Escudé: “Yo también habría empezado por la defensa”

Por  3:30 h.

El zaguero más veterano y uno de los pesos pesados de la plantilla alaba la insistencia de Marcelino por fijar una sólida línea de cobertura sobre la que se estructure el resto del equipo.

> “la gente está tratando de demostrar su valía”

«Este equipo necesita seguridad y tenemos que dársela desde posiciones defensivas

«Marcelino insiste en que tenemos que hablar mucho entre nosotros dentro y fuera del campo

— ¿Cómo marchan estos primeros días de trabajo?

— De momento, bien. No hemos tenido lesionados, aparte de los que ya acabaron la temporada anterior con problemas, a los que vamos a intentar recuperar lo más rápido posible. La carga de trabajo va creciendo poco a poco y estamos bien, aunque con el cuerpo un poco cansado, pero eso es normal después de una semana de entrenamiento.

— ¿Qué se respira en el vestuario?

— Veo al grupo con mucha ilusión y con muchas ganas de escuchar al nuevo entrenador. Los fichajes y los que han vuelto tras cesiones están muy motivados, tratando de demostrar su valía.

— Nuevo cuerpo técnico, nueva metodología de trabajo.

— Me están dejando muy buenas sensaciones. Marcelino insiste en que tenemos que hablar mucho entre nosotros dentro y fuera del campo. Nosotros, por otro lado, le mostramos nuestra percepción del juego y nuestras sensaciones. Ésa es la base fundamental de la defensa.

— Marcelino le da muchísima importancia al trabajo físico.

— Estamos trabajando bien. No hay sobrecarga de trabajo y sí mucho gimnasio, algo importante para recuperar el tono muscular.

— ¿Qué le parece Marcelino?

— Es un nuevo entrenador, que viene con un nuevo discurso y con un nuevo método de trabajo. El cuerpo técnico tiene mucha ilusión por trabajar con este equipo. Los jugadores también estamos motivados con ellos; a mí me gusta aprender de todos los entrenadores que he tenido.

— Se está trabajando mucho el aspecto defensivo.

— Después de las estadísticas de la pasada temporada, en la que hubo tantos goles encajados, es muy importante trabajar el aspecto defensivo. Al final, con suerte, pudimos ser quintos, pero, realmente, para luchar por algo más hay que ser más duros defensivamente y encajar muchos menos goles. Si encajamos un gol, luego tenemos que hacer dos para ganar. Por ello, lo primero que debemos corregir es la debilidad que mostramos en la línea defensiva. Todos, los cuatro defensas, los dos mediocentros y los delanteros debemos aprender esa aptitud defensiva porque, después, seguro que tendremos oportunidades para hacer goles dada la calidad de nuestros atacantes.

— ¿Le sorprende que haya sido el primer aspecto del juego en el que se ha centrado el entrenador?

— Este trabajo había que hacerlo y si yo fuera entrenador, hubiese hecho lo mismo. Para dar confianza al equipo, es muy importante darle seguridad, y la seguridad no viene a través de las jugadas ofensivas. Debemos empezar por la base, defender bien, porque, aunque tendremos mucho el balón, también habrá momentos en los que no lo tengamos.

— Les están inculcando el repliegue defensivo y las salidas rápidas a la contra.

— No podemos presionar muy arriba porque el fútbol de ahora tiene jugadores técnicamente muy buenos que, con huecos, pueden hacerte mucho daño. Para pararlos de esa forma, necesitaríamos un esfuerzo físico muy grande. Entonces, debemos ser una piña bien por dentro y jugarle por fuera al contrario. De esta forma, la presión se nos hace mucho más fácil. Tampoco es plan de estar replegados completamente delante de nuestra área, pero sí un poquito más adelante. Una vez que el balón esté recuperado, tendremos más espacio para atacar con nuestros jugadores rápidos de banda y con nuestros delanteros altos.

— ¿Qué le puede aportar Spahic al equipo?

— De momento, lo veo algo reservado porque acaba de llegar. Va a intentar aportar toda su experiencia. Es internacional y a nivel de aptitud defensiva y agresividad, creo que es lo que buscaba el Sevilla. Habla un poco de francés, por sus años en el Montpellier, y eso contribuye a que su integración y su comunicación con algunos compañeros pueda ser más fácil. El grupo vive bastante bien, nos comunicamos entre todos y tenemos un buen rollo que, sin duda, me deja buenas sensaciones para el futuro.