A expensas de la voluntad de los jugadores, ante el pasotismo de la Federación

Por  3:30 h.

Un día después de que la clasificación del Atlético de Madrid para la final de la Liga Europa, a jugar el próximo día 12 en Hamburgo, trasladase definitivamente al día 19 el partido del que saldrá el nuevo campeón de la Copa del Rey en España, siguen varias cuestiones trascendentes en el aire. La principal preocupación es que no hay nadie que pueda garantizar por el momento que, tanto el Sevilla de Álvarez como el Atlético de Quique, vayan a poder disponer de sus jugadores preconvocados para el próximo Mundial. Pese a las reiteradas manifestaciones públicas del portavoz de la Federación Española de Fútbol, Jorge Carretero, en las que insistía en que no habría problemas para que los jugadores internacionales de los equipos finalistas pudiesen estar presentes en el Camp Nou el próximo día 19, los propios clubes implicados no las tienen todas consigo.

Como se puede leer en las páginas de deportes de ABC de Sevilla, Monchi, subdirector general deportivo del Sevilla, reconocía ayer que por parte de la Federación Española no hay ninguna garantía explícita de que no se vaya a tener en cuenta finalmente la «famosa» circular 1170 de la FIFA. En la misma se explicitaba que la única excepción para que los jugadores preconvocados para el Mundial pudiesen disputar partidos con sus respectivos equipos a partir del 16 de mayo era las de los dos conjuntos finalistas de la Liga de Campeones.

Pese a que la final de Copa se jugará en la semana (del 17 al 23) fijada como «periodo de descanso para los jugadores de la lista provisional», Monchi confía en última instancia en la voluntad de los propios futbolistas y su deseo de disputar ese atractivo encuentro para que hagan presión ante su seleccionador y consigan el plácet para estar disponible el día 19, toda vez que ello no afectará a su periodo de concretación.

Las convocatorias, el día 10

El problema para mover los hilos por adelantado es que hasta el próximo día 10 no se tienen que facilitar estas listas previas. En la de Francia es muy probable que siga estando Escudé y está la duda de Squillaci, debido a sus problemas físicos de los últimos meses. Con Costa de Marfil es seguro que irá Zokora y no está descartado que se vaya a repescar a Romaric tras la llegada de Sven Goran Eriksson al puesto de seleccionador. Descartado Drago con Serbia, se ha complicado la posibilidad de que Maradona tire para Argentina de Perotti, debido al parón sufrido por su lesión muscular, aunque vuelve a estar disponible.

A todos estos nombres hay unir el de Luis Fabiano, indiscutible para Dunga y por eso mismo más problemático que lo vaya a «ceder» para la final de la Copa si la FIFA le ampara el no hacerlo. La presencia de los internacionales españoles —Jesús Navas seguro y Negredo también probable en un listado previo de cuarenta—no acarreará problemas porque es la propia Federación la organizadora de la competición.

En el Atlético de Madrid los nombres de los «premundialistas» están claros y en su caso tendrán que pelear para que Uruguay autorice a Forlán, Argentina a Agüero, y Portugal a Tiago y Simao.