Raúl García remata ante Carriço en el Athletic-Sevilla (Foto: EFE)
Raúl García remata ante Carriço en el Athletic-Sevilla (Foto: EFE)

Sevilla FC: qué alivio…

Gánale al Liverpool, tráete la quinta Copa y paséate por Sevilla como si hubieras hecho la mejor temporada de tu vida
Por  11:00 h.

Qué temporadita, Sevilla FC. En liga, sí, es cierto, pero qué temporadita. Si en casa hubo días bonitos, alegres, de fútbol, de ganas de ganar y de comerse el mundo, fuera de aquí, ay, salvo algunas tardes, no ha habido mayor aburrimiento, mayor pobreza futbolística, mayor torpeza de sistema de quien te manda y mayor mandanga de muchos de los tuyos. Por eso te digo qué alivio, Sevilla. Porque por ti he sacrificado siestas, paseos, ratos de lectura, cine… Y sólo me has dado bostezos, bostezos y más bostezos. Contigo ahí, en el televisor, jugando –perdona, a ver si encuentro otro verbo para esas tardes-, se hacía insoportable el sofá, me daba manotazos por la cara como si me espantara las moscas que no había… Qué aburrimiento. Algunos días de partido contigo en el campo me acordé de esas tardes de toros en las que ni valen los toros ni quieren valer los toreros, los banderilleros ponen los palos con los codos, los picadores pican al revés y están mal hasta los areneros. Y hace bochorno, encima. Pues una cosa así, lo tuyo muchas tardes sobre el césped. Por eso te digo que vaya alivio que siento ahora que se ha terminado la liga, Sevilla.

Dice un amigo mío que, visto lo visto, lo mejor es que juegues treinta y ocho partidos de la Europa League y seis u ocho de liga, y todos en casa, porque sales y ya ves lo que pasa: no has ganado ni un partido fuera a domicilio, Sevilla de fichajes millonarios, Sevilla de Immobile, Llorente, Konoplyanka, o de “soluciones” de invierno tipo Fazio… Sí, tres, tres cruces. Y mira que me gustaba el ruso, pero el muchacho parece que se ha quedado allí y nos han mandado a su muñeco de nieve. Immobile se fue y Llorente se ha quedado. Llorente ha resultado una especie de Cantudo riojano, o aquel Daniel Alonso –un argentino que estuvo aquí a finales de los setenta- que se ponía zancadillas a sí mismo y se caía sin que lo miraran. Te quedan tres finales, y dos de ellas, con el Barça. Gánale como sea al Liverpool, porque el esaborío de Luis Enrique no te va a dar opciones. Gánale al Liverpool y tráete una Copa, una más, la quinta, y paséate por Sevilla como si hubieras hecho la mejor temporada de tu vida. Anda, vete a Basilea, gánale al Liverpool y te lo perdonaré todo, Sevilla de mi alma y de mi pasión. Anda, dame esa alegría.

Antonio García Barbeito

Antonio García Barbeito

Colaborador de Opinión