Sarabia y Banega, durante el entrenamiento de este martes en el Allianz
Sarabia y Banega, durante el entrenamiento de este martes en el Allianz

Un «plus» para la remontada llamado Éver Banega

El cuadro de Nervión se encomienda a la vuelta del «diez»; Heynckes lo ve clave

Por  3:00 h.

La cita es de las grandes, de las que se deciden por las estrellas. La noche en el Allianz Arena puede encumbrar a cualquier sevillista, como ocurrió con Ben Yedder en Old Trafford. Y, como es lógico, las miradas se centran en Éver Banega. El argentino no pudo disputar el partido de ida en el Ramón Sánchez-Pizjuán debido a la acumulación de tarjetas pero, una vez que ya está limpio, será de la partida en el once de Vincenzo Montella. Y lo que es más importante, será la referencia de un Sevilla que se encomienda a la magia del centrocampista. De puertas para fuera, el discurso es de no dependencia de Banega. De que lo importante es el grupo, el todo. Pero la realidad es que, off the record, todos hablan del argentino, de la importancia que puede tener. Todos lo señalan como la pieza que puede desequilibrar la balanza en favor del Sevilla. Incluso el propio Jupp Heynckes.

Y es que el técnico del campeón alemán no tuvo problemas ayer en poner el foco en Banega. En la rueda de prensa previa, aparte de hablar del encuentro en general, se refirió al centrocampista como el centro neurálgico sevillista: «Banega sí estará mañana -por hoy-. Es un gran futbolista y el corazón del Sevilla. Espero un Sevilla atacante, pueden presionar muy bien, pero también sabemos cómo afrontar el partido». Precisamente por eso se le preguntó tanto a Franco Vázquez como a Montella, los encargados de hablar por parte del equipo de Nervión, y ambos quisieron restarle importancia. «Ya jugamos bien en la primera parte de la ida y él no estaba. Es un grandísimo jugador, pero la clave será el grupo». Se entiende el discurso, pero no es el que se encuentra uno cuando no hay cámaras por delante. Y no es malo. Muchos miembros de la expedición, cuando se les pregunta por dónde puede estar la clave para darle la vuelta a la eliminatoria, contestan sin problemas: «En Banega». Y es que el Sevilla echó mucho de menos al argentino en el Ramón Sánchez-Pizjuán. Primero, porque su ausencia siempre se nota. Y segundo, porque los de Montella perdieron la pelota en la segunda mitad y tuvieron que correr detrás de ella al tenerla el Bayern, algo que, a buen seguro, no hubiera sido tan contundente de estar Banega sobre el césped.

«Mejora» al equipo

No sólo es que el argentino vaya a volver al once, sino que lo hará en su sitio, de enganche. Nada de ser mediapunta como ocurrió en Vitoria o, sin ir más lejos, el sábado en Vigo. La calidad de Banega es indudable, pero también lo es que rinde mucho mejor cuando juega un poco más retrasado y es Franco Vázquez el que está por delante. Ante el Celta el «Mudo» no estuvo y Montella apostó por el «diez» como mediapunta, algo que no funcionó porque ahí no es el sitio en el que hace daño Banega. Lógicamente, él solo no podrá ganar el partido ni la eliminatoria, pero tenerlo como «plus» aumenta la opciones de un Sevilla que quiere soñar esta noche en un gran escenario como el Allianz Arena ante el Bayern de Heynckes.