Nolito y Escudero saludan a los aficionados del Sevilla tras el partido contra el Bayern (Foto: AFP)
Nolito y Escudero saludan a los aficionados del Sevilla tras el partido contra el Bayern (Foto: AFP)

El Sevilla se despide de la Champions con sólo dos derrotas

De los doce enfrentamientos europeos del presente curso, los sevillistas solo cayeron ante el Spartak de Moscú y el Bayern de Múnich

Por  18:44 h.

Sabor agridulce para el Sevilla tras el fin del encuentro del pasado miércoles en el Allianz Arena. Los nervionenses viajaban a Alemania con poco que perder y muchísimo que ganar, teniendo en cuenta la enorme dificultad que suponía remontar el 1-2 de la ida al Bayern de Múnich en su estadio -justo cuando este jueves se cumple un año de su última derrota-. Con el resultado de 0-0 de la vuelta, el Sevilla se despedía de una Champions que comenzó a disputar en el mes de agosto, con la fase previa de clasificación ante el Istanbul Basaksehir. Desde aquel encuentro de ida en Turquía -el 16 de agosto del pasado 2017- hasta el del pasado miércoles en Múnich, los sevillistas han disputado un total de doce encuentros en la presente edición de la Champions, resaltando el dato de que solo han caído derrotados en dos ocasiones; en concreto: ante el Spartak de Moscú en Rusia por un escandaloso 5-1 en la primera vuelta de la fase de grupos, y en la ida de los cuartos de final ante el Bayern en el Sánchez-Pizjuán por 1-2, resultado que le ha costado la reciente eliminación al equipo.

Sobre la fase previa ante el Istanbul Basaksehir, el cuadro hispalense logró saldarla de forma sufrida con un 1-2 en la ida y un 2-2 en Nervión, quedando para el recuerdo una falta lanzada por el cuadro turco en los últimos instantes del encuentro que salió rozando el poste. Tras ello, el Sevilla se clasificaba por segundo año consecutivo para la Liga de Campeones, coincidiendo en el grupo con Liverpool, Spartak de Moscú y Maribor. En los seis encuentros disputados, destacó la estrepitosa derrota -la primera- de los andaluces en tierras rusas por 5-1 ante el Spartak. No obstante, los de Berizzo -quien fuera el entrenador por aquel entonces- obtendrían el billete a octavos gracias al empate a tres in extremis en Nervión ante el Liverpool y el paupérrimo 1-1 ante el Maribor en Eslovenia, que se hizo bueno tras la derrota del Spartak en Anfield. Una vez en octavos, uno de los gigantes del continente, el Manchester United, sería quien pondría a prueba a un Sevilla -ya con Montella como técnico- que quería sacarse la espina de años anteriores en esta ronda. Fue así como tras un empate a cero en la ida y la gesta de Ben Yedder en Old Trafford, los de Nervión se clasificaban 60 años después para unos cuartos de final de la Champions, en los que de nuevo se las verían con otro de los aspirantes al título. Fue el Bayern de Múnich quien derrotaría por segunda vez al Sevilla en la competición, tras un 1-2 en Nervión que ponía cuesta arriba el sueño de las semifinales. En el encuentro del pasado miércoles en el Allianz Arena, los sevillistas salieron airosos con un empate a cero, aunque no fue suficiente para lograr eliminar a los alemanes. Fue así como, tras cuatro victorias, seis empates y dos derrotas, el Sevilla pondría punto y final a una Champions que queda ya para la historia del club.

Álvaro Galván

Álvaro Galván