Mbia, en un partido con Camerún en el Mundial de Brasil
Mbia, en un partido con Camerún en el Mundial de Brasil

Un nuevo verano para centrarse en reforzar la sala de máquinas

Todo apunta a que el centro del campo sufrirá considerable reforma

Por  2:14 h.

Pocos días después de que finalizara la exitosa campaña 2013-14 para el Sevilla, el subdirector general deportivo, Ramón Rodríguez Verdejo, Monchi, desvelaba algunos detalles de lo que se pretendía para la pretemporada venidera, en materia de fichajes. El de San Fernando admitía que la idea era la de reforzar todas las líneas del equipo, aunque matizando que no sería un verano tan movido como el que precedió a la temporada que recientemente ha concluido. En este sentido, Monchi advertía que si en ese momento se tuviera que hacer la alineación de la Supercopa de Europa del próximo 12 de agosto, se podría, algo que el año pasado no habría sido posible.
Sin embargo, el curso de los acontecimientos hace pensar que, con casi total probabilidad, el Sevilla tendrá que volver a renovar su centro del campo de cara a la próxima temporada, como ya ocurrió hace un año. En este sentido, cabe recordar que en el pasado mercado estival el club blanquirrojo vio cómo dos de sus centrocampistas llamados a ser primeros espadas en el sistema de Unai Emery se marchaban casi a última hora. Así, Gary Medel puso rumbo a Cardiff a mediados de agosto, mientras que Kondogbia se fue al Mónaco, dejando ambos una suma importante de dinero en las arcas de la entidad nervionense. Tras la marcha de ambos, el Sevilla incorporó a Vicente Iborra y Stephane Mbia, que se sumaban a Cristóforo para, junto a Carriço, darle un significativo cambio a la imagen del centro del campo sevillista.
Un año después, Monchi tiene ante sí una situación similar. Y es que son varios los factores que invitan a pensar que el isleño, una vez más, tendrá que centrar sus esfuerzos en confeccionar un nuevo centro del campo. A la ya confirmada marcha de Ivan Rakitic, habría que sumarle la enorme dificultad para que el camerunés Mbia vuelva a vestir de blanquirrojo. Y es que el Sevilla no tiene intención de hacer un esfuerzo considerable para que el centrocampista africano continúe, debido a su problemática rodilla y a la vista de la mala experiencia que se tuvo con Tiberio Guarente. El futbolista, además, siempre fue bastante claro en cuanto a su continuidad.Sin ir más lejos, en declaraciones a Sky Sport Italia, el jugador ha declarado: «Me gustaría jugar en la Liga de Campeones en el futuro a pesar de que me gustaría seguir en Sevilla, ya que han hecho mucho por mí. El próximo año, sin embargo, me quiero tratar de ganar algo, tal vez la Liga de Campeones, pero no sé dónde. Mi sueño es ser entrenado por Mourinho y espero que será una realidad pronto». Asimismo, están los interrogantes de Cristóforo y Trochowski. Salvo milagro, lo normal es que el uruguayo no esté disponible para el inicio liguero. La continuidad del alemán, por otro lado, no está nada clara, debido a su ficha y a los pocos minutos de los que ha disfrutado tras su feliz recuperación. Por último, está el hecho de que Carriço, a pesar de haber rendido de forma notable en el doble pivote, se siente más cómodo jugando como central.

Con todo, se da la circunstancia de que la relación de jugadores que suenan para arribar este verano al Ramón Sánchez-Pizjuán, en su amplia mayoría, son centrocampistas. El último de ellos, el francés Benjamin Stambouli, del Montpellier, por quien el propio presidente del club galo reconoció negociaciones hace poco con «un equipo del sur que acababa de vender a un jugador al Barcelona». Blanco y en botella.

Redacción

Redacción