Manuel Vizcaíno: “Me motivan las situaciones complicadas”

Por  4:33 h.
Vizcaíno, en un momento de la entrevista
Manuel Vizcaíno, subdirector general de Organización y Gestión del Sevilla, atendió a ABC de Sevilla para hacer un repaso de su área de competencias en el club nervionense de cara al inicio de la próxima temporada, una campaña en la que los recortes anunciado por el presidente Del Nido marcarán la agenda.
—¿Qué valoración hace de los primeros días de la campaña de abonos?
—Con la cautela de dar opiniones ante los pocos días que llevamos de venta, la afición está acudiendo como en años anteriores a sacarse su abono y nos hace estar bastante satisfechos con su desarrollo hasta el momento.
—¿Cómo se afronta una campaña de abonados sin la presencia del equipo en Europa?
—En la mayoría de nuestra trayectoria hemos preparado campañas en que se han cumplido los objetivos; este año es el primero en que esto no ocurre, lo que implica dar un mensaje distinto. Esto no significa que no se le pueda ilusionar a la afición. El proyecto sigue siendo sólido y con las bases consolidadas. Este año hemos dado un cambio al no lograr el objetivo y por la propia situación económica del país.
—El presidente habló de 30.000 socios; ¿es la cifra a alcanzar?
—Nos gustaría llenar el estadio todos los domingos con abonados y entradas vendidas. El presidente siempre transmite mensajes positivos y fue bastante realista con un objetivo que hace años era impensable pero ahora se ajusta a lo que debemos aspirar.
—¿Esta cifra cubriría la partida más importante de ingresos del club?
—Tenemos un sistema presupuestario que hace que haya pocas sorpresas sobre lo que se puede prever. Hasta hoy, en los movimientos previsibles de las distintas partidas, el Sevilla se ha movido bien y estamos a la altura.
—¿El descenso del precio de los abonos responde más a la coyuntura económica del país o a la deportiva del equipo?
—Responde a todo, claro está. El abono del próximo año incluye otras cosas al no haber competición europea, algo que hace que se devalúe el precio del abono. Sólo hay que ver los telediarios para entender la situación económica que vivimos, especialmente en Sevilla, por lo que no podíamos darle la espalda a eso. Demasiado hace el abonado con sacarse el carné.
—¿Es más difícil cuadrar números o rehacer una plantilla?
—Me motiva como profesional más el trabajar en situaciones complicadas, porque es cuando uno demuestra que está preparado para esto. Obviamente, como sevillista me gustaría tenerlo todo más fácil por que mi equipo quedara el primero siempre. En lo deportivo, tendríais que preguntarle a Monchi.
—¿Por qué Umbro esta temporada?
—Porque en un año de transición necesitábamos un cambio y volver a lo de antes, a marcas conocidas. El acuerdo con Li-Ning fue plenamente satisfactorio para ambas partes, pero por razones estratégicas de los dos lados decidimos no seguir.
—¿Año de transición para firmar el año que viene con Warrior?
—Cuando tengamos un acuerdo lo anunciaremos; no hablamos de empresas con las que no tenemos nada cerrado. Una de las firmas con las que estamos negociando es Warrior, que viste al Liverpool, pero no decimos intenciones sino realidades.
—¿Se espera alguna sorpresa en el diseño o colores de las camisetas de la presente temporada o van a tener un tono más clásico?
—Para el año que viene hemos entendido una línea, que es la que vamos a seguir, pero no puedo revelar nada más de colores. Umbro es una marca exclusivamente de fútbol y seguro que son del gusto de los aficionados.
—¿No es arriesgado poner a Míchel como protagonista de la campaña de abonados? Por eso de si la pelotita no acompaña…
—Si pensáramos antes de una campaña en qué pasa si el proyecto no sale no habríamos hecho ninguna. Pensamos en la afinidad que tiene Míchel con el proyecto y en la imagen de Míchel, que la traslada al Sevilla y el Sevilla a él. Esto ha hecho que lo elijamos como protagonista. El resultado es espectacular según las opiniones de todo el mundo.
—Había que aprovechar además el tirón de Míchel en Madrid, ¿no?
—A nosotros nos importa el tirón de Míchel ante los sevillistas, lo que ellos piensen de su entrenador y de su imagen, que entendemos es inmejorable.
—¿Ir al extranjero a hacer una pretemporada tiene tanto peligro?
—Nosotros sólo hemos suspendido un viaje a Costa Rica. Estuvimos en China, Japón, Estados Unidos… y muchos países más en los que siempre cobramos lo pactado. El año pasado cobramos una parte importante del viaje a Costa Rica pero el Sevilla no se sube a un avión sin tener todas las garantías de cobro. Fuera de España hay ofertas para participar en torneos que van llegando.
—¿Participar en un torneo se consensúa con el entrenador o prima lo económico?
—Nuestra filosofía de dedicarnos al primer equipo hace imposible llegar a un acuerdo que le perjudique. El año del primer título fuimos a China, con mucho calor, y mira cómo terminamos la temporada. No prima el dinero, prima la entidad, el primer equipo.
—Hablando de lo económico, uno de los principales ingresos suele ser el del patrocinio de la camiseta. ¿Este año encontrará uno el club para toda la temporada?
—Durante mucho tiempo hemos sido de los que mejor rendimiento le hemos sacado a este aspecto. El año pasado tuvimos dificultades hasta la recta final de la temporada y en este estamos trabajando en posibilidades diferentes y en seguir explotando la mejoría en patrocinios secundarios. Queremos cumplir con el objetivo y la obligación que tenemos de buscarle patrocinio a la camiseta.
—Uno de esos secundarios fue el de los banquillos en forma de perrito caliente. Fue llamativo…
—Fue llamativo, pionero, y esperamos que la próxima temporada encontremos otro igual o parecido.
—El Sevilla se ha caracterizado en el marketing por campañas novedosas o llamativas, como el anuncio para la semifinal de la Copa del Rey ante el Real Madrid, aquello del «I love pepinos», la defensa de los deportistas españoles ante los guiñoles franceses… ¿Qué podemos esperar este año?
—No lo sabemos, esperemos que se nos pongan las circunstancias adecuadas para que podamos reivindicar algo que entendemos es bueno para el Sevilla o la sociedad. Cada momento que podamos intentaremos ayudar también a asociaciones o fundaciones que necesiten del Sevilla, de su imagen.
—¿Vender el nombre del estadio es una posibilidad?
—Se lleva tiempo hablando de los naming rights. Creo que aún debe evolucionar esto en España para que sea rentable. No es fácil poner apellido a algo que tiene tantos añadidos vinculantes con el corazón del aficionado.
—Cambiando de tercio, ¿es cierto que usted se ha postulado como sucesor de José María Cruz al frente de la dirección general del club?
—Tenemos al mejor director general de un club profesional que yo conozca, el mejor que puede tener el Sevilla y esperamos que siga estando con nosotros. De especulaciones sin rigor sólo puedo dar la callada por respuesta.

—¿Cómo ha visto la situación personal del presidente?
—El club sin José María del Nido sería otro Sevilla en el que yo, por supuesto, no estaría. Sólo deseo poder seguir discutiendo con él, y recibiendo sus llamadas a las ocho de la mañana. Espero que siga por muchísimos años.

—Por último, ¿qué opinión le merece la polémica por utilizar coches del club para ir al Rocío?
—No comento noticias que son típicas de programas del corazón.