Jorge Sampaoli, en el Deportivo-Sevilla (Foto: EFE)
Jorge Sampaoli, en el Deportivo-Sevilla (Foto: EFE)

Tranquilidad respecto al futuro de Sampaoli como sevillista

En el Sevilla confían en que cumpla los dos años que tiene firmados; tiene una cláusula que baja en junio, y sube en julio y, más aún, en agosto

Por  4:12 h.

Está de moda. Jorge Sampaoli está en boca de todos. Es lo que tiene estar en segunda posición de LaLiga Santander, a un solo punto de un Real Madrid al que ha derrotado en la última jornada con una remontada en los últimos cinco minutos del encuentro. El gran desempeño de este Sevilla ha llamado la atención, una vez más, del panorama futbolístico nacional e internacional. Muchos son los focos que apuntan a Nervión para ver cómo juega este Sevilla y quién es el que lo dirige. Casi como es ley de vida en el fútbol patrio, en el momento en el que un equipo que no sea alguno de los grandes del campeonato planta cara al duopolio ibérico, los futbolistas y entrenadores del mismo empiezan a ser vinculados con Real Madrid y Barcelona.

Ya han salido algunas informaciones sobre el posible interés del Barcelona de, en el caso de que Luis Enrique no quiera continuar, contratar los servicios de Jorge Sampaoli y reunirlo con uno de sus futbolistas fetiche, Messi, que no ha ocultado nunca su buen concepto del preparador argentino del Sevilla. Lo cierto es que solo son conjeturas y en el Sevilla, donde están encantados con Sampaoli, confían en que cumpla, al menos, los dos años de contrato que tiene firmados con la entidad de Nervión. El propio protagonista afirmaba ayer al ser cuestionado por este asunto que «sería una falta de respeto hablar de otros equipos. Estoy feliz acá y quiero disfrutar del momento que estoy viviendo con los jugadores y la gente de esta ciudad. No me ilusiono con nada que no tenga que ver con el Sevilla».

El preparador sevillista tiene contrato con el Sevilla hasta junio de 2018 y, como todos los empleados del club, tiene una cláusula de rescisión unilateral de su contrato. Esta varía en función de cuando se llevase a cabo la intención de ejercerla. Cuando es «más barato» ficharle es en el mes de junio, recién terminada la temporada, en el que la cláusula rondaría los dos millones de euros, el mismo montante que utilizó Unai Emery para marcharse al París Saint Germain el pasado verano. Después crece un poco más en julio, y más aun en agosto. Todo esto está pensando y equilibrado según el perjuicio deportivo que se le hace a la entidad según la fecha que se escoja para una hipotética marcha. No es lo mismo el margen de maniobra para el club en junio que en agosto, evidentemente.

Sea como fuere, en la entidad ni siquiera piensan en eso y se centran en la ilusionante temporada que están conformando Sampaoli y su cuerpo técnico, al que le han dado todas las herramientas a las que puede aspirar la entidad para luchar por un objetivo que, de cara al público no se reconoce, o se hace con la boca pequeña, pero que está en mente de todos: pelear por el título de LaLiga. La puntuación y las sensaciones invitan al optimismo y a creer en que, al menos, va a estar en la pelea. El propio Sampaoli no rehuye de la pregunta y asegura que mientras el equipo mantenga la convicción y las ganas que está mostrando, hay opciones. El preparador argentino sabe que el Sevilla le ha abierto las puertas al fútbol europeo y que, una campaña para el recuerdo en Nervión le puede abrir más puertas de equipos de un nivel aún mayor. Es la ley del fútbol, tal y como salen jugadores, salen entrenadores, pero eso sólo el fútbol lo dictaminará.

Uno de los aspectos que más gustan de Sampaoli es lo claro que se muestra en sus declaraciones. Sin ir más lejos, ayer era cuestionado sobre si se sentía el técnico de moda, a lo que el argentino respondió que «la moda se acaba rápido y mañana será otro el que esté de moda… Siempre valoro estar en un sitio donde podamos implementar una idea que nos permita ser creíbles. Lo que dure en el tiempo, no lo sé. Ojalá seamos felices mucho tiempo acá y la gente esté también con alto grado de felicidad». Declaración de principios.

Argentina y el Barcelona

A día de hoy, quizás los destinos más peligrosos para los intereses del Sevilla respecto a su entrenador sean dos: la selección argentina y el Barcelona. El combinado albiceleste ya lo intentó el pasado verano, cuando apenas llevaba unos días entrenando con el Sevilla. El técnico tuvo que rechazar uno de los trabajos de su vida por respeto a lo firmado con la entidad de Nervión. Si la cosa se complica en el futuro para Argentina, o corre peligro la clasificación para el Mundial de Rusia, no es descartable que lo vuelvan a intentar el próximo verano. Sus éxitos en el Sevilla pueden prender de nuevo la mecha.

La otra ‘novia’ al acecho puede ser la de un F. C. Barcelona que tiene en alta estima al argentino si Luis Enrique no renueva y deja el cargo. El estilo de fútbol de Sampaoli y la presencia de Messi en la plantilla pueden propiciar el encuentro. Pero todo esto, a día de hoy, son conjeturas, y el Sevilla y Sampaoli están centrados en el duelo de mañana ante Osasuna.

Jaime Parejo

Jaime Parejo

Redactor de Deportes en Diario ABC de Sevilla
Jaime Parejo

@Jaime_Parejo

Periodista deportivo del diario ABC de Sevilla. Escribo, sobre todo, del Sevilla F.C.
Mu contento no se le ve... https://t.co/lLHkHfR21Q - 7 horas ago