Un superclásico a corto plazo

Por  21:44 h.

Image

La situación deportiva actual que vive el Sevilla -con posibilidades reales de ganar los tres títulos que aún disputa en la mejor temporada de su historia- ha venido a coincidir con una de las mejores plantillas del FC Barcelona de los últimos tiempos, lo que sin duda está ofreciendo unos choques realmente espectaculares entre ambos conjuntos, y que, vistas las actuales circunstancias, podrían dar lugar a uno de los partidos más esperados por los aficionados de todo el mundo.

Si bien el elenco de jugadores de la plantilla azulgrana es una sucesión constante -salvo contadas excepciones- de grandes estrellas, el grupo de futbolistas del Sevilla parece haberle tomado la medida como ha quedado demostrado esta temporada. Ya se vio en agosto de 2006, cuando un Sevilla disfrazado de supuesto novato dio todo un repaso a los barcelonistas en Mónaco, o cómo los de Nervión remontaron con un jugador menos en el último partido disputado por ambos en el Ramón Sánchez-Pizjuán, y todo ello sin contar el pulso que estos dos equipos mantienen por el liderato desde el mismo comienzo de Liga.

Después de los resultados que ha arrojado la ida de las semifinales de la Copa del Rey, con Barcelona y Sevilla como virtuales finalistas, estos dos conjuntos disputarán un nuevo encuentro en lo que empieza a ser un superclásico, ya que entre los dos equipos reúnen los tres entorchados europeos.

Esta rivalidad de nuevo cuño, además, tendrá su réplica a corto plazo -si bien indirectamente-, ya que ambas escuadras pelean ahora mismo por la primera plaza de la competición, donde los barcelonistas tienen una considerable ventaja. No obstante, si finalmente se proclaman por tercer año consecutivo campeones de Liga, y en la final de la Copa del Rey consuman el ‘doblete’, en agosto -otra vez agosto- de 2007 se reeditaría la final de la Supercopa de Europa, pero en esta ocasión ‘sólo’ a nivel nacional.

De esta forma, en los próximos cuatro meses, Sevilla y Barcelona van a pelear codo con codo por tres títulos, dos de ellos frente a frente, lo que sumado a la Supercopa de Europa de 2006 elevaría a cuatro los torneos protagonizados por estos dos equipos. Datos que sin duda no significan nada, pero que sin embargo hablan bien a las claras del nivel de dos conjuntos que pueden marcar una época.

{moscomment}

Redacción

Redacción