El paso atrás en Valladolid deja secuelas en la plantilla

Por  3:00 h.

Crece la preocupación en el Sevilla y entre sus aficionados por la imagen que sigue dando el equipo y la involución que supone no haber elevado su nivel futbolístico tras las dos victorias seguidas ante Tenerife y Málaga. Lo mostrado en el José Zorrilla y la propia actitud de los jugadores ante el penúltimo de la clasificación no invitan precisamente al optimismo cuando sólo resta un mes de competición liguera y se acerca en el horizonte la final de Copa. Tras el lamentable partido ante el equipo de Clemente, el capitán Andrés Palop dejó claro cuáles habían sido las claves para que un equipo que aspira a repetir en puestos de Liga de Campeones se viera claramente superado en el juego y cosechara su undécima derrota en Liga (una más ya de las que totalizó el pasado curso) ante uno que pugna por abandonar los puestos de descenso. «El Valladolid le ha puesto más garra y nos ha ganado por ese empuje… Como mínimo teníamos que haber puesto las mismas ganas o como se suele decir los mismos…», como se puede leer en las páginas de deportes de ABC de Sevilla.

También se refirió a la mala imagen del equipo el principal responsable de la composición de la plantilla, Monchi. «Hay que resarcirse. La imagen dada fue muy mala, no nos gustó a nadie. Es un error que no se puede volver a cometer. El equipo remontó el vuelo contra Tenerife y Málaga y esto fue un paso atrás, pero hay tiempo para resarcirse y hay que mirar al futuro buscando soluciones factibles como animar, apoyar, pedir más implicación y sacrificio al equipo y que sumemos entre todos. Los propios jugadores asumieron que la derrota fue, además de por cuestiones tácticas, por motivos de implicación y coraje. Yo creo que Palop es una persona con mucho peso en el vestuario y creo que quiso dar un toque de atención; fue el sentir de que faltó algo y que el equipo no salió tan enchufado como en otras ocasiones». Pero todo hace indicar que no es sólo un problema de mayor o menor «testiculina». Hay otro futbolístico que parece complicado que lo corrija Antonio Álvarez en el mes de competición que le queda por delante.

Para colmo se le siguen cayendo jugadores al equipo y, aunque los médicos del club no los descartaban ayer, parece complicado que Fernando Navarro y Cala, los dos jugadores que acabaron lesionados el martes, estén disponibles para el partido del sábado ante el Sporting. Tras las pruebas realizadas al lateral catalán, se descartó que tenga lesión ósea, pero sí hay contusión en el peroné izquierdo y una afectación leve del nervio que le imposibilita de momento entrenarse. Tampoco pudo hacerlo ayer el jugador más destacado en los dos últimos partidos, el joven Cala. Éste sufre un esguince leve del tobillo derecho y está por ver si se recupera de aquí al sábado. El defensa lebrijano habló ayer así de su buen momento: «Me están saliendo las cosas, pero llegará el día en el que no salga nada y me quieran matar los aficionados. Esto son momentos y ahora quiero disfrutar de éste y ponerlo a disposición del equipo».

En cuanto a la mala imagen dada en Zorrilla, Cala apuntó que «no creo que sea por algo físico, porque al Málaga se le remontó en el final y en Valladolid estuvimos corriendo también hasta el último minuto. No creo que sea algo físico, yo creo que son momentos».

El que sí parece que estará a punto para reaparecer es Zokora. Con él no ha podido contar Antonio Álvarez en los cuatro partidos que lleva dirigidos, ya que el marfileño se lesionó en el bíceps femoral en el encuentro ante el Xerez, último de la «era Jiménez». Al ex del Tottenham bien que se le ha echado de menos, especialmente en los tres encuentros disputados lejos de Nervión, donde más se ha puesto en evidencia la falta de dinamismo general del equipo.