Sufrió para ganar por demérito propio

Por  21:30 h.

El Sevilla Fc se impuso esta noche al Sporting (2-1) en un partido que tuvo que trabajarse en exceso por deméritos propios. Los de Marcelino arrancaron muy bien y se pusieron por delante rápido en el marcador por medio de Manu del Moral. Después el conjunto de Nervión entró en un bajón de juego que le duraría hasta el final y que ni siquiera el segundo tanto, obra de Cáceres, alivió. Barral llevó acortó distancias para los asturianos, que hasta última hora tuvieron opciones de empatar. Tres puntos logrados con mucho sacrificio que mantienen al Sevilla en lo más alto, situado en los puestos de Liga de Campeones.

Sevilla FC 2 Sporting 1
2 – Sevilla FC
Varas, Cáceres, Spahic, Escudé, Fernando Navarro; Jesús Navas, Medel (Fazio, m. 80), Trochowski, Perotti (Rakitic, m. 28); Manu del Moral (Armenteros, m. 73) y Kanouté.
1 – Sporting de Gijón
Juan Pablo; Lora, Botia, Iván Hernández, Canella; Rivera (Eguren, m. 83), Nacho Cases (Bilic, m. 60); Trejo (Luis Morán, m. 79), André Castro, De las Cuevas y Barral.
Goles
1-0, min. 14, Manu del Moral; 2-0, min. 56, Cáceres; 2-1, min. 63, Barral.
Árbitro
Pérez Lasa (C. Vasco) amonestó a Jesús Navas, Spahic, Rakitic y Fernando Navarro, por el Sevilla; y a Botía y Canella, por el Sporting.
Incidencias
Unos 32.000 espectadores en el Ramón Sánchez-Pizjuán. Terreno de juego en perfectas condiciones. Partido correspondiente a la 8ª Jornada de la Liga BBVA.

Desde el inicio el equipo sevillista se hizo con el control del partido merced a una intensidad, agresividad y movimiento rápido del balón que desarbolaba a un Sporting temeroso en su arranque. Tras dos avisos de Manu del Moral y Trochowski, el jiennense, reclamado esta semana para poner fin a su sequía goleadora, ponía fin a la misma de la mejor manera. Lanzamiento desde la frontal, algo escorado a una esquina, que se introduce como un obús por la escuadra izquierda de Juan Pablo. El graderío disfrutaba con lo que veía sobre el césped.

Sin embargo el gozo se difuminó rápidamente. El equipo de Marcelino, a raíz de la lesión de Perotti y su sustitución por Rakitic, entró en uno de esos bajones de rendimiento que tanto advierte el técnico que aún no han podido corregir. Barral, que no llegó al remate por un pelo, y un par de intervenciones de mérito de Javi Varas, impidieron la igualada asturiana. El Sevilla se había ido del partido y necesitaba el descanso para volver a encontrarse a sí mismo. Justo antes del pitido que señaló el descanso, Pérez Lasa anulaba justamente un gol a Fernando Navarro por fuera de juego.

En la reanudación el conjunto sevillista volvió a hacerse con el esférico y mostró un inusual peligro en las jugadas a balón parado. Escudé avisó en un remate de córner que desvió Juan Pablo, pero a los 11 minutos su cabezazo, que se estrelló en el larguero, fue empujado por Cáceres al fondo de la red en el rechace. Si no volvía a entrar en una pájara, la victoria estaba en el bolsillo.

Pero el Sporting tardó sólo seis minutos en acortar distancias merced a una triangulación asturiana que culminó a placer Barral. El partido había entrado en una histeria colectiva, donde las llegadas se sucedían en una y otra área. Trochowski andaba perdido desde la reanudación, en una posición en la que no parecía encontrarse cómodo. La entrada de Armenteros y Fazio no terminó de darle la tranquilidad y el aguante de la posesión que el equipo requería. El balón iba y venía con demasiada facilidad.

Javi Varas sacó una mano providencial en el último minuto cuando los asturianos cantaban ya el empate. La lotería en la que había entrado el Sevilla podía darle la espalda en cualquier momento. Navas también obligó a lucirse a Juan Pablo en un disparo lejano. El pitido final alivió a los locales que siguen en lo alto de la tabla clasificatoria.