Limitaciones en el gasto que no merman la ambición

Por  20:56 h.

Conseguir plaza para disputar la Liga de Campeones va a estar más caro que nunca esta temporada. Si pelear la Liga es una utopía por el poderío de Real Madrid y Barcelona, lograr la tercera o la cuarta plaza del Campeonato es un objetivo prioritario que se han marcado otros cinco equipos: Sevilla, Valencia, Atlético de Madrid, Villarreal y Málaga. Ahora bien, el camino trazado por sus respectivas direcciones deportivas es distinto y la inversión en jugadores, dispar.

Desde que la actual directiva se hiciera cargo del Sevilla, el equilibrio en las cuentas ha sido una de las premisas básicas para la sostenibilidad de la entidad. La crisis que se ha desatado en el fútbol nacional, con muchos clubes con serios problemas de solvencia, ha dado la razón a quienes se han ajustado el cinturón a sus posibilidades reales. En este sentido, la eliminación la temporada pasada en la previa de la Champions y la no clasificación para la próxima edición obligaron a la dirección deportiva a variar los planes. Primero, con un recorte salarial, liberando algunas de las fichas más altas del plantel como las de Luis Fabiano, Renato, Dragutinovic y Zokora. Después, afrontando ventas como las de Diego Capel, Sergio Sánchez o Alejandro Alfaro para ganar liquidez, además de completar cesiones como la de Lautaro Acosta.

Por último, el equipo dirigido por Monchi ha tenido que redoblar esfuerzos para realizar contrataciones como las de Coke, Trochowski, Manu del Moral, Spahic y la adquisición de Cáceres con las que maximizar el dinero disponible para fichar sin mermar en absoluto la competitividad de la plantilla, apuntalada en enero con Medel y Rakitic y en la que se mantienen las estrellas: Jesús Navas, Negredo o Kanouté. El resultado es uno de los veranos con cifras menos llamativas —11,3 millones si finalmente se confirma que Giovani llega cedido— en el mercado de fichajes para los nervionenses, pero un proyecto ambicioso para competir con otros equipos que sí han tirado de talonario.

A la espera del delantero

Este proyecto lo ha de cerrar Giovani dos Santos, cuya llegada podría retrasarse por el accidente que sufrió su representante, Jorge Mendes, la madrugada del jueves. El jugador, entre tanto espera confirmación.

A excepción del Villarreal, que lleva gastados 9,8 millones y todavía tiene que contratar al sustituto de Cazorla —el mejor situado es el jugador del Mallorca De Guzmán, por el que al menos deberán desembolsar seis millones de euros—, todos los rivales señalados como directos en la disputa por una plaza de Champions al menos duplican el gasto sevillista en contratación de futbolistas.
De hecho, uno de ellos, el Málaga, lo quintuplica. Construido a golpe de cartera y con Manuel Pellegrini al frente, los malagueños esperan rentabilizar los 58 millones de euros gastados en Cazorla —los 22 millones que ha costado son ya el doble que todo lo invertido por e Sevilla en verano—, Isco, Joaquín, Buonanotte o Toulalan con una plaza europea.

Asentado en las mismas está ya el Valencia, que aspira a repetir por tercer año consecutivo como el primer equipo de la otra liga. Para ello ha invertido 24,5 millones en Adil Rami, Diego Alves, Dani Parejo y Hugo Piatti, además de lograr la cesión de Canales.

Por su parte, el Atlético de Madrid se maneja en cifras similares a estas alturas de verano, después de pagar 12 kilos por Arda Turan —también han llegado Gabi y Silvio—, y a falta de afrontar el desembolso por el que será el sustituto del Kun Agüero.

En cifras más modestas se mueven otros equipos que optan a dar la sorpresa como el Athletic de Bilbao, limitado por sus condicionantes, pero que con el estímulo de Bielsa en el banquillo y con el fichaje de Ander Herrera (7,5 kilos) espera dar un salto de calidad. También el Español, ocho millones entre Albín, Moreno y Adrián Luna, aunque su gran fichaje sería retener a Osvaldo.

Mucha competencia para una temporada en la que se prevé una pelea apasionante… al menos en la lucha por las plazas europeas porque Real Madrid (55 millones y lo que queda) y Barcelona (26 en Alexis y Cesc está al caer) juegan otra Liga.