“Veo muy difícil que el Sevilla llegue a lo que queremos; hay mucha diferencia”

Por  8:07 h.

Con mala pinta se le pone al Sevilla la posibilidad de fichar al mediocentro del West Bromwich Borja Valero si nos atenemos a las palabras del director deportivo del club inglés, Dan Ashworth, ayer a este periódico, en las que aseguraba que la diferencia entre lo que ha ofrecido el club de Nervión y lo que pretende la entidad británica es «demasiado grande». Con estas dos palabras, y sin querer entrar en muchos más detalles de forma pública, el dirigente inglés añadió que la operación no será nada sencilla, a tenor de los primeros movimientos del Sevilla, los que consideró «muy insuficientes». Fuentes del West Bromwich señalaron que su intención es cobrar el doble de lo que en su día tuvo el Mallorca como opción de compra por el madrileño (el club balear tenía hasta el 30 de abril para hacerse en propiedad con Borja Valero por cuatro millones), pues entienden que el jugador se ha posicionado al alza en el mercado. Es decir, ahora quieren ocho millones, aunque añaden que estarían dispuestos a hacer un «esfuerzo» por bajar la cifra, teniendo en cuenta que el deseo del futbolista es recalar en el equipo de Antonio Álvarez. «Borja Valero es un futbolista de considerada calidad en la Liga española. Se piden por otros futbolistas unas cantidades más elevadas y no pasa nada. Veo muy difícil que el Sevilla llegue a lo que queremos. No he hablado aún con el futbolista, pero sé que lo entenderá. Con el que sí he mantenido una conversación es con nuestro entrenador, Roberto di Matteo, y está encantado con la posibilidad de contar con él», señaló el propio Ashworth a ABC de Sevilla.

La primera y única oferta que ha hecho el Sevilla por el centrocampista fue de cuatro millones (el jueves por la noche) y, ante la negativa del club británico, el presidente, Del Nido; su director general, José María Cruz, y el director deportivo, Monchi, se han tomado unas horas para reflexionar si merece la pena subir la propuesta o, por el contrario, pasar a otras alternativas, más aún cuando la diferencia que hay entre lo que pretende el West Bromwich y lo que está dispuesto a dar el Sevilla es tan grande. El futbolista, mientras, se encuentra en Mallorca a la espera de que se puedan dar nuevos pasos para recalar en el equipo blanco, que es su único deseo. De no llegarse a un acuerdo, el madrileño tendría que incorporarse a los entrenamientos del West Bromwich el día 3 de julio, algo que para nada quiere el ex del Mallorca.

Otros de los nombres que han surgido desde que se ha conocido la dificultad para fichar al madrileño, o, incluso, que han vuelto a sonar con fuerza (porque algunos de ellos ya se sabían), son los del italiano Guarente, el brasileño Jucilei, el francés Alou Diarra o el ghanés Boateng. El primero, que juega en el Atalanta, está a la espera de que el Sevilla se decida y oferte por él (tiene una oferta del Nápoles, que anda molesto con el futbolista por no decidirse). «Estoy de vacaciones en México a la espera de que mi representante me llame», declaró el italiano; el segundo, de 22 años, es mediocentro del Corinthians y su presidente, André Sánchez, no vería con malos ojos venderlo; sobre Diarra, por su parte, y si bien es un futbolista muy del gusto de Monchi, no parece que el Girondins de Burdeos esté dispuesto a venderlo por menos de diez millones, mientras que el caso de Boateng se sitúa en una situación también complicada, pues el presidente del Getafe, Ángel Torres, no está dispuesto a malvenderlo.