El Villarreal quiere atar la Champions en Nervión

Por  14:50 h.

El domingo comparecerá en Nervión uno de los equipos más elogiables del fútbol español. El Villarreal de Fernando Roig, tan bien llevado desde el banquillo por un hombre de la casa, Juan Carlos Garrido, está sólo a un paso de clasificarse para la primera final europea de su historia (la semana que viene disputa ante el Oporto, verdugo del Sevilla, la ida de las semifinales de la Europa League), aunque antes, en el Ramón Sánchez-Pizjuán, tratará de asegurarse prácticamente la cuarta plaza en esta Liga. "Si ganamos al Sevilla, nuestra clasificación para la Liga de Campeones estará lograda al noventa por ciento", ha comentado este mediodía el defensa José Manuel Catalá, quien considera que este encuentro es como "una final" para el conjunto sevillista, ya que "es su última oportunidad" para seguir manteniendo alguna opción de entrar en la próxima edición de la Champions.

"Estamos en la parte más bonita de la temporada y nadie quiere descansar. Además, un Sevilla-Villarreal es uno de los partidos grandes de la Liga y no me gustaría perdérmelo", ha contestado el canterano del club castellonense cuando se le ha preguntado si preferiría descansar este fin de semana para afrontar en plenitud de condiciones el trascendental envite europeo que les aguarda a continuación.

Catalá, uno de los cinco jugadores del primer equipo del Villarreal salidos de los escalafones inferiores (esta temporada, además, Garrido ha utilizado hasta cinco futbolistas del filial, que milita en Segunda), no cree que este partido tenga mucho que ver con el de la vuelta de los cuartos de final de la Copa del Rey, cuando el Sevilla, con un 3-0, apeó al conjunto amarillo: "Tenemos que aprender la lección de aquel partido. Ellos salieron con muchas ganas, con mucha intensidad, aunque no hay que olvidar que nosotros lo afrontamos con muchas bajas".