Emery, en un encuentro de Liga ante el Celta
Emery, en un encuentro de Liga ante el Celta

Unai Emery gana adeptos a su causa a ritmo de Liga de Campeones

Su continuidad en el Sevilla está cada vez más cercana

Por  3:30 h.

Emery gana adeptos a ritmo de «Champions». Conforme su equipo se acerca a la cuarta plaza, los que creen en la, siempre discutida, figura del entrenador vasco van en aumento. Ha logrado, a seis jornadas del final de la temporada, que el club deje prácticamente cerrado el objetivo primordial para el que fue renovado el verano pasado: jugar competición europea en la 2014-2015. Actualmente tiene al Valencia, octavo clasificado y primera posición sin derecho a jugar la Liga Europa, a doce puntos, cuando restan 18 por jugarse. Es decir, el billete está comprado y sólo falta ponerle el sello de las matemáticas. Con estos datos en la mano, la renovación de Emery debería ser un hecho. La ecuación sería, objetivo cumplido, continuidad asegurada. Sin embargo, esta ecuación no siempre se ha llevado a cabo en el fútbol, ni en el propio Sevilla.

Cabe recordar que Emery tiene una cláusula en su contrato que, en caso de clasificar al equipo para la Liga de Campeones, se prolonga su vinculación con la entidad de Nervión un año más. Este requisito no es necesario que se cumpla a tenor de lo que pública y privadamente reconocen los responsables de tomar las decisiones en el Sevilla. El preparador de Fuenterrabía ha convencido a los rectores del club con la marcha del equipo, con la preparación y dedicación que destina a su plantilla, y con la gestión de grupo que lleva en el vestuario. En lo deportivo su único lunar fue la eliminación en la Copa del Rey ante el Racing de Santander a las primeras de cambio. El exceso de relajación en el partido de vuelta consumó el fracaso en una competición en la que había muchas esperanzas puestas. Ha sido el único gran lunar negro de la temporada hasta el momento. En la Liga, el renovado proyecto confeccionado con una plantilla con la mitad de sus componentes nuevos arrancó de la peor manera, llegando a ser colista de la Liga, y pendiendo la cabeza de Emery de un hilo por los malos resultados. Sin embargo, Monchi siempre confió en las prestaciones de un técnico al que llevaba tiempo queriendo incorporar al Sevilla y el conjunto sevillista empezó a remontar el vuelo hasta consolidarse en quinta posición, y con miras a la cuarta plaza que ocupa el Athletic, con el que aún debe cruzarse en San Mamés.

En el club van sin prisas, en gran parte porque el propio Emery no quiere distracciones en su trabajo, más si cabe con la vuelta de los cuartos de final de la Liga Europa el próximo jueves y el derbi liguero del Domingo de Ramos en el Benito Villamarín. Restan seis finales (al margen de las europeas) para alcanzar la cuarta plaza y las prisas no son buenas consejeras en estos casos.

Gran segunda vuelta

Emery está cosechando una segunda vuelta muy buena que, ayudada por el bajón que han vivido rivales directos como el Villarreal, la Real Sociedad, o el propio Athletic, han situado a los sevillistas con opciones de alcanzar la cuarta plaza. Sin ir más lejos, el Sevilla es el cuarto mejor equipo de la segunda vuelta del campeonato. Sólo los tres titanes que luchan por el campeonato de liga han sacado más puntos a estas alturas de la segunda vuelta que el club de Nervión. Real Madrid (29), Atlético (29) y Barcelona (28), siguen mostrando que son mejores que el resto de integrantes de Primera desde la jornada 20, pero inmediatamente después se ha colado el Sevilla con 23 puntos en trece partidos. Le siguen el Athletic y el sorprendente Rayo de Paco Jémez, que en las últimas semanas se ha acercado a la permanencia gracias a los 20 puntos que ha sumado en esta segunda vuelta. También es el equipo que más victorias ha sumado en las trece jornadas disputadas de la segunda vuelta, con un total de siete, exceptuando nuevamente a los tres aspirantes al título.

Entre sus buenas maneras destaca su exhaustivo conocimiento táctico, su minuciosidad a la hora de analizar las virtudes y defectos del rival y su gestión de miembros del plantel. Sus propios jugadores destacan, y se sorprenden, de su dedicación casi exclusiva al fútbol, al análisis de los partidos. El propio Gameiro llegó a asegurar que Emery «es un poco loco, pero me hace gracia». Es raro ver al técnico de Fuenterrabía lejos de la ciudad deportiva o de su hogar. Entre sus futbolistas también hay una idea común: la gestión de grupo es muy buena. Emery tiene a todos metidos en la dinámica del equipo, todos saben que tarde o temprano saltarán al césped, con más o menos asiduidad, pero juegan. Sin ir más lejos, en el partido ante el Español reservó a tres hombres importantes como Rakitic, Reyes o Marin, y el equipo venció casi por inercia con autoridad a su rival. Eso sí, ahora afronta una de las pruebas más duras, intentar darle la vuelta a la eliminatoria ante el Oporto. El partido de ida dejó malas sensaciones por la inferioridad mostrada. Pero Emery no quiere dejar pasar la oportunidad de jugar una nueva semifinal europea y así se lo ha comunicado a sus jugadores. Ya perdió una con el Valencia, y quiere aspirar a jugar su primera final.

Jaime Parejo

Jaime Parejo

Redactor de Deportes en Diario ABC de Sevilla
Jaime Parejo

@Jaime_Parejo

Periodista deportivo del diario ABC de Sevilla. Escribo, sobre todo, del Sevilla F.C.
Valencia-Sevilla FC: Otro ridículo que invita a tomar decisiones (4-0) https://t.co/A451MPoJJf vía @orgullo_nervion - 6 horas ago