Marcelino ya tiene el bloque y espera su “guinda”

Por  22:24 h.

Cáceres es el último jugador que se ha incorporado al grupoLa incorporación del campeón de América de la plantilla, el uruguayo Martín Cáceres, casi ha completado la plantilla. Marcelino García Toral trabaja con más jugadores de los que a él le gustaría y, sin embargo, no todos los que hacen falta están todavía a sus órdenes. Con la llegada de Cáceres aún faltan Luna, que ya se verá qué futuro tiene, y sobre todo el elemento que habrá de rematar la planificación y que, según el criterio del técnico, redondeará el plantel.

El elegido, como se sabe, es el mexicano Giovani dos Santos, cuya ficha pertenece al Tottenham, un conocido del Sevilla que nunca pone las cosas fáciles, baste recordar el episodio de la fuga de Juande Ramos o la larga negociación para el traspaso de Zokora al club nervionense. En un principio había que rebajar las pretensiones de los ingleses. Luego se informó en Barcelona que la operación se estaba retrasando porque a partir de una fecha el Tottenham quedaba exonerado de la obligación de derivar parte de lo que cobrara del traspaso a la entidad blaugrana, de donde salió Giovani rumbo a Londres. Y entre una cosa y otra, se comentaba que el Sevilla tenía que hacer hueco en la caseta y, sobre todo, hacer caja para afrontar un fichaje que en su día dijo el propio José María del Nido que no podría hacerse más que bajo la variante de la cesión, pues no había dinero para comprar. Ya había vendido en los últimos meses la entidad rojiblanca a jugadores como Luis Fabiano o Zokora, y posteriormente se le dio la bendición a la marcha de Capel y se obtuvieron réditos interesantes por Crespo o Alfaro. Pero el Sevilla sigue sin lanzarse mientras Giovani admite que quisiera que su destino fuera Nervión y al padre no se cansa de confirmarlo una y otra vez.

Quizá la piedra angular de todo esto sea Romaric, que hace diez días estaba prácticamente vendido al Bursaspor y que de pronto se quedó colgado en la carretera de Utrera por la espantada del equipo turco, que de pronto se desentendió de una operación que iba a reportar otros tres millones de euros a las arcas sevillistas. Con eso tenía que ser suficiente. ¿Qué sucederá ahora? Romaric declaró ayer al diario francés Le Parisien que está en negociaciones con varios clubes franceses, entre ellos el campeón, el Lille, dirigido por Rudi García, un viejo conocido suyo en su anterior escuadra, el Le Mans. En el Sevilla desean que todo esto sea verdad, pero pasan los días y no hay ofertas sobre la mesa. ¿Es necesario vender al marfilelño para poder atacar el fichaje de Giovani?

Cáceres, con moral

Sean como sean las cosas, Marcelino tiene que alegrarse por la fuerza que están mostrando sus jugadores, incluido el recién llegado Cáceres. «Puede que al llegar más tarde tenga algo de desventaja —dijo ayer—, pero eso también es parte del fútbol. La temporada pasada jugué de central y de lateral derecho, y con Uruguay lo he hecho en la izquierda. Eso te da más recorrido. Prefiero ser central, pero voy a responder sea cual sea mi posición, no tengo ningún problema». Mejor actitud, imposible.

Redacción

Redacción