El Sevilla se impone en algo más que un amistoso

Por  20:30 h.

Victoria trabajada la del Sevilla FC esta noche en Nápoles en un partido que distó mucho de ser amistoso. El conjunto de Marcelino fue mejor en gran parte de la primera mitad, de la que se marcharía con 0-1 gracias a Coke, pero perdió el control del partido casi una hora y sólo Kanouté supo sacarse de la chistera un remate excepcional para darle tranquilidad y ventaja suficiente a los sevillistas de cara al final del encuentro. El gol en los últimos minutos de Hamsik puso el partido más duro si cabe, llegando a producirse una tangana. El Sevilla, con detalles aún por pulir, sobre todo en regularidad en el juego, sigue destacando por su enorme pegada y sigue invicto en la pretemporada.

Nápoles 1 Sevilla FC 2
1 – Nápoles
Rosati; Federico Fernandez, Paolo Cannavaro, Britos; Maggio, Donadel, Inler, Hamsik, Dosena; Santana y Mascara. También jugaron Zuñiga, Lucarelli, Dzemaili, y Aronica.
2 – Sevilla FC
Javi Varas (Palop, m. 45); Coke (Bernardo, m. 72), Alexis, Escudé, Fernando Navarro; Jesús Navas, Salva (Campaña, m. 62), Trochowski (Medel, m. 45), Armenteros (Perotti, m. 45); Manu del Moral y Kanouté (Luis Alberto, m. 64).
Goles
0-1, min. 17. Coke; 0-2, min. 62, Kanouté; 1-2, min. 78, Hamsik (p).
Árbitro
Russo di Nola (Italia) amonestó a Mascara e Inler, por el Nápoles; y a Fernando Navarro y Alexis, por el Sevilla. Expulsó con roja directa a Spahic, Maggio y Lucarelli.

El encuentro arrancó con un fuerte ritmo y gran intensidad. Impropios de un encuentro de pretemporada. Los napolitanos, en casa, salieron a por todas y no dejaban títere con cabeza. La primera ocasión fue suya gracias a un disparo de Donadel que obligó a lucirse a Javi Varas. Sería la primera y única ocasión hasta los instantes finales. El Sevilla se hizo con el control del partido y trenzaba con facilidad jugadas en ataque, si bien no encontraba la fortuna de cara al gol.

Previo aviso de Kanouté, cuyo disparo se marchó al lateral de la red, tuvo que ser un defensa el que abriera el marcador. Coke, que jugaba su segundo encuentro de pretemporada, aprovechaba un rechace de Rosati a un disparo de falta de Trochowski, para empujar el balón en la red y adelantar a a su equipo. A raíz del tanto, el conjunto de Marcelino empezó a desarrollar sus mejores minutos, y pudo aumentar distancias en un cabezazo de Kanouté que se marchó alto y en un disparo cruzado de Manu del Moral que desviaba el portero local. Los napolitanos no sabían parar el juego combinativo y la salida furgurante al contragolpe y paraban con duras entradas las mismas.

Sin embargo, los últimos diez minutos los italiano despertaron y empezaron a acechar el marco de Javi Varas. Mascara, Hamsik y Donadel lo intentaron sin suerte. El Sevilla, como en el encuentro ante el Español había oscilado en su regularidad. Restaban 45 minutos de intensidad.

Y la reanudación no varió en nada el guión. Los locales se habían crecido a por el empate y acosaban a los sevillistas con una presión asfixiante. Al Sevilla no le duraba nada el balón en los pies. Sin embargo, estando Kanouté y Navas en el campo, el equipo nunca está muerto. El palaciego cazaba un balón en banda para servirle el gol al malí en un remate de cabeza que rozó el cancerbero napolitano. Inmenso el africano, como siempre. La entrada en el campo de Campaña le dio más posesión de balón.

Sin embargo, el gol del Nápoles por un penalti claro de Spahic sobre Hamsik, que convirtió este último, volvió a elevar los ánimos locales. Tanto los elevaron que se produjo una tangana entre ambos equipos que acabó con la roja a Spahic y a Maggio. Los locales querían igualar la contienda ante los suyos, pero fue Perotti el que tuvo en sus botas el 1-3. En la recta final, un quiero y o puedo italiano que acabó con la expulsión de Lucarelli por insultar al asistente.