3-4: La humildad venía de Portugal

Por  20:35 h.

De pesadilla se podría calificar lo vivido esta noche en el Sánchez Pizjuán. El Sporting Clube de Braga le ha metido cuatro goles al Sevilla en su campo, que sólo pudo meter tres, por lo que apea al conjunto de José María del Nido de la fase de grupos de la Champions. Un ‘hat-trick’ de Lima y un gol de Matheus borraron del marcador los tantos anotados por Luis Fabiano, Jesús Navas y Kanouté, que no pudieron conseguir la remontada. El proyecto ‘Del Nido’ se tambalea y hoy se ha podido comprobar cómo un modesto equipo portugués, merecedor del pase, le ha pegado un baño de humildad tremendo al equipo sevillista.

Sevilla FC 3 SC Braga 4
2 – Sevilla FC
Palop; Konko (José Carlos, min. 60), Fazio, Escudé, Dabo (Negredo, min. 77); Jesús Navas, Zokora, Cigarini (Renato, min. 60), Perotti; Kanouté y Luis Fabiano.
3 – SC Braga
Felipe; Silvio, Moisés, Alberto Rodríguez, Elderson; Leandro, Vandinho, Aguiar (Lima, min. 54); Alan, Paulo César (Paulâo, min, 67) y Matheus (Elton, min. 79).
Goles
0-1, min.31: Matheus. 0-2, min.58: Lima. 1-2, min.60: Luis Fabiano. 2-2, min. 83: Jesús Navas. 2-3, min. 85: Lima. 2-4, Min 89: Lima. 3-4, min. 90: Kanouté.
Árbitro
Nicola Rizzoli (Italia). Mostró tarjeta amarilla a los locales Zokora, Escudé, y a los visitantes Elderson, Leandro, Aguiar.
Incidencias
Unos 40.000 espectadores en el Ramón Sánchez Pizjuán, entre ellos un millar de seguidores portugueses. Noche calurosa y terreno de juego en perfectas condiciones. Partido de vuelta del ‘play-off’ de la Champions League.

El encuentro parecía que comenzaba bien, con un Sevilla dominador de la situación pero que no llegaba a concretar ocasiones claras de gol, quería irse hacia arriba e ir a por la remontada, pero claridad en los metros finales no había en ningún momento. Todo estaba a expensas a que los hombres de calidad desbordaran y se les iluminara la lucecita para hilvanar alguna jugada de ataque. Luis Fabiano comenzó muy metido, bajando a recibir y abrir hacia alguna de las bandas e incluso asociándose con Kanouté, pero con el paso de los minutos todo se fue diluyendo. Unos primeros cuarenta y cinco minutos muy pobres y sin ningún tipo de sensación de equipo de los hombres de Antonio Álvarez.

Con todo esto, el jarro de agua fría, para la grada y los jugadores que lo sufrieron demasiado, llegó pasada la primera media hora del encuentro. Aunque no se esperaba, porque el Braga no inquietaba la portería de Palop, salvo un disparo en semifallo de Matheus, que le ganó por velocidad a Escudé. En el minuto 31, Paulo César recuperó un balón sin dueño en el centro del campo sevillista y conduce un contragolpe franco por el centro. Tenía a dos compañeros abriéndose a cada lado, pero el jugador del equipo portugués prefirió pegarle muy duro a puerta, Palop, no logró atajar el esférico y le dejó el balón muerto, nuevamente a Matheus, el hombre de la eliminatoria, que batió por bajo al meta valenciano. De ahí al final de la primera mitad, el Sevilla, muy tosco de ideas, siguió con el mismo guión de dejarle la responsabilidad sobre el terreno de juego a los jugadores brillantes, pero ninguno de ellos logró enlazar con los hombres de arriba, mucha conducción individual y poca combinación en equipo y así, era imposible remontar, y menos con el tanto portugués.

El Braga ‘mató’ con su segundo gol
Los segundos cuarenta y cinco minutos comenzaron como acabó la primera mitad, aunque parecía que el Sevilla intentaba tocar más el balón, ser más equipo, y no individualizar tanto. Pero la auténtica tragedia apareció cuando no sólo el equipo de Álvarez no empataba el partido, sino que el Braga marcaba su segundo gol. En el 58, una jugada de Matheus, que en este caso hizo de asistente, valió para que en el punto de penalti Lima, que acababa de entrar al terreno llevaba el segundo tanto al casillero del conjunto portugués.

Pero el equipo de Álvarez intentó reaccionar y llegó a empatar el choque con un tanto de Luis Fabiano, en el minuto 61, y otro de Jesús Navas, a falta de 7 minutos del final, que podía hacer pensar en el sueño de la remontada. Pero nada más lejos de la realidad. La defensa sevillista volvió a hacer aguas en la jugada siguiente del empate sevillista, y un balón largo hacia la carrera de Lima, el hombre de la segunda mitad, batió a Palop en la salida del meta nervionense, que no estuvo nada acertado en todo el partido. Para concluir, Lima, marcaba el tercer gol de su cuenta particular, cuarto para los portugueses, al rematar en el primer palo un saque de esquina.

Tragedia, varapalo, fracaso…pónganle el calificativo que quieran, pero con esta eliminación el proyecto de José María del Nido y Ramón Rodríguez Verdejo, ‘Monchi’, a fecha de 24 de agosto, no existe, se ha desmoronado y el castillo de naipes tan bien construido en los años 2006 y 2007 se está cayendo muy poco a poco.