Viejos errores y poco tiempo para corregirlos

Por  19:39 h.

Sevilla: Marcelino, cabizbajo en el partido ante el HannoverEs lo bueno y lo malo de un calendario tan apretado. Tres días después de la debacle, al Sevilla le llega la oportunidad de resarcirse. Tendrá que estar ágil Marcelino para recuperar la moral de un equipo tocado por la eliminación europea y el nivel de juego que mostró el conjunto nervionense antes de que empezara lo serio. Porque no hace mucho que este Sevilla apuntaba alto. Pero los vicios del pasado aparecieron en el peor momento y el mismo equipo que se había mostrado superior a iguales como el Espanyol o el Nápoles, se vio incapaz de superar al Hannover, un equipo, todo hay que decirlo, de un gran nivel para el play off de la segunda de las competiciones europeas.
Desde que llegara a Sevilla, Marcelino ha insistido en que su prioridad era evitar la sangría goleadora que afectó al Sevilla durante toda la temporada pasada. En el transcurso de la pretemporada el equipo mostró solvencia en este aspecto pese a la ausencia de uno de los puntales en la resta, Gary Medel. Sin embargo, el Hannover supo explotar algunas inseguridades en la zaga nervionense. Para muestra, el gol de Abdellaoue en el Sánchez-Pizjuán, ganando la espalda a Escudé y la mano a Palop sin que ninguno acertara muy bien a saber por donde había aparecido el delantero noruego.
Dudas en el sistema defensivo y en la portería que se han trasladado al ataque nervionense. Es otra herencia de proyectos anteriores. Al equipo le cuesta crear en estático ante rivales que saben cerrarse atrás. Ahí se ha notado mucho la baja de Ivan Rakitic, el hombre más creativo del centro del campo nervionense. Trochowski, que había demostrado buenas maneras en los partidos de preparación se diluyó entre los centrocampistas teutones. Aunque filtró buenos pases, como el que posibilitó una ocasión de Kanouté en la primera mitad, al alemán le faltó velocidad en la circulación de balón para hacer jugar en ventaja a los extremos, Navas y Perotti. Éstos tampoco atraviesan su mejor momento. El argentino recupera poco a poco su mejor tono físico tras una pretemporada complicada, mientras que el palaciego, el hombre más regular del ataque nervionense en los últimos años no termina de alcanzar el nivel que mantenía antes de la lesión. En cualquier caso, el de las bandas sí que es el más coyuntural de los problemas en el ataque nervionense.
Más preocupante es el hecho de que en el banquillo nervionense sólo hubiera una alternativa para el ataque, Manu del Moral, y que la solución de urgencia fuera Fazio. Una preocupación, que no una excusa para Marcelino, pues parece evidente que con Coke, Spahic, Trochowski y Manu del Moral, el Sevilla tiene mejor plantel que la temporada pasada.

Consecuencias
La elimininación europea supone un palo anímico, deportivo y, como no, económico. El acceso a la fase grupos garantizaba un millón de euros sólo por disputarla. Los ingresos por partidos ganados, taquilla y patrocinio elevaban la ganancia hasta un mínimo de cuatro millones. Aunque desde la entidad nunca se ha ligado el fichaje del delantero que Marcelino lleva exigiendo desde el comienzo del verano al éxito en el play off, lo cierto es que con menos ingresos es más difícil que llegue Giovani o cualquiera de las otras opciones que maneja el Sevilla. Además, con sólo dos competiciones por delante, el número ya no es tan importante, si bien es cierto que lo que busca el técnico asturiano es una alternativa a lo que ya tiene para jugar de un modo diferente cuando los partidos lo demandan, de ahí que continúe requiriendo ese perfil.
Todas estas circunstancias no hacen sino enturbiar el nacimiento de un proyecto que ha tenido una reválida muy dura nada más comenzar que no ha pasado. Marcelino sabe que ha gastado una parte significativa del crédito que había ganado con su discurso claro y sus ganas por recuperar el estilo del Sevilla de los títulos. Es el primero que tiene que recuperar el ánimo de jugadores y afición.
El Málaga de los petrodólares será la primera piedra de toque en el campeonato liguero, un equipo también en construcción con la idea de desbancar al Sevilla como habitual en las competiciones europeas. Habrán pasado tres días desde la pesadilla de Hannover. Poco tiempo para restañar las heridas, pero una buena oportunidad para recuperar el crédito. Sin duda, peor hubiera sido que la huelga alargara la resaca de una noche para olvidar.