«Hubo que llevarlo a la Junta porque no se pusieron de acuerdo»

Por  3:30 h.

La decisión de la Federación Española de que la final de la Copa del Rey se celebre en el Camp Nou ha sido muy criticada en todos los sectores del sevillismo, que ven con mucha dificultad el desplazamiento a Barcelona si lo comparan con el que tendrán que hacer los aficionados del Atlético desde Madrid. ABC de Sevilla se puso en contacto con el secretario general de la Federación, Jorge Pérez, para conocer el motivo del mismo. «El problema es que Sevilla y Atlético no se ponían de acuerdo. El presidente del Atlético, Enrique Cerezo, quería un estadio con mucha capacidad y el Sevilla quería Mestalla. Llevamos el asunto a la Junta directiva y se votó. Ya está. No hubo más», sentenció.

Este periódico ha podido saber que entre los que votaron por el estadio del Valencia estaban el propio Jorge Pérez; el presidente, Villar; y sus homólogos en la Liga, Astiazarán; en la Andaluza, Eduardo Herrera; y en el Betis, José León. La mayoría de los que votaron por el Camp Nou adujeron que era por tener una mayor capacidad para la venta de entradas.

Fijar el día 19 como definitivo
Por otro lado, la Federación de Peñas sevillistas solicitó a la Federación que fije como definitiva la fecha del 19 de mayo para la disputa de la final de la Copa del Rey, para así dar la posibilidad a los aficionados de organizar sus viajes a Barcelona sin ninguna incertidumbre. «La falta de concreción de una fecha fija —13 ó 19 de mayo— para la final supone una dificultad añadida a la organización del viaje, ya que las peñas y los particulares habrán de esperar al 29 de abril —vuelta de las semifinales de la Liga Europa— para poder cerrar las reservas de hoteles, autobuses o la adquisición de billetes de viaje», señala la Federación de Peñas en un comunicado.

El escrito añade que el organismo expresa su «rechazo a la indefinición de fecha para la final. Si el 19 de mayo es una de las establecidas y nada impide que la disputen los internacionales, debería fijarse esta fecha como definitiva con el objetivo de poder organizar desde hoy los desplazamientos». En este sentido, el secretario general de la Federación negó tal opción, a la espera de qué ocurre con el equipo de Quique Sánchez Flores. «¿Decidir finalmente que la final se juegue el 19? No, hay que esperar a ver qué es lo que ocurre con el Atlético en la Europa League —de caer eliminado sería el 13—»

Los peñistas añadieron también en su escrito el malestar por la decisión de que sea Barcelona la sede de la final que jugarán ante el Atlético, al considerar la decisión «injusta y discriminatoria» para los sevillistas. «Entendemos que, para esta cita histórica, la RFEF se ha plegado a los intereses del Atlético de Madrid, mientras que los aficionados sevillistas se ven agraviados y están obligados a acometer largos y costosos desplazamientos para poder arropar a su equipo», se explicó en el comunicado de la Federación de Peñas del Sevilla.