Ben Yedder, Sergio Rico, Ganso, Kjaer y Geis, en el Otkrytie Arena
Ben Yedder, Sergio Rico, Ganso, Kjaer y Geis, en el Otkrytie Arena

Spartak-Sevilla: Europa no permite errores

El equipo nervionense, tras perder en Bilbao, espera remontar el vuelo en Moscú para seguir comandado el grupo; habrá novedades en todas las líneas

Por  3:58 h.
Spartak Moscú
0
Sevilla
0
Selijov, Yeschenko, Dzhykiya, Taksi, Bocchetti, Kombarov, Glushakov, Fernando, Samedov, Promes y Luis Adriano.
Sergio Rico, Mercado, Kjaer, Lenglet, Escudero, Pizarro, Banega, Jesús Navas, Sarabia, Nolito y Muriel.
Gianluca Rocchi (Italia).
Otkrytie Arena. Hora: 20.45 TV: BeIN Sports

El traspié en San Mamés no se debe olvidar, todavía hay mucho que analizar en el seno del equipo para no repetir los errores, pero eso debe quedar aparcado por unas horas. Lo bueno de ser un grande es que cada tres días tienes un partido, y eso es lo que le ocurre ahora al Sevilla con la Liga de Campeones. La mejor competición mundial a nivel de clubes vuelve a escena con los de Nervión líderes de su grupo y con la intención de seguir con la misma línea en su visita a Moscú. Ni el frío —ni siquiera hay temperaturas bajo cero— ni la distancia —el equipo viajó un día antes de lo habitual— deben ser excusas para un conjunto que se ha mostrado muy fiable por el Viejo Continente. Sobre el papel, mirando hombre por hombre, el Sevilla es infinitamente superior al Spartak de Moscú, pero toca demostrarlo sobre el césped y, sobre todo, espantar los fantasmas que aparecieron en Bilbao. La ambición de un club como el sevillista obliga a que cada derrota sea una minicrisis, pero los de Eduardo Berizzo deben salir de ella ganando en Rusia. Así seguirán con sus opciones intactas de ser primero de grupo y con la cita ante el Liverpool en el Ramón Sánchez-Pizjuán como clave. Aunque todavía queda para ello, de modo que el equipo de Nervión debe dejar a un lado lo ocurrido en San Mamés y saber sobreponerse a las bajas que tiene en defensa. Son muchas e importantes pero, aun así, el Sevilla está más que capacitado para seguir sonriendo por Europa.

Y para ello Berizzo parece que volverá a contar con jugadores importantes que tuvieron más o menos descanso ante el Athletic. En defensa no podrá innovar mucho, ya que Kjaer parece que llegará justo, de modo que Mercado, Lenglet y Escudero serán, junto al danés, de la partida. No tiene más, al menos, si nos referimos a jugadores específicos para esos puestos. Sí habrá más novedades en el centro del campo. La vuelta de Banega está asegurada y, ante la baja por lesión de Nzonzi, Pizarro será el que lo acompañe para realizar las tareas de destrucción. Más dudas aparecen en la línea ofensiva. Jesús Navas, Sarabia y Nolito parten con ventaja sobre el resto para jugar por delante del doble pivote y, en teoría, haciendo caso a las rotaciones que viene haciendo Berizzo, la delantera sería para Luis Muriel, pero también es cierto que cuesta creer que el técnico argentino sea capaz de quitar a Ben Yedder en la competición en la que el franco-argelino se encuentra más cómodo y goleador. Eso sí, salga el que salga, tiene la misión de llevar la voz cantante en la faceta goleadora, ésa que se vio lastrada en San Mamés y que, incluso, dio muestras de inoperancia durante la segunda parte.

Precisamente esos 45 minutos son el ejemplo de lo que no debe hacer el Sevilla hoy ante el Spartak de Moscú, un equipo que ha ido de menos a más en la competición liguera y que en casa buscará dar la sorpresa ante el que, a día de hoy, es el favorito para conseguir la primera plaza del grupo E. Por eso Berizzo deberá saber jugar con los tiempos y buscará encontrar esa verticalidad y velocidad que tanto reclama en sus ruedas de prensa. La diferencia de calidad entre las dos plantillas es evidente, pero el Liverpool también era claro favorito ante los rusos y no fue capaz de pasar del empate. De hecho, el comentario generalizado por Moscú es que el Spartak planteará un encuentro similar, mostrándose serio atrás y buscando hacer daño a la contra. Por ese tipo de juego ha recibido críticas el técnico local, pero éste está convencido de que es la única forma viable de hacerle daño a un conjunto de la talla del Sevilla. Eso sí, salga como salga el rival, el equipo de Nervión se tiene que preocupar de lo suyo, y eso pasa por mejorar en todas las líneras para seguir con paso firme por la Liga de Campeones. Ni rotaciones ni pensar en LaLiga. Ya habrá tiempo para centrarse en el Valencia. El Sevilla quiere crecer esta temporada y eso pasa por llegar a los cuartos de fina. Yserá mucho más fácil con un cruce en octavos siendo primero de grupo.