Valencia-Sevilla FC: A Turín, de la forma más heroica posible (3-1)

Mbia marcó con el tiempo cumplido el gol que daba el billete a la final

Por  23:04 h.

A aquel que no viera el partido de esta noche entre Valencia y Sevilla FC sería imposible describirle la sensación vivida en Mestalla esta noche para el sevillismo. Imposible explicar cómo se puede convertir un sueño en una pesadilla y, de nuevo, en un sueño, con el final más heroico que se pueda recordar en el sevillismo. Al nivel del gol de Palop en Donetsk. El equipo de Emery estaba eliminado en el 94 gracias al 3-0 que reinaba en el marcador con goles de Feghouli, Jonas y Mathieu. Sin embargo, en la última acción del partido, un saque de banda de Coke lo peinaba Fazio para que Mbia, llegando desde atrás, convirtiera el 3-1 que daba el billete a Turín. Entonces comenzaba la fiesta, la final llegaba de la forma más heroica posible. Sevilla FC-Benfica, en Turín, el 14 de mayo.

 

El Valencia adoptó el guión de un equipo que necesitaba ir a la desesperada, con intensidad y presión asfixiante, desde el minuto uno. Y así lo mostró con un débil acercamiento de Jonas. Sin embargo, el Sevilla FC intentaba sorprender a la contra con la velocidad de Bacca y el posicionamiento de Rakitic, si bien estos dos no llegaban a trenzar jugadas. El Valencia estaba obligando al once de Emery a tapar sus bandas, algo que no lograron puesto que los dos primeros tantos llegaron por cada una de ellas.

 

A los 13 minutos, Feghouli se internaba por la derecha, hacía un recorte a Fernando Navarro y disparaba a portería, el balón tocaba en Coke e impedía a Beto detener la pelota. 1-0, el Valencia se lo creía aún más. El gol pareció noquear a un Sevilla FC arrinconado por su rival. Tras un susto de Jonas que desvió Beto, el brasileño si acertó al rematar de cabeza al fondo de la red un buen servicio de Bernat. La eliminatoria volvía a partir de cero, eso sí, un tanto sevillista podía poner la final más cerca para los sevillistas.

 

Pudo llegar ese tanto de la tranquilidad en una acción en la que Diego Alves le sacó un balón increíble a Reyes cuando el sevillismo ya cantaba el 2-1. Fue la única acción de verdadero peligro del equipo de Emery, que se desgañitaba en la banda ante el desastre de los suyos. El descanso suponía un alivio.

 

Paulatinamente se fue quitando la presión el Sevilla FC, que ya tenía el balón algo más de un minuto seguido. Rakitic se vio obligado a retrasar su posición para reclamar la posesión del mismo, pero no terminaba de estar a merced del Valencia, por lo que Emery retiró del campo a Bacca, para dar entrada a Gameiro, en un cambio sin mucho sentido puesto que el balón no llegaba a los jugadores de ataque.

 

Para colmo, Mathieu aprovechaba un balón suelto tras un saque de esquina para anotar el 3-0. Restaban 20 minutos para marcar un tanto salvador. Emery daba entrada a Alberto Moreno y Marin por Fernando Navarro y Reyes, mientras el Valencia empezaba a amarrar el resultado con la retirada del campo de Parejo, en lugar de Javi Fuego. Llegaba el momento para los fríos de temple, en uno y otro bando. Pizzi hacía cambios para defender el resultado como fuera.

 

Cuando festejaba el valencianismo la final llegó el milagro del Sevilla FC. Coke sacaba de banda en la última acción del partido, Fazio peinaba el balón y Mbia, que llegó desde atrás, convertía el 3-1 que provocaba el éxtasis futbolístico en los 5.000 sevillistas desplazados a Valencia. De nuevo, otra final para el sevillismo. Turín, con la heroica por delante, espera al Sevilla FC para intentar alzar su tercera Europa League.

 

Jaime Parejo

Jaime Parejo

Redactor de Deportes en Diario ABC de Sevilla
Jaime Parejo

@Jaime_Parejo

Periodista deportivo del diario ABC de Sevilla. Escribo, sobre todo, del Sevilla F.C.