1-2: Sufrió, pero ganó

Por  19:10 h.

Sevilla FC: Luis Fabiano, la figura del partido, controla un balónEl Sevilla FC ha roto su maleficio a domicilio y se ha impuesto por 1-2 al Recreativo de Huelva, merced a dos goles de un jugador empeñado en demostrar por qué lo llamaban O Fabuloso en Brasil. Impresionantes los dos golazos de Luis Fabiano, el primero de excepcional vaselina tras robarle la cartera a su marcador, y el segundo de fortísimo remate de cabeza desde casi la frontal del área.

El triunfo parecía claro y fácil para los sevillistas, pero un gol a poco del final de Beto para el Recre devolvió a la realidad al conjunto sevillista, que pese a acabar en superioridad numérica –Javi Guerrero se lesionó con los tres cambios realizados y el debutante Ersen Martin era expulsado por entradón a la rodilla a Poulsen—no supo dormir el partido.

Sin embargo, el Sevilla fue el primero que se quedó en desventaja numérica, ya que Mosquera, en una demostración de torpeza, se ganaba la segunda tarjeta amarilla en la primera parte por una falta no muy necesaria a 40 metros de la portería de Palop, que recuperaba la titularidad. Hasta ese momento los hispalenses se habían mostrado superiores, llegando con facilidad arriba, pero sin capacidad para adelantarse, y la expulsión del colombiano hacía que los fantasmas de Villarreal, Almería o Valladolid volvieran a escena. No obstante Luis Fabiano, precedido de una jugada por la que la grada onubense pidió falta de Alves sobre Aitor, aprovechó un patadón de Poulsen para quitarle la pelota a un dormido Martín Cáceres y batir con extraordinaria calidad a Sorrentino.

En la reanudación, por increíble que parezca, los sevillistas hicieron su mejor juego con un jugador menos, llegando con mayor claridad y bailando a un rival que va a pasar mucha hambre esta temporada. Capel desbordaba, Alves se gustaba y Renato remataba al palo, haciendo tiempo para que Luis Fabiano anotase el segundo de su cuenta y distanciarse así en la pugna por el pichichi. Todo parecía encarrilado para ganar los tres puntos, pero una desaplicación defensiva con Poulsen andando permitía al hombre teóricamente marcado por el danés rematar solo a placer. De ahí al final a sufrir temiendo por el empate en una nueva jugada a balón parado, pero por fortuna la desgracia no llegó y los tres puntos fueron hacia Sevilla por la A-49.

Redacción

Redacción