Y como Manzano lo sabe, ha tomado todas las medidas que estaban a su alcance para procurarse el mejor ambiente de trabajo. Así que en la mañana de ayer se llevó a sus jugadores al hotel Elba de Costa Ballena, cuartel general al que los expedicionarios llegaron a eso de la una del mediodía. En el autobús fueron todos los futbolistas disponibles de la plantilla más Jesús Navas, que sigue con su proceso de recuperación, y tres incorporaciones del filial, ya que si estaba previsto que fueran Bernardo y Julián, ayer mismo decidió Manzano que también viajara Luis Alberto, la perla del segundo equipo. No pudieron ir, por supuesto, los lesionados Alexis, Rakitic y Martín Cáceres.