El Sevilla presenta este jueves la campaña de abonos 2012-2013

Por  4:20 h.

Aficionados sevillistas hacen cola en las taquillasEl Sevilla FC presentará el próximo jueves la nueva campaña de abonados para la temporada 2012-2013. La novedad respecto a años anteriores reside en que habrá una importante disminución en el precio de los abonos, como ya anunció el presidente José María del Nido el pasado 16 de mayo. Así, el importe de los carnés se ajustará a la realidad deportiva del club, al no disputar competición europea: «Se va a producir una reducción muy considerable que afectará a las zonas del estadio más pobladas y a las que se consideran, por su situación, menos pudientes económicamente hablando. Entendemos que la crisis, más centralizada en Andalucía, y en Sevilla si cabe, unido ello a que no presentamos un proyecto deportivo europeo por vez primera en ocho años, merecía un descenso en el precio de los abonos», declaró el presidente, el mismo día que se anunciaba la continuidad de Míchel.

 
En concreto, dichas zonas más ocupadas a las que se refirió el máximo mandatario nervionense son los Goles, Norte y Sur, y la Tribuna Alta de Fondo. Respecto a los Goles, la rebaja será del 24%, por lo que el precio pasará de 410 del año pasado a los 310 euros. Por otro lado, al pase para la grada alta de Fondo tendrá un descuento del 20%, es decir, de los 640 de la pasada campaña, pasará a tener un precio de 512 euros. Por otra parte, también habrá modificaciones en lo que respecta a los abonos bonificados. En este sentido, se ampliará la edad del carné de menor de 21 años a 22 y se mantendrá el abono de menor de 14, que hasta hace dos temporadas tenía los 12 años como edad límite para poder acogerse.
 
No es la primera vez que el club hispalense se ve obligado a acometer rebajas en sus abonos. Ya en las temporadas anteriores se produjo una reducción, aunque en menor medida,  en las zonas anteriormente citadas. De esta forma, el año pasado el carné en Banco de Pista de Fondo fue 40 euros más barato que en la 2010-2011. Y, del mismo modo, el de los aficionados de Tribuna Alta bajó 30 euros respecto a la anterior campaña, mientras que en los Goles la rebaja fue de 35. Asimismo, en la temporada 2008-2009 se decidió mantener el precio de los abonos respecto a la temporada anterior, en la que el equipo únicamente consiguió clasificarse para la, por aquel entonces, denominada Copa de la UEFA, haciendo lo propio en el curso siguiente, a pesar de conseguir la ansiada clasificación para laLiga de Campeones.
 
Sin resultados visibles
A pesar de todo, dichas medidas no han sido suficientes para evitar que, cada temporada, fueran menos los socios que decidían renovar su abono. Unos socios que, desde la fatídica noche de la eliminación ante el Braga en agosto de 2010, han venido criticado en cada traspié del equipo la política de precios de la entidad. Cánticos que se acentuaron en el último partido disputado en el Sánchez-Pizjuán, ante el Rayo Vallecano, después de que el equipo certificara su ausencia en una competición europea por primera vez en mucho tiempo. Por ello, el mandamás rojiblanco explicó que la intención del club era la de adaptarse «a los tiempos tantos económicos como deportivos que corren. Buscamos aumentar el número de abonados y recuperar los socios que hemos perdido en las últimas temporadas. Además, entendemos que el no clasificarnos para Europa nos debe hacer volver a los inicios». 
 
Y es que, desde la temporada 2006-2007, en la que el club estableció el récord de abonados con una cifra cercana a los 42.000 aficionados, espoleados en gran medida por la consecución de la UEFA en Eindhoven, el Sevilla ha visto cómo dicho número  se reducía año a año. Así, la temporada pasada fueron 34.000 los socios que decidieron renovar su carné. Una cifra que, desde el seno del club, se espera superar para, entre otras cosas, intentar paliar en la medida de lo posible el descenso que se sufrirá en los ingresos, tanto por abonos como por el hecho de no disputar competición europea, en una temporada en la que, además, el presupuesto baja de 90 a 60 millones y en la que el objetivo del equipo pasa a ser la clasificación para un puesto en Europa en lugar de la Liga de Campeones.