Sin brasileños por primera vez en diez años

Por  19:44 h.

El cambio de ciclo tan proclamado por las altas esferas del Sevilla está teniendo repercusión en todos los aspectos de la configuración deportiva del primer equipo y, por qué no, de los escalafones inferiores. Atrás quedan ya los grandes nombres del equipo de los títulos, del que sólo sobreviven hombres como Kanouté, Palop, Escudé y Jesús Navas. Pero si, por encima de nombres en particular, algo destaca en este cambio de proyecto es la marcha de una estirpe de brasileños que han marcado una época, un punto y aparte en la historia del club de Nervión, según puede leerse en ABC de Sevilla.

Este verano, si el mercado veraniego no lo varía, será la primera temporada en la que ningún futbolista nacido en Brasil forme parte de la plantilla sevillista en los últimos diez años. Hay que remontarse a la primera campaña tras el último ascenso del club, la 2001-2002, para no encontrar ningún brasileño entre los dorsales del primer equipo. En aquel entonces, con Joaquín Caparrós en el banquillo, aún predominaban los uruguayos, con los Otero, Olivera o Podestá entre sus futbolistas más destacados.

Habría que esperar al año siguiente para ver al primer brasileño que cimentó un equipo para la historia. Pero no sería en el verano de 2002, sino un poco después, en el mercado invernal, ya en enero de 2003, cuando aparecía por Sevilla un jovencísimo Daniel Alves procedente de Bahía. Fue el primero que abrió la puerta de entrada de sus compatriotas en el Sevilla F. C., que por aquel entonces se había reducido a la testimonial presencia de Axel Rodrigues, que pasó desapercibido aquella temporada 1997-1998.

Dinero y títulos

Tras el aterrizaje de Daniel Alves, a la postre uno de los futbolistas más importantes de la historia del club, y pilar de los títulos logrados en poco más de dos años, desembarcarían otros no menos importantes. Julio Baptista en la campaña 2003-2004, Renato y Adriano en la 2004-2005 y Luis Fabiano en la 2005-2006, terminaron de completar un póquer de brasileños que pronto se rompería, pero en el que cada uno puso su granito de arena. Baptista hacía las maletas para marcharse al Real Madrid en 2005 tras contribuir con sus goles a que el Sevilla jugara en Europa.

Lo que viene después ya es de sobra conocido. Pase de Alves y remate de cabeza de Luis Fabiano para poner el 1-0 en Eindhoven ante el Middlesbrough en la Copa de la UEFA de 2006 que alzaría el Sevilla. Galopada de Adriano por la izquierda tras pase de Palop para convertir el 0-1 en la final de la UEFA del año siguiente ante el Español. Doblete de Renato en la goleada al Real Madrid (3-5) en la vuelta de la Supercopa de España de 2007, precedido del 1-0 en la ida logrado por Luis Fabiano.

Son sólo instantes gloriosos de los muchos momentos de fútbol aportados por unos hombres que fueron dejando el Sevilla gradualmente para destinos tan grandes como Real Madrid, en el caso de Baptista, y Barcelona, en el caso de Daniel Alves y Adriano. Renato y Luis Fabiano decidieron acabar sus carreras en su tierra natal, en Botafogo y Sao Paulo respectivamente. Atrás quedaban partidos para la historia, seis títulos y los más de 70 millones de euros ingresados por sus traspasos.

La marcha de Renato hace escasas semanas dejó desierto de miembros de la «canarinha» al Sevilla. El único que podría evitar la ausencia de los mismos es el racinguista Henrique, uno de los pocos nombres que se vinculan al club de Nervión de dicha nacionalidad. Además de ser el puesto que busca reforzar el club, al margen de la delantera, es del gusto y conocimiento de Marcelino. Si no llega, volverá a conocerse, diez años después, un Sevilla sin la samba del fútbol. Un Sevilla sin brasileños.

Jaime Parejo

Jaime Parejo

Redactor de Deportes en Diario ABC de Sevilla
Jaime Parejo

@Jaime_Parejo

Periodista deportivo del diario ABC de Sevilla. Escribo, sobre todo, del Sevilla F.C.
Papelón de Las Palmas... 0-5 y el Celta con diez - 15 horas ago