El «nuevo Roma» tira del carro

Por  3:00 h.

Ha pasado en cuatro meses y medio de ser «carne de cesión» con Antonio Álvarez en el banquillo —su marcha al Real Zaragoza se truncó por la ausencia de garantías de pago del conjunto maño— a convertirse en el mediocentro más fiable y con mejores prestaciones del plantel de Gregorio Manzano. Mientras cristalizan o no las gestiones con el Rosenborg para el fichaje de Anthony Annan, lo cierto es que el papel de Koffi Ndri Romaric en el equipo sigue creciendo, y está resultando especialmente brillante y decisivo en la Copa del Rey. Si ya lo fue en la eliminatoria ante el Málaga (en la ida marcó dos goles y dio otros dos, y en la vuelta anotó el que abría la cuenta), en El Madrigal fue el que facilitó los tres tantos con sus dos pases a Negredo y que terminó con el anotado por Alexis, según se puede leer hoy en las páginas de deportes de ABC de Sevilla.

Su mejoría física salta a la vista y ha ganado confianza, tanto a la hora de poner en práctica su potente disparo como a la hora de lanzar medidos pases a extremos y delanteros. Manzano comenzó por situarlo junto a Renato y junto al brasileño ya brilló especialmente en la visita del Atlético a Nervión (en el segundo partido del técnico de Bailén al frente del Sevilla). Posteriormente ha ido coincidiendo en el once inicial con su compatriota Zokora, con el que protagonizó un acto de indisciplina durante la concentración en Barcelona previa al partido de Liga en el Camp Nou. La difusión del mismo semanas después de aquel 5-0 lo puso en el foco de las críticas, pues en la mente de los aficionados seguían estando presentes sus habituales problemas de peso y el hecho de que en su segunda temporada jugó mucho menos que en su primer curso como sevillista y lejos de evolucionar en su aclimatación al fútbol español sufrió un retroceso.

A pesar de su lentitud evidente, en determinados partidos y si se le dan metros su buena técnica y valentía a la hora de pedir el balón y ofrecerse para jugarlo lo están convirtiendo en un jugador fundamental para el Sevilla del momento, donde los dos centrocampistas que vinieron a reforzar la posición no juegan, uno por su grave lesión (Guarente) y el otro por decisión técnica ante el pobre rendimiento ofrecido cuando han tirado de él (Cigarini).

Más de cien partidos

Pese a que Romaric no ha dejado de ser un jugador discutido desde su fichaje del Le Mans en 2008 por nueve millones de euros, ya supera los cien partidos oficiales en dos temporadas y media y después de totalizar 49 (36 de ellos en Liga en su primer año). En la presente campaña además ya suma cuatro goles, uno más de los que consiguió en sus dos primeros años como sevillista.