El 2-0 en la vuelta es garantía de éxito para la remontada

Por  11:45 h.

Con la de ayer en Braga será la cuarta vez que en los últimos tiempos el Sevilla se trae una eliminatoria de competición continental con un 1-0 en contra, por lo que el resultado de dos a cero es necesario para remontar el pleito y así clasificarse para la fase de grupos de la Champions. Se da la circunstancia que en dos de las tres ocasiones anteriores, el conjunto de Nervión se proclamó campeón de la competición que disputaba, en aquellos casos, la extinta Copa de la UEFA.

En la temporada 2004-05, con Joaquín Caparrós en el banquillo, los sevillistas cayeron en Grecia contra el Panathinaikos en dieciseisavos de final y remontaron en el Sánchez Pizjuán con goles del actual culé Adriano y el congoleño Ariza Makukula. Un año más tarde, ya siendo Juande Ramos el técnico, el Sevilla perdió por la mínima en Lille, pero en la vuelta de esos octavos de final, los goles de Luis Fabiano y Kanouté facilitaron el pase de eliminatoria. Por último, en las semifinales de la edición 2006-07, Renato y nuevamente Luis Fabiano neutralizaron en la casa de todos los sevillistas el gol de la ida de Soldado para Osasuna.