Victoria de mérito de un Sevilla superior, incluso en inferioridad

Por  17:45 h.

Victoria merecida la del Sevilla esta tarde ante un rival directo como el Valencia, al que derrotó por la mínima gracias a un tanto de Kanouté. Los de Marcelino fueron superiores en todo momento a los de Emery, a los que asfixiaron gracias a una intensidad en ataque que no dejó controlar en ningún momento el esférico a los valencianistas. Ni siquiera las expulsiones de Trochowski y Escudé, y posteriormente la de Aduriz, pusieron de cara el encuentro al rival. Tres puntos importantes y valiosos ante un rival directo, que siguen sacando a relucir la efectividad defensiva de los sevillistas.

Sevilla FC 1 Valencia 0
1 – Sevilla FC
Varas; Cáceres, Spahic, Escudé, Fernando Navarro; Jesús Navas, Medel, Trochowski, Perotti (Coke, m. 70); Kanouté (Rakitic, m. 58) y Negredo.
0 – Valencia CF
Guaita; Bruno (Barragán, m. 45), Rami, Víctor Ruiz (Soldado, m. 72), Mathieu; Maduro, Banega, Tino Costa; Aduriz, Jonás y Piatti (Canales, m. 63).
Goles
1-0, min. 17, Kanouté.
Árbitro
Muñiz Fernández (C. Asturiano) amonestó a Tino Costa, Aduriz y Rami, por el Valencia; y a Rakitic por el Sevilla. Expulsó por doble amarilla a Trochowski y con roja directa a Escudé, del Sevilla y a Aduriz del Valencia.
Incidencias
Terreno de juego en regulares condiciones. Tarde soleada y calurosa en Sevilla. Unos 35.000 espectadores en el Ramón Sánchez-Pizjuán. Partido de la 6ª jornada de la Liga BBVA.

El choque pronto mostró las ganas de limpiar la imagen deficiente que el Sevilla había mostrado el martes ante Osasuna. El conjunto local presionaba la salida de balón valencianista, que se las veía y deseaba para trenzar alguna jugada con cuatro pases seguidos. Ya en el minuto 6 el equipo de Marcelino podría haberse puesto por delante en el marcador, si no llega a errar el asistente de Muñiz Fernández en un remate de Kanouté, que no estaba en fuera de juego cuando batió a Guaita.

Sin embargo, el malí no tardó en resarcirse diez minutos después. Jesús Navas cazaba un balón en banda y lanzaba una de sus carreras vertiginosas por banda para servirle un balón en bandeja al malí, que batió con tranquilidad al cancerbero valenciano. El conjunto de Marcelino ya tenía el encuentro como más deseaba. El técnico estaba ganándole la batalla táctica a su homólogo rival, que dispuso tres centrales y dos carrileros, algo que controlaba bien el conjunto de Nervión aprovechando la espalda de los mismos para salir a la contra.

Perotti dispuso de dos buenas ocasiones, pero primero un disparo mordido, y después un lanzamiento demasiado abierto. Precisamente la falta de precisión en el último pase estaba impidiendo que el conjunto local se marchase al descanso con mayor diferencia en el marcador. Con un equipo cansado por el esfuerzo desplegado ante el Barcelona, y pensando en la Champions, el Sevilla tenía 45 minutos para apuntarse una victoria de boato ante un rival con sus mismos objetivos.

En la reanudación, el Valencia aparentó intimidar con dos disparos lejanos de Tino Costa y Jonás, pero se quedaban precisamente en eso, en disparos lejanos. El equipo sevillista seguía dominando la situación y pudo incluso aumentar las distancias con un gran disparo de Trochowski que envió a córner Guaita. Pero el encuentro se complicó cuando el centrocampista alemán vió dos tarjetas amarillas en cinco minutos, dejando a su equipo con uno menos. Marcelino reaccionó rápido dando entrada a Rakitic y retirando a Kanouté, para sujetar al Valencia en el centro del campo y mantener la intensidad en la presión.

Javi Varas hizo una gran parada a disparo de Jonás en el primer acercamiento de verdadero peligro del equipo visitante. Pero lo que de verdad puso el partido muy cuesta arriba fue el penalti que Escudé cometió sobre Aduriz, que supuso la expulsión del francés. Afortunadamente, el argentino mandó el lanzamiento al poste. El partido entró en una espiral de locura, en la que Aduriz también sería expulsado por agredir sin balón a Spahic. Restaban 20 minutos de tensión máxima.

Marcelino, coherentemente, retiraba del campo a un cansado Negredo, para aprovechar la velocidad desde atrás de Manu del Moral. Hasta el final un quiero y no puedo del Valencia sobre todo gracias a una mano de Javi Varas que impidió el empate de Soldado en el descuento. Victoria de mérito del Sevilla, con dominio hasta la expulsión de Trochowski y Escudé, y sabiendo defenderse como gato panza arriba en inferioridad.