Sergio Rico no puede detener uno de los remates en el partido jugado ante el Spartak (Foto: AFP)
Sergio Rico no puede detener uno de los remates en el partido jugado ante el Spartak (Foto: AFP)

Spartak-Sevilla FC (5-1): Que salten las alarmas

Pésimo encuentro de los de Berizzo; el equipo ruso hizo tres los cuatro goles en la segunda parte

Por  22:38 h.
Spartak Moscú
5
Sevilla
1
Selikhov, Eschenko, Tasci, Dznikiya, Kombarov, Glushakov, Fernando, Samedov (Melgarejo, m. 24), Popov, Promes y Luiz Adriano
Sergio Rico, Mercado, Kjaer, Lenglet, Escudero, Pizarro, Banega, Krohn-Dehli (Mudo Vázquez, m. 68), Sarabia, Nolito (Navas, m. 75) y Ben Yedder (Muriel, m. 82).
1-0, m. 17: Promes. 1-1. m. 30: Kjaer. 2-1. m. 58: Melgarejo. 3-1. m. 66: Glushakov. 4-1. m. 74: Adriano. 5-1. m. 89: Promes.
Gianluca Rocchi (Italia). Amonestó a Dhizkia, Fernando, Escudero y Pizarro.
Otkrytie Arena

Cuidado. Mucho cuidado. Que este Sevilla, el de hoy, el que ha perdido de manera dolorosa en Moscú por 5-1, debe pensar mucho y, sobre todo, trabajar bastante, para tratar de encontrar alguna explicación a lo ocurrido en Moscú. Para no repetirlo y para dejar las constantes dudas en realidades que le lleven a practicar un fútbol acorde con su plantilla y presupuesto. Que salten las alarmas. Lo que sea para que el Sevilla cambie y trate de buscar soluciones en su estadio en la fase de grupos de la Champions tras bajar de la primera a la tercera posición. Una noche de pesadillas en Moscú que deja un daño importante y que evidencia que la situación es más que complicada.

Con el empuje de la afición del equipo moscovita y en un escenario que invitaba al espectáculo (lo que nadie esperaba es que fuera sólo local), el duelo comenzó con el Spartak mordiendo. Los rojos se multiplicaban y apenas tenían problemas para ejercer la presión marcada por su entrenador, un Massimo Carrera, que pronto mostró su pizarra: primero, máxima intensidad con las líneas muy juntas, y segundo, tratar de contragolpear con el Sevilla mal colocado. El equipo de Berizzo, soportando los embistes y, en algunos casos, los golpes fortuitos como el que recibió Nolito y que le obligó a volver al terreno de juego con un casco protector en la cabeza, bastante parecía tener con salvaguardar su área. Sin embargo, en la primera jugada clara que tuvo el Spartak, en el minuto 17, los locales ya romperían el esquema sevillista con el tanto de cabeza de Promes tras aprovechar un centro que llegó desde la banda derecha.

El Sevilla, con el gol, quedó «groggy» durante nueve minutos, el tiempo en el que Nolito sacó la chistera por la izquierda dentro del área y a punto estuvo Sarabia de meter el balón dentro de las mallas de Selikhov. Fue el aviso. Y el despertar. Porque el Sevilla, con personalidad, encontró algo más de comodidad y empezó a atacar de una manera más efectividad. Así se llegaría a un nuevo córner, otra vez sacado por Sarabia, y con… Kjaer como sorprendente goleador. El danés, el más listo, aprovechó un balón suelto dentro del área para rematar con la zurda y poner el empate en el marcador. El tanto también trajo oxígeno para los sevillistas. Y cierto pesimismo en los rusos, con más dudas y con las líneas más retrasadas, lo que influyó en un mejor juego de los de Berizzo, que a punto estuvieron de irse al descanso con ventaja si Selikhov no llega a hacer un auténtico paradón a disparo de Krohn-Dehli.

La segunda parte comenzó de la misma manera que acabó la primera. Con un actuación estelar de Selikhov, en esta ocasión tras un gran remate de Ben Yedder. El Sevilla comenzó a partir al Spartak. Con movimientos de dentro a afuera y viceversa, el conjunto de Berizzo se multiplicó en esfuerzos y la verticalidad se hizo más constante. Así, de esa manera, Ben Yedder tendría una ocasión clarísima para marcar, pero su remate, sin portero, se fue a la pierna de un defensa. Sólo unos minutos después, mucho menos necesitaría Melgarejo para celebrar con los suyos el segundo. En un balón que parecía no correr peligro para los sevillistas, el holandés golpeó duramente al cuadro nervionense. Es lo que tiene tanto fallar en una competición que no te perdona. El Sevilla, cuando mejor estaba y tras errar en el que debiera ser el 1-2, se volvía a poner por detrás. El acierto arriba estaba marcando la diferencia. El Spartak, cada vez que tiraba, era gol. El tercero llegaría apenas unos minutos después en un nuevo fallo defensivo del Sevilla que supo aprovechar Glushakov. Sólo quedaban 24 minutos y un mundo por hacer si quería sacar algo del estadio moscovita. El Spartak seguía a lo suyo. Llegar y marcar. Mientras que el Sevilla se desmoronaba, los locales festejaban. El cuarto fue de Adriano. El pescado hacía tiempo que ya estaba vendido. Pero habría un quinto ante la desesperación. Tocaba el segundo de Promes, el quinto del Spartak y el que culminaba una noche lamentable. Que salten las alarmas. Mucha reflexión y más trabajo.

Roberto Arrocha

Roberto Arrocha

Redactor de Deportes en Diario ABC de Sevilla
Roberto Arrocha

@RarrochaR

Periodismo/Journalism (ABC) Profesor/Doctor en Comunicación (Univ. Loyola Andalucía). ABP (SFC TV). Canario en Sevilla
Mañana, a las 18.00, te necesitan. Partido importantísimo del Sevilla Atlético ante el Córdoba en el Viejo Nervión… https://t.co/zDGfrbdBPi - 6 horas ago