Una cara y varias cruces en los cedidos

Por  0:30 h.

Hasta nueve futbolistas cedió el Sevilla durante el pasado verano. Algunos buscaban la consolidación en Primera. Otros, los minutos que Jiménez les negaba. Incluso dos huían al extranjero tras no tener ni opciones en los entrenamientos. Ahora, con las notas sobre la mesa, sólo uno cuenta con posibilidades de permanecer en el Sevilla 2010-11. La buena temporada, a pesar del descenso, de Alejandro Alfaro en el Tenerife puede abrirle de nuevo las puertas del Sánchez-Pizjuán. A favor, además de sus guarismos (36 partidos, todos excepto los dos que por contrato no podía jugar contra el Sevilla, y siete goles), también tiene que Antonio Álvarez, uno de sus grandes defensores, se mantenga como técnico. En su contra, el desembolso que se hizo por los Acosta, Koné o Chevantón. De todos modos, ya cuenta con algunas propuestas en caso de no poder cumplir su sueño de triunfar en casa.
Su agente, Emilio de la Riva, tiene previsto reunirse en breve con Monchi para saber cuáles son las intenciones del club, ya que el mediapunta no quiere otro verano como el anterior, en el que tuvo que esperar hasta el final para conocer su destino. Novias no le faltarán, aunque su deseo es tener dorsal en el Sevilla, como se puede leer en ABC de Sevilla.

De todos modos, el caso del palmerino es el único «salvable». Ni Koné ni Chevantón han respondido a lo invertido en ellos. Flagrante es el caso del costamarfileño, que volvió a lesionarse de gravedad en el Hannover 96, mientras que el uruguayo jugó poco en el Atalanta. Los dos regresan sin hueco, con contrato y sin ofertas sobre la mesa.

En el mismo caso está José Ángel Crespo. Tras su cesión al Racing, donde fue una de las peticiones de Mandiá, no ha contado demasiado para Portugal, que incluso quiso «devolverlo» en el mercado invernal. La llegada de Dabo le cierra la puerta, aunque la posible marcha de Konko (en Francia aseguran que el Olympique de Marsella anda tras sus pasos) puede darle opciones. De todos modos, el Hércules lo tiene anotado y subrayado en rojo en su agenda regrese o no a Primera. De todos modos, su cesión ha sido una buena operación, ya que el Sevilla firmó que por cada partido no jugado recibiría 8.750 euros. El loreño se ha perdido 23 (sólo jugó trece, sin ganar ninguno), por lo que las arcas nervionenses han recibido 201.250 euros a añadir al medio millón que le costó su préstamo al Racing.

Tres llegan desde el Xerez

Desde Jerez regresarán David Prieto y Casado, con un año más de contrato en cada caso. El primero fue una apuesta de Jiménez, pero se quedó sin hueco y buscó minutos. Ahora tendrá mucho más difícil el dorsal que antes. Además, tras el descenso del Xerez, seguramente no quiera volver a jugar en Chapín. En el mismo caso está Casado, que espera encontrar destino antes de que comience la pretemporada y no eternizar su marcha como sucedió la pasada campaña.

Por su parte, Emiliano Armenteros se marchó traspasado con una opción por parte del Sevilla para que regresara. Sus datos no han sido buenos, a pesar de marcar varios tantos, y que la dirección deportiva nervionense la ejerciera sería una verdadera sorpresa. La misma que provocaría que el Real Madrid ejerciera la suya sobre Cordero, que sólo ha jugado once partidos en el Castilla. También regresa de la Ponferradina Trecarichi, igualmente sin hueco.